Emergencia sanitaria: “Hay que cambiar 200 kilómetros de caños”

SCHLEGEL Y LAS CLOACAS EN SANTA ROSA

El secretario de Recursos Hídricos, Javier Schlegel, dijo que en el centro de Santa Rosa hay que cambiar la cañería cloacal en el corto y mediano plazo para solucionar la problemática generada en el marco de la emergencia sanitaria.
La ciudad de Santa Rosa se encuentra actualmente en emergencia sanitaria declarada por la Cámara de Diputados de La Pampa y por el Concejo Deliberante local, una situación que genera una fuerte problemática en la capital que se traduce con un incremento en el nivel de las napas, roturas de calles y pérdidas cloacales permanentes.
“Se deben cambiar aproximadamente 200 kilómetros de cañería cloacal”, manifestó  Schlegel, agregando que “esto se debe hacer en la zona céntrica y en los barrios más antiguos de nuestra ciudad. Los cambios allí hay que hacerlos en el corto y mediano plazo”.
En esa línea, el funcionario explicó que “en Santa Rosa tenemos alrededor de 30 mil conexiones domiciliarias de agua. Este año, el gobierno provincial cambiará hasta 9.300 conexiones y el año que viene van a ser 15 mil en total. Son la mitad de la ciudad que podrían tener problemas, cuidemos el agua”.
Siguiendo en esa línea, el actual secretario de Recursos Hídricos de la provincia comentó que es necesario cambiar el 45 por ciento de la red de caños de cloacas. “Una parte es hormigón comprimido y otra asbesto cemento”, siguió.

Política provincial.
El titular de la Secretaria de Recursos Hídricos destacó que el recambio de conexiones se realiza “a partir de una política provincial de inversión en infraestructura en Santa Rosa, en el marco de la emergencia sanitaria. La conexión domiciliara es entre el caño principal de agua que está en la calle y el ingreso al domicilio donde está el medidor”.
Además, indicó que las tareas “se están haciendo en distintos barrios de la ciudad” y señaló que “cambiar las conexiones trae beneficios como por ejemplo menos rotura de pavimento, se empieza a evitar la pérdida de agua potable, y por ende es beneficioso porque contribuye al aumento de la napa freática”, que genera problemas en los edificios céntricos -tienen que desagotar con mangueras y bomba mediante, los huecos de los ascensores, en virtud del agua acumulada por filtraciones .