Inicio La Pampa Hay dos imputados por usurpación

Hay dos imputados por usurpación

EN RUCANELO COMO EN EL FAR WEST: LA FISCALIA DE VICTORICA TOMARA NUEVOS TESTIMONIOS Y PEDIRA LA APERTURA DE CELULARES

Los detenidos en la causa por usurpación de un campo de Rucanelo recuperaron ayer la libertad «con restricciones». En el caso están involucradas personas bonaerenses, que desataron una puja por la propiedad del predio que incluyó supuestas amenazas de arma de fuego y denuncias cruzadas.
EDUARDO CASTEX – La fiscala de Victorica, Alejandra Moyano González, formalizó ayer por el delito de usurpación a dos detenidos por la disputa de un campo en Rucanelo, y el tercero -que sería el empleado rural- fue notificado en libertad sin cargos en su contra. Los dos acusados -el vendedor del establecimiento y un acompañante- tendrán que cumplir con restricciones de acercamiento al denunciante y algunos testigos, y no se podrán acercar a cinco kilómetros de la estancia La Primavera, ubicada en la zona rural de Rucanelo.
La funcionaria judicial además solicitará la apertura de los teléfonos celulares de los implicados en la causa judicial, y tomaría «varios testimonios más» para determinar cómo ocurrieron estos llamativos hechos desencadenados por personas bonaerenses que cruzaron acusaciones civiles y penales.
El campo La Primavera, de 800 hectáreas, está ubicado sobre un camino vecinal al noroeste de la ruta provincial 102, en la zona rural de Rucanelo. La puja por la tenencia desencadenó episodios propios del far west, con supuestas amenazas de arma de fuego, denuncias cruzadas y una supuesta usurpación que ahora investiga el Juzgado de Victorica.
El desencadenante fue la compra-venta del predio rural. El propietario asegura que -hace dos años- vendió el campo al actual tenedor, pero esto habría incumplido con el pago del monto establecido. Esto provocó un litigio civil. Y continuó -el viernes pasado- con el arribo del antiguo propietario, que habría cambiado -ante la presencia de una abogada y una escribana- los candados de las tranqueras para impedir el acceso del comprador.
A partir de ese momento se generaron denuncias cruzadas en la comisaría de Eduardo Castex, y una presentación en la Fiscalía de Victorica que dispuso un allanamiento que se concretó el lunes, para realizar una inspección ocular y terminó con tres detenidos y tres rodados secuestrados.

Liberados.
Los detenidos ayer fueron trasladados a la Fiscalía de Victorica, donde prestaron declaración indagatoria y recuperaron la libertad. El vendedor del campo y un acompañante fueron formalizados por el delito de usurpación, y el empleado rural fue notificado en libertad sin cargos en su contra. Ayer, aproximadamente a las 14 horas, se presentaron en la comisaría castense con los oficios para retirar los rodados secuestrados -el lunes- durante el allanamiento policial.
La fiscala Moyano dispuso «una libertad con restricciones (de acercamiento) al denunciante, hacia algunos testigos y no se pueden acercar a cinco kilómetros de la estancia hasta la finalización del proceso». Además, la funcionaria judicial solicitará «la apertura de celulares» y tomará «varios testimonios más».
«Tenemos plazos para tomar las testimoniales y después analizaremos si avanzamos a la siguiente etapa», anticipó.

-Moyano, ¿en esta causa también existe un litigio civil por la propiedad del campo?
-Acá investigamos el delito de usurpación, la forma como ellos ingresan (al campo). Esto es otra cosa. De la cuestión civil no entendemos y no la investigamos, nosotros intervenimos porque entendimos que había un delito, y por eso empezamos a investigar. Igualmente estamos en la primera etapa de la investigación, pero se los investigó, se puso una prisión preventiva sustituida con restricción de acercamiento al campo y las personas.

-¿La denuncia por amenazas con armas de fuego se cayó porque en el allanamiento no encontraron armas en el predio rural?
-Solamente fueron formalizados por el delito de usurpación.

-El campo sigue con custodia policial.
-No. Entendemos que ya tomó posesión el damnificado, la persona que tenía la posesión y denunció.