Hallan muerta a la joven que fue a bailar a Rancul

ACUSAN A UN FAMILIAR POR EL CRIMEN

La joven Karina Consuelo Abba de 17 años de edad, oriunda de la localidad cordobesa de Huinca Renancó, que era intensamente buscada por la familia y la policía de esa provincia desde el domingo, fue hallada sin vida ayer al mediodía, cerca de un arroyo, en un predio rural ubicado a aproximadamente 30 kilómetros al noroeste de Villa Huidobro (Córdoba).
La mujer, que era madre de un niño de 3 años, había desaparecido en la madrugada del domingo luego de permanecer durante varias horas en un local bailable de Rancul. Fuentes consultadas por este medio informaron que el cuerpo de Abba presenta signos de violencia y llevaba más de 36 horas en el descampado. Un primo de la víctima quedó detenido, imputado como supuesto autor de homicidio calificado.
Más de 40 efectivos policiales trabajaron en la zona para localizar el cuerpo de la mujer luego de los datos aportados por el propio familiar, detenido.

Búsqueda.
La jovencita vivía en Huinca Renancó junto a su familia y el sábado viajó a la localidad del norte pampeano para disfrutar de la noche en una confitería bailable, pero desde ese momento no regresó más a su casa.
La víctima fue vista con vida por última vez cuando salió del boliche bailable de Rancul, domingo a la madrugada, junto a un muchacho y otra joven. El momento quedó registrado en las cámaras de seguridad del local comercial.
El fiscal de la causa judicial Luis Saragusti informó que por el femicidio de la joven está detenido e imputado como supuesto autor de “homicidio calificado”, Mario Ruiz Díaz, un primo hermano de la víctima. El hombre fue detenido ayer y la policía secuestró una camioneta.
También se conoció que Karina Abba tenía un hijo de alrededor de 3 años.
Según algunas pericias la mujer habría sido asesinada en la misma madrugada del domingo cuando salió de bailar de Rancul. Díaz fue a bailar acompañado por dos amigas y se desconoce si Karina viajó con el acusado.
Cecilia, hermana de la víctima, contó en diálogo con Cadena 3 que el sospechoso admitió su relación con el crimen ante su cuñada. “Le dijo que se había mandado una cagada y se tomaba la cabeza. Dijo que se iba a matar por lo que había hecho”, afirmó la mujer.