Inicio La Pampa "Hay peligro de despistarse"

«Hay peligro de despistarse»

WINIFREDA: EL ACCESO OESTE PRESENTA ONDULACIONES EN SU TRAYECTO

Las intensas precipitaciones del año pasado produjeron la deformación del pavimento del principal ingreso y egreso que tiene Winifreda. Se trata del acceso oeste, que conecta la zona más poblada del radio urbano con el cruce de las rutas nacional 35 y provincial 10.
Durante los meses de enero a abril de 2017 llovieron más de 700 milímetros, una marca histórica. Las fuertes lluvias continuaron meses después. Tras la caída una inmensa cantidad de agua, se empezaron a visibilizar problemas en el asfalto del acceso, de alto tránsito de vehículos.
Esa carretera, de 4 kilómetros de longitud, presenta ondulaciones en varios tramos lo que la torna peligrosa para la circulación de automóviles, entre otro tipo de rodados, sobre todo los días de lluvia porque el agua se acumula en los sectores ondulados.
Su mantenimiento depende de la Dirección Provincial de Vialidad (DPV). El presidente del mencionado organismo oficial, Jorge Etchichury, y personal técnico, observaron el estado del acceso con el objetivo de proyectar los trabajos necesarios para su reparación.
La visita del funcionario provincial a la localidad fue comunicada por la intendenta Adriana García en su cuenta de Facebook, en la que también publicó una carta que le había enviado el 15 de mayo pasado -previo a su arribo- con una serie de pedidos, entre ellos barreras de contención para los desagües pluviales, carteles señalizadores y la reparación de la calzada.

Pedido a Vialidad.
Concretamente solicitó «la provisión de 1.300 metros de guardarrail para colocar a los costados de los desagües, que van a la vera del acceso. Dichos desagües son profundos, por lo cual es necesario protegerlos y señalizarlos».
«Debido al deterioro de todo el acceso, que está totalmente ondulado, es necesario colocar carteles señalizadores que indiquen la reducción de velocidad y precaución», continúa la misiva.
«También es imprescindible reparar la calzada, en los lugares que las ondulaciones son muy profundas y el agua se acumula sobre la ruta, resultando muy peligrosa la circulación en días de lluvia, además los vehículos en algunos lugares tocan en el pavimento y hay peligro de despistarse», le advierte. «Por eso apelo a su voluntad para que disponga las medidas de reparación de los tramos más deteriorados, la provisión de guardarrail y los carteles señalizadores», finaliza el escrito.
Por el mismo medio virtual, la jefa comunal dio cuenta que el 8 de junio «nos visitó el presidente de Vialidad Provincial, Jorge Etchichury, y personal técnico, para ver el estado del acceso, para proyectar las obras necesarias para su reparación». Le agradeció por la respuesta inmediata.

Millonaria inversión.
Hace unos día, García habló con los medios de prensa locales y manifestó que el arreglo demandaría una inversión de varios millones de pesos. «Desde el municipio no la podemos afrontar, es una suma muy grande y aparte no tenemos las herramientas, es complicado», dijo.
Las abundantes lluvias del período anterior también ondularon el pavimento urbano, aunque no se generaron socavamientos. En malas condiciones quedaron dos cuadras de la calle Calderón y una cuadra de la arteria Primera Junta. La comuna las repararía cuando comience con las obras de pavimentación, cuyos trabajos previos ya están en marcha.