“Hay una nueva desindustrialización”

FRASCHINA PLANTEO UN COMPLEJO PANORAMA PARA PEQUEÑAS Y MEDIANAS EMPRESAS

El economista Santiago Fraschina aseguró que el macrismo lleva adelante una “nueva ola de desindustrialización de la economía nacional”, al plantear un panorama complejo que golpea fuertemente a la actividad industrial de las pequeñas y medianas empresas.
El profesional brindó ayer una conferencia de prensa en el Centro de Estudios Pampeanos (Cepam), que lo convocó para participar de un ciclo de charlas en Santa Rosa. “Estamos recorriendo el país para tratar de bajar las discusiones económicas a la gente común”, comentó.
Dijo que el gobierno “está convencido que el país no puede ser industrial, por eso generaron una tormenta perfecta para las pymes y la industria en particular con costos cada vez más altos por los tarifazos y una tasa de interés del 60 por ciento -en 2015 estaba entre 15 y 17 por ciento-, lo que es la imposibilidad de financiarse con un crédito”.
El economista agregó que se está “pulverizando los ingresos reales de los argentinos” porque los salarios suben detrás de la inflación, “hay caída del consumo interno y a eso se suma la apertura indiscriminada de productos baratos del extranjero”.
Sobre el escenario económico, resumió: “Si tenés una pyme y encima industrial, tenés que afrontar costos cada vez más altos, vendés cada vez menos, no podes sacar un crédito para capitalizarte y tenés que competir con productos importados baratos, no por mayor eficiencia sino por costo laboral más bajo, como los chinos”.
Fraschina, director de la carrera de Economía en la Universidad de Avellaneda, explicó que actualmente “hay una nueva ola desindustrializadora de la economía argentina” porque desde que se inició el gobierno de Mauricio Macri “ya quebraron 7.500 pequeñas y medianas empresas, que generan el 75 por ciento de los puestos de trabajo, así que sigue el crecimiento del desempleo. La situación de las pymes es trágica”.
Para 2019, manifestó, “el Fondo Monetario Internacional (FMI) le pidió 300 mil millones de pesos de ajuste al gobierno y ahora entre 400 y 500 mil millones de pesos”. Y añadió: “Cada vez le pide más, ir al déficit cero. Eso es paralización de la obra publica y reducción en partidas de salud, educación”.
Además, comentó que el organismo internacional también pretende paritarias del 8 por ciento de aumento para los trabajadores “en un contexto de inflación que el gobierno reconoce en el 42 por ciento y las consultoras privadas hablan del 50 por ciento para este año”.
-¿Que significa dolarizar la economía argentina como plantean algunos economistas?
-Eso seria profundizar la tragedia. A fines de los 90, cuando se estaba por caer la convertibilidad, una de las propuestas era la dolarización de la economía argentina. El problema es que te quedas sin moneda y sin Banco Central, no podés hacer política monetaria ni cambiaria, y rompés con la soberanía económica de la Argentina y dependes de Estados Unidos que emite los dólares. Los únicos beneficiarios es el sistema financiero internacional.

Default.
Fraschina señaló que “el sector financiero se dio cuenta que este modelo económico está terminado y el FMI vino a darle un respirador artificial a un modelo que está muerto para ver si lo puede hacer durar un poco y que no caigamos en default en el corto plazo, a ellos solo le preocupa que Argentina no deje de pagar la deuda”.
“Argentina va camino al default, vamos a defoltear la deuda, no sé cuándo, capaz que en 2020. Y Macri apuesta a que no se defoltee antes que se termine su mandato, por eso le pide al FMI que toda la plata que iba a darle en 2020 se la dé el año que viene. El no quiere defoltear pero lo va a hacer el presidente que viene. No hay forma de pagar la deuda externa que ellos mismo generaron”.

“Un ritmo inaudito”
El economista Santiago Fraschina manifestó que “el sistema financiero ya da por descartado que Argentina va a defoltear” y recordó que el gobierno “nos endeudó por 150 mil millones de dólares, un promedio de deuda externa de 1.300 millones de dólares por segundo, y encima destruyó la capacidad productiva”.
Aseguró que el “ritmo de crecimiento de la deuda externa en dos años y medio es inédito” y advirtió que desde el FMI “van por más reformas más estructurales. Le van a pedir (al gobierno) la privatización de YPF, Aerolíneas Argentinas, el sistema previsional, el Banco Nación”.