Imputan al ex novio por el crimen de Flavia

DESCARTAN SUICIDIO

La Justicia pampeana acusó formalmente ayer a Facundo Nicolás Pérez (24) bajo la carátula de “Homicidio doblemente agravado, por haber sido cometido contra la ex pareja y por darse en un contexto de violencia de género”, en la causa que investiga la muerte de Flavia Fernández (22), la joven que fue hallada sin vida el miércoles al mediodía en una vivienda de la calle Jujuy al 1100, en el barrio Villa Tomas Mason Norte de Santa Rosa. A través de una audiencia de formalización, que tuvo lugar a primeras horas de la mañana del viernes, el fiscal Walter Martos solicitó al juez, Carlos Matías Chapalcaz, la prisión preventiva del acusado. El magistrado hizo lugar al pedido del representante del Ministerio Público Fiscal y por ello Pérez estará alojado en una celda local hasta el final del proceso. Por otra parte la abogada defensora, Paula Arrigone, expresó que lo expuesto por el fiscal “son sólo presunciones”, hasta tanto las pruebas demuestren o no la participación del imputado.
“Queda descartado el suicidio”, sostuvo Martos ayer en diálogo con LA ARENA al ser consultado por el “caso Fernández”, cómo se lo denominó desde un principio. En este sentido y en base a las pruebas presentadas por la Fiscalía que investiga los Delitos que impliquen Violencia Familiar y de Género, se puede hablar del primer femicidio en lo que va del año en La Pampa. Además la muerte de la joven se convierte de esta manera en el quinto homicidio en la capital provincial durante el 2018.

Investigación.
De acuerdo a lo expuesto por el fiscal Martos durante la audiencia, Pérez acudió en la noche del martes 4 al domicilio de Fernández, con quien tenía una relación de noviazgo pero que había concluido hace un tiempo. “Habían varios testimonios de que era un vínculo enfermizo, con violencia de género de por medio por parte del chico”, sostuvo el fiscal, pese a que el día anterior se dejó claro que en ningún momento hubo denuncias por parte de la víctima sobre estos casos y el acusado, en principio, no tendría antecedentes por otro tipo de delitos.
En ese contexto, el joven fue al domicilio de la calle Jujuy: “habrían mantenido relaciones sexuales y posterior a eso se habría generado una discusión que derivó en que él la golpeara, en principio con un golpe de puño en uno de los ojos y en la cabeza, y posteriormente le diera puntadas en la zona del cuello. Una de esas puntadas le provocó la muerte”, indicó el letrado. Martos sostuvo también que el joven “tenía cortes en sus manos, algunas compatibles con cortes y otras compatibles con haber golpeado algo con sus puños”.
En relación a la investigación, el fiscal mencionó que la víctima mantuvo una última llamada telefónica con el acusado. “Esas llamadas cuando se comunicaron impactaron con la misma antena. Es decir que estaban en cercanías, en un radio de distancia de entre cinco y diez cuadras”, indicó. Esto pondría en la escena de los hechos al muchacho.
Si bien hasta ayer a la tarde no habían recibido aún el resultado oficial de la autopsia, el informe preliminar realizado por el médico forense Juan Carlos Toulouse, sostiene que “hubo una muerte violenta y existieron golpes además de los puntazos”, indicó el fiscal. También dijo que “se han pedido además pericias de ADN, hisopados que se han tomado y demás”. En cuanto al elemento empleado para ocasionar la heridas dijo que “fue hallado en el lugar. Se trata de un cuchillo tipo serrucho, que fue secuestrado”.

Preventiva.
Una vez mencionados los posibles hechos, el fiscal solicitó al juez la prisión preventiva del acusado hasta que concluya el proceso. El pedido se basó “en la existencia de peligro de fuga y en la posibilidad de que, al quedar en libertad, el acusado pudiera obstaculizar las pericias y extracciones de sangre que se van a ordenar”. También se hizo por el posible riesgo de que “amedrente a testigos” que declararán más adelante en el juicio oral.
Chapalcaz accedió a la solicitud de Martos, pese a que la defensora Arrigone sostuvo que “no hay elementos serios” para incriminar a su defendido. En este sentido dijo que “son solo presunciones. Las pruebas (cuando estén disponibles) pueden que den que sí o que no. No hay elementos de convicción. Los cortes -de Pérez- pueden ser de haber trabajado. La llamada cerca de la víctima tampoco puede hacer presumir que dio muerte a esa chica”, dijo.