Grupo de camioneros bloqueó el ingreso a planta cerealera

GENERAL PICO: TRANSPORTISTAS RECLAMAN A EMPRESA QUE NO LES QUITE VIAJES

Un grupo de trabajadores nucleados en la Cámara de Transportistas (Catrap) de General Pico, bloqueó ayer el ingreso y egreso de camiones de la planta de cereales que tiene la firma Cargill, en la zona de norte de la ciudad. Los camioneros reclaman el cumplimiento de un convenio arreglado “de palabra”, que les asegura cierta cantidad de viajes a una tarifa que dista bastante del precio que impone la cerealera.
Ayer a la mañana, un grupo de transportistas bloqueó el ingreso de camiones a la planta cerealera que funciona junto al predio del Regimiento de Caballería XIII de General Pico. Los manifestantes no impidieron el ingreso del personal de la firma, pero sí la entrada y salida de camiones, como medida de protesta porque, según indicaron, sacan la mayor parte del cereal a través del tren de carga.

Incumplimiento.
Juan Artigas, dirigente de Catrap, indicó que la empresa incurre en el “incumplimiento” de un acuerdo de palabra que tienen con la Cámara, y que esta situación viene desde hace dos o tres años.
En el mismo sentido, agregó que la empresa impone una tarifa bastante menor de la que se debería cobrar. “Están ofertando tarifas en las que no se pueden hacer los viajes y todo el cereal que entra, se lo llevan en tren. Están ofertando 750 pesos cuando la ley marca 1.200 pesos”, manifestó el entrevistado.

Protesta.
Artigas indicó que en tiempo de baja la empresa le tiene que dar a la Cámara un porcentaje de los viajes, lo cual no se estaría cumpliendo, dado que el cereal lo estarían sacando por tren, como una forma de abaratar los fletes.
El dirigente aseguró que la Catrap nuclea a dos centenares de transportistas de la ciudad, y que al menos necesitan de un viaje por semana a la tarifa que reclaman, para poder subsistir.
También aseguró que desde el área de Logística de la firma cerealera, no se quiere reconocer a la Cámara ni darle viajes y que mantendrán el reclamo hasta lograr una respuesta satisfactoria.
La vez anterior, la protesta se extendió por tres semanas, y en esta ocasión la mantendrán el tiempo que fuera necesario. Hasta podrían trasladarla frente al municipio piquense, como una manera de hacer más visible el reclamo que llevan adelante.
Artigas indicó que en la planta de la localidad de América (Buenos Aires) se lleva adelante un reclamo similar, y se quejó de que la empresa “nos usó para entrar la cosecha y ahora no quieren reconocer que tienen que darnos un porcentaje de los viajes”.