Incendiaron dos autos en el Butaló

Dos vehículos, un Fiat 147 y un Citroen C3, fueron víctimas de un quemacoches durante la madrugada de ayer, en pleno barrio Butaló y Butaló II de Santa Rosa. Los hechos ocurrieron con pocas cuadras de distancia y en un momento en el cual había nulo movimiento en los alrededores. Hasta anoche no había involucrados directos por los incendios, aunque la Policía tiene fuertes sospechas en relación a un muchacho del barrio. Sus antecedentes le juegan en contra; sin embargo no hay pruebas concretas de que él haya sido quien dio inicio a las llamas. En el lugar trabajaron uniformados de la Seccional Sexta que lograron apagar el fuego de manera rápida y efectiva; también asistieron Bomberos de la Policía para encargarse de las pericias en los rodados siniestrados.
Residentes del barrio y la zona reclamaron ante un cronista de este diario el regreso de la Sección Canes, que hasta hace poco tiempo había puesto a disposición una patrulla -con efectivos y perros- con el objetivo de colaborar en la vigilancia.

Incendio.
El primero de los hechos se registró cerca de la 1.40 horas de la madrugada del jueves en el Pasaje Gatica; en el Butaló II. Allí se encontraba estacionado un auto marca Fiat 147. De acuerdo a fuentes policiales consultadas por LA ARENA, el propietario llevaba algún tiempo sin utilizarlo. No tenía motor; por lo tanto, no fue difícil saber que las llamas habían sido provocadas de manera intencional. “Surgió una presencia y cuando llegó un móvil de esta dependencia, se encontraron con un vehículo que ardía en una de las cubiertas -la trasera del costado derecho-. Empleando un extintor se logró sofocar el foco rápidamente”, aseguró la fuente consultada. “El dueño del vehículo lo tenía en desuso. Pero lamentablemente resultó con graves daños”, agregó. En ese momento se le dio intervención a Bomberos, pero en menos de cinco minutos, los uniformados recepcionaron un llamado que avisaba sobre un hecho de iguales características. Por ello se dirigieron hacia la calle Macachín y Jarilla.
En principio un vecino llamó por teléfono al damnificado para anoticiarlo del siniestro; y fue allí cuando el propietario del Citroen C3 salió a la vereda y se encontró con el triste panorama: las llamas provenían por debajo del rodado, pero por fortuna no pasó a mayores. El hombre pudo sofocarlas junto a la colaboración de los policías y evitó que los daños sean considerables.

Incendiario.
Si bien el autor de los incendios no fue detenido, LA ARENA pudo saber que hay fuertes sospechas en torno a un vecino que cuenta con varios antecedentes de esta característica. “Aparece de vez en cuando y prende fuego un par de autos”, dijo un vecino. Según las épocas el muchacho arremete contra los vehículos de quienes son sus propios vecinos, ya que él también es del barrio. “Hace varios años prendió fuego 15 autos”, aseguró un residente del Butaló. El muchacho estuvo preso un tiempo por quemar autos, también por hurto y por supuestas causas de violencia de género.
Los investigadores saben que es él -aunque no fue hallado en inmediaciones al lugar- y no hay pruebas para presentar ante la Fiscalía de Delitos Contra la Propiedad y Juicios Directos y formalizar así la acusación. Si bien se peinó la cuadra en busca de cámaras de videovigilancia, se indicó que en ese sector no las hay; salvo por un comercio cercano. Sin embargo los dispositivos fílmicos del negocio no están en funcionamiento.

Piden más patrullaje.
Por otro lado, algunos residentes de la cuadra expresaron su deseo de que la Sección Canes regrese a patrullar la zona. Hasta hace unos meses esa División tenía un patrullero con efectivos y perros, que estaban dispuestos a controlar cualquier tipo de situación junto a la dependencia que tiene jurisdicción en ese sector de la ciudad. Pero por cuestiones que se desconocen, el móvil, los efectivos y los canes fueron trasladados hacia otro sector -seguramente para controlar ilícitos en otra zona-.