Inicio La Pampa La fábrica de violines de La Pampa

La fábrica de violines de La Pampa

BRINDARAN FORMACION EN EBANISTERIA Y LUTHERIA

Con el apoyo económico de la Secretaría de Cultura de la provincia, y de la Fundación Banco de La Pampa, el luthier Oscar Carrasco dictará en su taller una formación de iniciación en ebanistería y luthería. A partir de este miércoles se encuentra abierta la convocatoria en toda la provincia, para quienes deseen «abrazar» un oficio tan noble y respetado como es el del creador de instrumentos.
El taller tendrá un cupo de solamente 10 personas, se dictará de abril a noviembre durante dos años, y será de una clase por semana en dos turnos. Los interesados deberán ser mayores de 18 años, sin estudios universitarios y no deberán ser músicos. Tampoco es necesario el conocimiento previo en la materia, ya que la idea es formar desde la base a los seleccionados, y crear un nicho laboral.
En principio, la idea es formar a los asistentes, con la segunda intención de generar una micro fábrica de violines en La Pampa. «La idea sería formar un equipo en el que cada uno haga una pieza del instrumento, que cada uno tenga una función. Igualmente todos van a aprender todas las tareas, van a ir rotando», explicó Carrasco desde su taller, donde se dictarán las clases.
«La idea es pensar en la generación de trabajo. Ver cómo las áreas de la cultura también tienen oficios que pueden generar trabajo y que no solo es la ejecución artística», comentó la directora de Cultura Dini Calderón.

Trabajo conjunto.
Las inscripciones se podrán realizar hasta el viernes 22 de marzo en la dirección lrubin@lapampa.gob.ar (consignar datos personales, domicilio, localidad y carta de intención del inscripto manifestando su interés); luego se seleccionará a los 10 asistentes y en abril comenzará la formación. «Estamos acompañando una propuesta que lanzó Oscar, que es la de abrazar el oficio de la ebanistería como orientación a la luthería. Es un oficio que tiene alta demanda, sobre todo para restauración y reparación, y no hay personas preparadas y entrenadas en la provincia para trabajar de este oficio», sostuvo la secretaria de Cultura Adriana Maggio. «Trabajamos la propuesta hace más de un año con la Fundación Banco de La Pampa. Fue un proyecto que coordinaron en conjunto con la directora de Cultura. La propuesta es para jóvenes que no estén formados universitariamente ni que sean músicos, porque la idea es que abracen este oficio para trabajar de esto», afirmó.
Por su parte, la Fundación BLP colaborará con 10 medias becas, más el aporte en la compra de herramientas que se necesiten para completar esta formación.
La propuesta es además que se puedan formar personas que estén cerca de las orquestas juveniles de la provincia, que se ubican en Macachín, General Acha, Toay, Santa Rosa y General Pico. «Seria buenísimo que pudieran venir personas de estos lugares para asistir en el trabajo a estas orquestas».
En el caso de que las personas sean de otras localidades y viajen para asistir al taller, la Secretaría de Cultura colaborará con los gastos de traslado y comida. Los asistentes deberán abonar 2.000 pesos por mes. «Hay un fondo de 200 mil pesos asignados a este proyecto», afirmó Maggio.

Las clases.
El cupo de 10 personas de toda La Pampa se dividirá en dos turnos, mañana y tarde, y se dictará una clase por semana, desde abril hasta noviembre de este año y el año que viene. «Las clases empezarían con el mantenimiento de las herramientas. Si uno quiere armarse un taller, el costo es relativamente bajo porque solo se necesitan herramientas de mano que son de carpintería», explicó el luthier. «Después aprenderemos el manejo de las herramientas, tareas prácticas y básicas, y mientras tanto, cada uno se va a ir armando en su casa un pequeño taller, que no es necesario tener un galpón, con una mesa y herramientas de mano ya es suficiente», aseguró.
«Por otro lado, el taller no solo serviría para fabricar instrumentos. La parte de ebanistería es muy interesante para las personas que asistan porque van a aprender a manejar herramientas con todo lo que implica. Uno puede hacer un violín, pero también puede hacer una mesa», aseguró Carrasco.