Inicio La Pampa Impulsan una prórroga

Impulsan una prórroga

EMERGENCIA SANITARIA

El diputado provincial de la UCR, Martín Berhongaray presentó un proyecto de ley para prorrogar hasta el 31 de diciembre de 2021 la vigencia de la Ley Provincial Nº 2915 que declaró la Emergencia Sanitaria del Sistema de Agua y Cloacas de la ciudad de Santa Rosa, «con el fin de actuar inmediatamente y resguardar la salud de la población, teniendo como objetivo primordial el otorgamiento de celeridad y ejecutividad a los procedimientos administrativos necesarios para implementar las medidas pertinentes».
Según expresó el legislador, «el objetivo de la norma consiste en dotar al Poder Ejecutivo de la Provincia de las herramientas legales necesarias para avanzar con celeridad en todos los procesos administrativos dirigidos a concretar las obras y adoptar las medidas requeridas para dar respuestas a la compleja situación por la que atraviesa Santa Rosa, en un esfuerzo que debe realizarse de manera mancomunada con las autoridades locales y nacionales».

Fundamentos.
A su vez, en los fundamentos del proyecto Berhongaray manifestó que la iniciativa «pretende colaborar con la crítica situación que atraviesa la ciudad de Santa Rosa en materia de infraestructura de los servicios cloacal y de agua potable, que exhiben dificultades de consideración en diversos puntos del ejido urbano, generando condiciones de extremo riesgo hacia el estado higiénico y sanitario de la población».
«El colapso del sistema cloacal y de la red de agua potable ha tomado tal magnitud que lo convierte en un problema sanitario a atender con extrema urgencia, en estrecha interacción entre las autoridades municipales, provinciales y nacionales con injerencia en la materia», agregó el legislador.

Colapso.
En ese sentido, recordó en los fundamentos del proyecto que, a raíz de ese escenario, en 2016 se sancionó la Emergencia Sanitaria a través de la Ley Nº 2915, que luego fue prorrogada hasta el 31 de diciembre de 2019. Sin embargo, advirtió que la situación no cambió y que «la ciudad se encuentra afectada por hundimientos, deterioro de las calles de tierra y asfalto, sectores con colapso de la infraestructura urbana y problemas edilicios en construcciones tanto público como privadas».
«Las conexiones de agua se encuentran, en buena medida, en condiciones de ser reemplazadas dado el estado de envejecimiento del material. Asimismo, existen pérdidas en la ciudad que alimentan la napa, tornándose necesario disminuir esas erogaciones que ocasionan socavaciones en el pavimento o calles de tierra, incrementando las roturas en las cañerías por reacomodamiento de los suelos», indicó Berhongaray.
Además, señaló que los problemas estructurales de consideración que afectan el correcto funcionamiento de la red cloacal «ocasionan desbordes los cuales se mezclan con la escorrentía, y se terminan infiltrando en el suelo. La parte que escurre, contamina biológicamente calles, cuencos y la laguna, así como el Bajo Giuliani, sin mencionar que niños y adultos trasladan en buena media esa contaminación a sus hogares en sus zapatos y las ruedas de vehículos. Aquello que se infiltra alimenta la napa, contaminándola».