Grupo solidario entrega comida

UN ACTO DE AMOR EN EL BARRIO NELSON MANDELA

Se llaman “Los Amigos Solidarios”, son del Nelson Mandela y preparan todos los sábados porciones de comida para los chicos más necesitados del barrio y la zona sur de la ciudad de Santa Rosa.
Desde hace tiempo los comedores y merenderos barriales de la ciudad de Santa Rosa vienen registrando un notable alza en la demanda: cada vez más chicos y familias recurren a estos espacios en busca de alimento. Muchos de ellos, surgen marcados por la voluntad de los vecinos de ayudar, desde cero y sin el aporte de ningún organismo estatal o institución determinada.
En la zona sur de la capital pampeana, más precisamente en el barrio Nelson Mandela, un grupo de amigos conscientes de la necesidad de muchos chicos decidieron poner manos a la obra para aportar su granito de arena. Así, hace tres meses, nació el grupo “Los Amigos Solidarios”, que cada sábado preparan porciones de alimentos para los más pequeños del barrio.
La iniciativa, como otros merenderos, emergió de la preocupación de uno de los miembros del grupo. Vecino y profesor del barrio Nelsol Mandela, Diego Guzmán forma parte del día a día que a muchos de los pequeños les toca vivir cada día: la falta de alimento.
Esta preocupación quedó latente hasta que, finalmente hace aproximadamente tres meses, decidió compartirla con sus amigos. Diego Del Río, otro de los miembros, explicó en diálogo con Radio Noticias que “la idea la tuvo” y que una vez que el grupo se formó “comenzaron a juntar dinero y a cocinarle a la gente”. Desde ese primer sábado hasta ayer, el grupo de amigos intenta dar, con su granito de arena, ayuda a los sectores más vulnerables del bario y de la zona sur de la ciudad.
“Cuando nosotros arrancamos, la primera vez, empezamos preparando para 50 chicos pero con el tiempo hemos tenido que ir aumentando las entregas hasta llegar a las 160”, amplió Del Río, quién detalló que aquellos pequeños que vienen a buscar un plato de comida “no sólo son del Nelson Mandela, sino también de otros barrios de la zona como el Esperanza, el Néstor Kirchner y Pueblos Originarios”.

“Sorprendidos”.
La falta de alimento es una de las muchas necesidades que tienen los chicos en el barrio. Falta de ropa, calzado o útiles también es un reclamo frecuente tanto en esta zona como en otros puntos de la ciudad de Santa Rosa. Del Río se mostró “sorprendido” ante varias secuencias que le tocó vivir en estos últimos meses durante las actividades del grupo. “Había cosas que nunca las habíamos visto, ver venir a los chicos en patas, que no tengan calzado y bueno, que no tengan para comer, realmente nos sorprendió”, confió el integrante.
“Cada vez tenemos más gente que viene a buscar comida, es preocupante pero esa es la situación. Algunos padres vienen, te miran a la cara y te dicen que ellos trabajan pero que con lo que ganan no llegan a fin de mes y no pueden alimentar a sus familias”, relató Del Río.

Solidaria.
Sin embargo, la historia de este grupo de amigos ha llegado a muchos hogares de la ciudad y despertó el sentimiento de solidaridad de muchos de los vecinos de la capital. Si bien, todo el trabajo, la colecta de alimento y dinero, el transporte y la preparación de las porciones de comida, es a pulmón, los miembros de “Los Amigos Solidarios” han recibido ayuda de muchas personas y negocios.
Del Río reconoció que recibieron donaciones, principalmente, de mercadería para que el grupo pueda seguir afrontando la tarea de seguir alimentando a los más pequeños del barrio. En consecuencia, el integrante manifestó que “ese tipo de acciones es algo que también buscamos, nosotros no queremos hacer política pero sí estamos abierto a que vengan políticos o instituciones para ayudar a los chicos”.

Colaboración.
Para aquellas personas que deseen colaborar con el grupo, “Los Amigos Solidarios” disponen de una página en la red social de Facebook donde consultar dónde y cómo aportar desde mercadería hasta dinero en efectivo. Por otro lado, pueden comunicarse a través de la siguiente línea telefónica (2954-15601319). Dario señaló que quienes no tengan la manera de acercarse, los integrantes están dispuestos a dirigirse a recoger las donaciones.