Hucal, buscando revivir a partir de su historia y su cultura

Hucal, al contrario de lo que piensa mucha gente, fue el primer lugar por donde entró el ferrocarril a La Pampa y empezó a tomar forma de comunidad en el año 1890 cuando los propietarios de la Estancia homónima, donaron parte de sus tierras para la construcción de una colonia ferroviaria, que incluiría una estación de tren.

Según Ángel Ricardo Gossio, “Hucal tiene la historia más importante de la provincia”. Y algo sabe el hombre porque le relató a LA ARENA variados aspectos de la centenaria localidad que son conocidos por unos pocos.

Gossio nació y se crió en este pequeño pueblo situado a la vera de la Ruta Nacional 154, hacia el sudeste de La Pampa. Un día del año 2010, después de mucho tiempo sin ir, “Tito”, como se lo conoce, regresó y fue impactado por el estado de abandono que presentaba su lugar natal.

Fue así que empezó con la tarea de recuperar la memoria y el valor cultural de Hucal, tarea que persigue hasta el día de hoy. Él es el presidente de la Asociación “Hucal Despierta” que intenta implementar distintas iniciativas para, de alguna manera, revivir esa zona y que la sociedad obtenga un lugar donde ir a pasear y conocer.

“Cuando volví me quería morir, estaba todo tapado por caldenes”, relata Tito, al tiempo que enumera las anécdotas y características que distinguen a Hucal. “Allí estaba el único taller del sur del país que reparaba las calderas de las  máquinas a vapor, en la estancia Hucal nació Botafogo, el caballo de Carlos Gardel, también se filmó la película ´Los siete jinetes del Apocalipsis´, todavía se conserva la única máquina trilladora a vapor que queda en el país, ahí se habilitó la segunda pileta pública de La Pampa, tenía un club que estaba abierto las 24 horas, en Hucal se estableció la primer comandancia al desierto de nuestra provincia, y todavía se conservan algunas casas hechas con materiales ingleses y pisos de pinotea”, detalló.

Gossio vive y trabaja en Santa Rosa pero ya se acondicionó una pequeña vivienda en Hucal donde va regularmente para seguir trabajando en la recuperación del lugar con el objetivo de convertirlo en un “punto histórico”.

A partir de su labor, la Universidad Nacional de La Pampa demostró interés y conformó un equipo de trabajo interdisciplinario que hace más de 3 años busca una revalorización cultural y paisajística.

La Subsecretaría de Turismo de La Pampa también puso en marcha una idea del propio Gossio que consta de visitas guiadas. Las recorridas se llevan a cabo de forma mensual y duran alrededor de dos horas y media, aunque ahora están suspendidas por el frío intenso y se piensan retomar en septiembre.

Tito es el guía encargado de llevar a los visitantes que se acercan de todos los puntos de la provincia y contarles con lujo de detalles el pasado histórico de Hucal. En ese sentido, también está buscando armar un camping en la zona de la pileta, reacondicionar un viejo hotel que cuenta con 6 habitaciones y donde “lo único que falta es arreglar los baños” para que la gente pueda ir a pasar el fin de semana.

Hucal llegó a tener más de 600 habitantes y actualmente hay sólo 3. Asimismo, se está en plan de utilizar los talleres del ferrocarril para montar un salón de eventos y un museo, se están realizando los trámites para llevar la energía eléctrica al pueblo y ya se pusieron carteles informativos de la flora del lugar.

La única institución que funciona hoy día es la Escuela Provincial Nº 118, que cuenta con 5 alumnos y una maestra. Tito pone tiempo y dinero propio para llevar adelante su sueño.

Cada 30 de agosto se festeja el cumpleaños de la localidad, en consonancia con el Día del Ferrocarril y cada primer domingo de octubre se conmemora la llegada del tren con la fiesta del ferrocarril. Ambos eventos suelen convocar cientos de personas de La Pampa, y también de otros puntos del país que han tenido algún tipo de contacto con Hucal en su pasado.

Otro proyecto que tiene en mente Gossio es “habilitar el tramo que va de Hucal a Cotita, que son 10 kilómetros, con un coche vía de paseo”.

Seguramente lo logre el hombre, ya ha conquistado varios cometidos que se propuso por sí solo a fuerza de pulmón. Los pampeanos se sentirán agradecidos cuando tengan un lugar más para ir a descubrir un sitio fundamental de la historia provincial y encima puedan disfrutar de una jornada de naturaleza y cultura en un ambiente que resiste el paso del tiempo.

Fotos: www.soydetoay.com.ar
www.cronicaferroviaria.blogspot.com