“Hay protocolos que cumplir”, dijo Sol

QUEJAS POR "MALA ATENCION" EN HOSPITAL

El vecino santaisabelino José Ramón Sánchez denunció a LA ARENA lo que entiende como una “mala atención” en el hospital local afirmando que no le permitieron acompañar a su hijo de 4 años que fue trasladado de urgencia en ambulancia al nosocomio de Victorica. Planteada la inquietud al director del centro sanitario de Santa Isabel, el médico Carlos Sol, explicó que “hay protocolos que cumplir, y el vehículo tiene lugares limitados”.
Hace unos días Sánchez se comunicó con este diario para quejarse de lo que consideraba una “mala atención” en el centro de salud público de la localidad oesteña. El hombre dijo que tiene un niño con deficiencias de nacimiento y que debieron llevarlo de urgencia al hospital para que le hicieran una prestación. Pero como se complicó decidieron derivarlo al nosocomio de la localidad de Victorica que tiene mayor complejidad.
Según Sánchez ahí comenzaron los problemas para él porque los médicos decidieron que solo subiera a la ambulancia la mamá del niño. “No solo no me dejaron subir sino que llamaron a la policía, me trataron como a un delincuente. Más tarde hablé con el doctor Sol -el director del centro sanitario- y no me dio muchas explicaciones”, denunció el vecino.

Aclaración.
Ante esta aseveración, este diario se comunicó con el director del nosocomio, Carlos Sol, ofreció su versión. “La situación ocurrió, pero quiero aclarar que cuando se decide un traslado de urgencia hay protocolos que seguir”, manifestó.
“La ambulancia tiene los lugares contados, para el paciente, el chofer, un paramédico, un médico y un acompañante. Y eso es lo que se cumplió, imagínense que hubiera un accidente y hubiera tripulantes que viajaran sin cumplir con requisitos de seguridad, por ejemplo los cinturones de seguridad. ¿Qué pasaría con el seguro?”, agregó el profesional.
“Pero ante esta denuncia quiero aclarar que Sánchez ha incurrido repetidamente en casos de agresividad y nosotros en el hospital no tenemos seguridad, por lo que la doctora interviniente en este caso no hizo más que cumplir con una orden mía de, ante cualquier actitud en este sentido, llamar a la policía. Yo hablé con él y le expliqué pero no es fácil hablar con alguien que mantiene una actitud de agresividad”, concluyó Sol.