“Hoy tenemos un precio y mañana puede cambiar”

GENERAL PICO: PARAN OBRAS DE CONSTRUCCION POR LA SUBA DE MATERIALES

El piquense Luis Correa, titular de un importante corralón de materiales de la construcción de esta ciudad, contó que durante las últimas dos semanas se dieron constantes incrementos de precios de hierro y cemento, tras la escalada del dólar. Agregó que ante esto, al cliente no se le puede mantener un presupuesto de un día para el otro, y que también se nota el abuso y la especulación de algunos de los proveedores.
“Con este aumento que hubo de las cosas, desde hace dos semanas, se ha ido todo muy arriba y el consumidor final se mide mucho a la hora de comprar. El que hace pequeños arreglos y ampliaciones, está dejando de comprar y prefiere esperar. Los hierros subieron más de 30 por ciento, y todo se va a mover. Todo aumenta, como el combustible, y en esta zona todo viene de afuera y te incrementan los fletes”, dijo.
“Yo tengo que trasladárselo al cliente sí o sí, y la gente a la que vos le diste un presupuesto, viene para confirmártelo y se encuentra con que le tuvimos que cambiar el precio. No sabés dónde estás parado, no sabés si estás cobrando de más o te quedaste corto”, agregó.
En esta variación de los precios de los materiales de construcción, que siguieron los incrementos que se dieron durante las últimas semanas en la cotización del dólar, a veces va acompañada de un “un poco de abuso de los proveedores”.

Presupuesto de materiales.
Las constantes variaciones en los materiales, hacen que se puedan mantener los precios siquiera de un día para el otro, y esto hace que no se le pueda dar al cliente un presupuesto con una validez de siete días, como ocurría hasta hace pocas semanas.
“Este precio es hoy, y mañana no sabés. No te podés quedar con que diste un presupuesto hoy, porque no lo podés mantener. Hay que esperar a las 3 de la tarde a ver cómo cierra el dólar y ver cómo se arranca mañana. En algunos productos le seguimos haciendo acopio al cliente, pero vamos a ver qué hacemos porque es un arma de doble filo. Si yo quiero salir a comprar los ladrillos que vos me compraste, no sé si la fábrica me va a respetar el precio”, indicó.

Obras paradas.
Correa explicó que ante el panorama económico actual, en algunos casos los clientes compran lo necesario para avanzar en la estructura y el grueso de la obra, y dejan pendiente las terminaciones, como una manera de achicar costos. También se dieron muchos casos de compradores que decidieron suspender los trabajos de refacción, ampliación o construcción de su casa.
“Acá tenemos todo, material grueso y fino. Pasa que en la etapa final donde se hacen las terminaciones, la gente ya no tiene más dinero para seguir. Si son obras que las atendimos todas acá, le damos una financiación propia para que puedan terminarla, aunque en algunos casos tienen que parar la obra. Viene la época en la que la gente quiere hacer un arreglo en su casa y no lo va a poder hacer. No lo está haciendo porque prioriza comer, vestirse, llevar a los chicos al colegio y pagar los impuestos, lo otro lo patea para delante. Nosotros tuvimos muchos casos de clientes que tuvieron que parar la obra”, agregó.

Sin financiación.
Por último, el titular de “Corralón Don Quique”, remarcó que en este contexto, se da “muy poca financiación” y que se trata de manejar un único precio de contado, que suele ser “charlado” con el cliente.
“Financiación estamos dando muy poco. Manejábamos una financiación corta, aunque tenemos las tarjetas de crédito, pero las tasas están muy altas y tratamos de manejar los plazos muy cortos. Con respecto a los materiales, hacerle el mejor precio de contado o con alguna pequeña financiación, pero un único precio, que lo podemos charlar. Con el tema de presupuesto, vamos a cambiar la metodología, porque hoy tenemos un precio pero mañana no sabemos”, finalizó.