“Hicieron un circo para intimidar a la gente”

QUEJAS DE VECINOS, AMIGOS Y FAMILIARES EN SANTA ROSA

Familiares, vecinos y amigos manifestaron su indignación por la escandalosa detención de Joaquín “Copetín” Suárez, el joven de 21 años acusado por amenazar a través de la red social Facebook al presidente Mauricio Macri y la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal.
“Le cayó toda la federal mal ahí, Joaquín Suárez amigo espero q estés bien, mira el circo que hacen para intimidar a la gente. Si esto no es una dictadura qué es? Le llevaron computadora todo un circo fantasma bárbaro muy fuerte, cosa de no creer”, afirmó un vecino.
Otros comentarios similares surgieron a partir de las redes sociales, incluso un hermano del joven detenido también se sumó a las quejas por el “circo” que hizo la Policía Federal, en el procedimiento realizado en una casa del barrio Río Atuel de Santa Rosa. El joven está acusado de intimidación pública y permanece detenido en la Federal.
El procedimiento en rigor fue ordenado debido a que el usuario publicó el pasado 26 de septiembre una fotografía de un fusil marca Barret calibre 50, en la que comentó que “El que me consiga éste con sólo dos municiones prometo bajar al b… que tenemos como presidente Macri y a la c… de Vidal”.
En consecuencia, tras la comunicación desde Nación, la fiscalía a cargo de Leonel Gómez Barbella dispuso realizar “tareas de investigación”, que concluyeron con el allanamiento del domicilio del muchacho, su detención y también el secuestro de elementos informáticos y de telefonía.
Tras las tareas de investigación, se terminó disponiendo el allanamiento en el domicilio del imputado, ubicado en el Pasaje Lecitra de la Tira 16, tercer piso, del Atuel. El operativo resultó por demás llamativo para los vecinos de la barriada, quienes sorprendidos por la situación tomaron imágenes del hecho desde los departamentos de ese complejo habitacional.

Intimidaciones.
La actitud del gobierno ante este tipo de situaciones mantuvo la misma tesitura adoptada ante similares situaciones. En casi tres años de gestión, se han arrestado a diferentes personas por publicaciones no solo en Facebook sino también en Twitter. “No vamos a permitir que nadie genere miedo o incertidumbre. Aquellos que cometan amenazas o intimidaciones no quedarán impunes: vamos a trabajar para que rindan cuentas ante la Justicia”, había declarado la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich
En La Pampa, el profesor universitario Aníbal Prina, militante del kirchnerismo, fue detenido también por la Federal en medio de un operativo circense y permaneció durante varios días detenido, por arrojarle huevos al auto del presidente Mauricio Macri durante una visita a Santa Rosa en 2016. A partir de ello, todavía hay una causa en trámite, en la que Prina está procesado.

Bullrich habló del operativo
Pese a los incontables textos de teóricos y filósofos con respecto a las redes sociales, aún no queda claro dónde es que uno expresa lo que verdaderamente quiere, si en el ámbito virtual o en el de la vida real. No obstante esto, quienes comandan las tareas de inteligencia cibercriminal del gobierno nacional para estar bien alertas a la hora de recorrer Internet para detectar el paradero de los individuos que, desde sus computadoras o celulares, teclean incontinentes pensamientos o emociones.
Entonces, ante la duda, se despliega el aparato de seguridad nacional sobre aquellos que han “amenazado” -aunque no hayan etiquetado al supuesto “intimidado”- a personas que son parte del gobierno de turno. Y no solo eso, sino también se hace alarde de tal comportamiento: la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, en su cuenta de Twitter, escribió: “Amenazó al Pte. @mauriciomacri y a @mariuvidal por las redes, lo detuvimos en #LaPampa y lo pusimos frente a la Justicia. No vamos a aceptar ningún tipo de intimidación. ¡No hay lugar para la violencia ni las conductas antidemocráticas en la Argentina que estamos construyendo!”.
A continuación, la funcionaria subió una captura de pantalla a la publicación de “Copetín” donde se observa una foto sacada de Google de un rifle “Barret”, otra foto del joven con el rostro desdibujado, y por último la imagen del arma que le secuestraron: un aire comprimido “Robin Hood” 4.5.