“Hay una desigualdad muy grande”

ENCUENTRO DE ASISTENTES SOCIALES EN EDUARDO CASTEX

“Esta historia del 32 por ciento de pobreza en el país, habla de un proceso exclusivo. Hay una desigualdad muy grande, producto de un distanciamiento cada vez mayor entre los sectores populares y los sectores poderosos. La pobreza y la exclusión son temas estructurales y de difícil retorno, porque la pobreza por ingresos se puede resolver, pero no se pueden resolver las condiciones de desigualdad”, analizó la presidenta del Consejo Profesional de Asistenciales Sociales de La Pampa, Gloria Pérez Sampallo.
“La pobreza va llevando a la pérdida de derechos y esos derechos tienen que ver con la competencia que va teniendo la gente para vivir, y cuando se producen estos procesos de exclusión la dificultad es mayor para los trabajadores sociales, porque exige capacitación, porque la complejidad de temas está obligando a otro tipo de intervenciones y hay que empezar a poner nuevas palabras para nuevos problemas”, destacó la entrevistada a esta corresponsalía.
La presidenta del Consejo Profesional de Asistentes Sociales de La Pampa y de la Federación Argentina de Asistentas Sociales, Gloria Pérez Sampallo, encabezó una reunión regional en el SUM Cumelén de Eduardo Castex, donde estuvieron presentes colegiadas de esta localidad, Conhelo y Monte Nievas que trabajan en áreas de Salud, Educación y comunas.
La entrevistada explicó que desde el colegio se organizan “círculos de trabajo social” para “fomentar la participación en procesos de supervisión que son necesarios en todas las profesiones”. “En el diálogo entre los colegas de la zona y los supervisores o capacitadores, vamos elaborando una agenda de problemas donde tenemos dudas y debemos profundizar los análisis”, dijo Pérez Sampallo.
-Estamos viviendo una situación compleja, ¿cómo está La Pampa?
-La Pampa siempre tuvo un Estado muy presente, para mi gusto demasiado presente, pero siempre estuvo y esto no sucede en otras provincias. Esta historia del estado de bienestar se está reconfigurando, sobre todo cuando los presupuestos no tienen correlación con la cantidad de actividades que siempre se llevaron a cabo en La Pampa, por eso las situaciones no son expulsivas o extremadamente críticas.
-¿Cuáles son los puntos más débiles en esta crisis?
-Con seguridad estas transformaciones estructurales y coyunturales tienen en los sectores más vulnerables la mayor situación de riesgo, que sin dudas son la niñez y los adultos mayores. Cuando la situación económica, estructural, social de una comunidad está en una debacle, como en este momento nuestro país va a una situación de extrema desigualdad, los sectores que se deben atender prioritariamente y de forma integral es la niñez. Esta porción de la población por su condición es doblemente vulnerable.
-¿Esta situación de crisis deriva en mayores escenarios de violencia?
-Absolutamente. En la década del 90 cuando se decía que la pobreza no determinaba, sino acompañaba o podía ser un disparador de situaciones de violencia, desde las ciencias sociales se negaba que la pobreza pudiera explicar en algún puntito las situaciones de violencia. Hoy las situaciones de violencia social están claramente asociadas con la desigualdad, la exclusión y la pobreza. Hoy tenemos que trabajar en eso, porque estamos viendo casos de violencia laboral, institucional, social, en las calles, en el fútbol y primariamente violencia familiar. Esta situación de exclusión tiene que ver con este sustrato.