Guardavidas pampeano salvó a un turista en playa española

SALVO A UN TURISTA ALEMAN

Magalí Lombardelli, oriunda de Monte Hermoso, y su novio Cristian “Queco” Poli, nativo de Macachín, mientras trabajaban de guardavidas en una playa española reanimaron a un alemán que sufrió una obstrucción total y paro cardiorrespiratorio.
Los jóvenes trabajan en temporada en el balneario bonaerense pero fueron al período estival en Europa para seguir con su profesión. El coordinador de playa fue quien dio a conocer la historia a través de las redes sociales y el que tomó las fotografías en el momento.

Ambos estaban en el puesto de guardavidas de la playa mediterránea de Sant Pol, en inmediaciones de Girona y al norte de Barcelona, cuando llegó una mujer alemana, desesperada, tratando de hacerse entender con gestos señalándose el corazón.
Los jóvenes, que están altamente capacitados para emergencias, se imaginaron la situación por lo que tomaron el desfibrilador (DEA) y el oxígeno y corrieron detrás de la mujer y afortunadamente lograron salvarle la vida a un hombre que había sufrido un paro cardíaco.
Ayer el macachinense le dio detalles al medio de su pueblo, el diario Letra B.

“Un grupo de ciclistas, conformado por gente mayor, que venían haciendo una travesía en bicicleta, pararon al costado de la playa para hacer un picnic, y uno de ellos mientras comía se ahogó, y vinieron hasta el puesto de socorristas a avisarnos”.
Según revelaron, a través de señas, ya que no entendían el idioma alemán, los socorristas entendieron que la situación requería de un DEA (desfibrilador externo automático), oxígeno, y de sus conocimientos para sobrellevarla. “Llegamos y el hombre estaba con la garganta obstruida, nos llevó a hacerle la maniobra de Heimlich (acción de desobstrucción de las vías superiores) pero no expulsaba nada, y entró en paro y allí comenzamos con la reanimación” describió.

Maniobras de RCP

Con el DEA conectado, los guardavidas fueron realizando las maniobras de RCP, masaje cardíaco e insuflaciones, hasta que el dispositivo les requiriera un nuevo escaneo. “Al tercer ciclo de RCP el hombre empezó a recuperar el conocimiento, dejamos el RCP y conectamos máscara de oxígeno” explicó el joven.
Las acciones llevadas adelante por el macachinense y sus compañeros, que le salvaron la vida a este hombre, llevaron un tiempo estimado de 10 minutos. Después arribó una ambulancia del servicio de emergencias y se hicieron cargo de la atención del turista.
“Gracias a Dios el hombre recuperó el conocimiento y se fue estable. El elemento que había provocado el atragantamiento, según me dijo el médico, todavía estaba adentro pero la obstrucción de las vías respiratorias era parcial, tenía dificultades para respirar pero no graves”, continuó explicando.

Por su parte la compañera de Poli, habló con La Nueva Provincia. “Todo fue muy rápido. Fue un momento horrible pero las cosas te salen solas y el conocimiento aparece de golpe. Pensás que no te va a pasar nunca y después la gente te agradece, la familia te escribe desde lejos, y se siente muy bien, se nos sale el corazón del pecho, saber que hiciste las cosas bien es una satisfacción increíble”, concluyó Magalí.