Incrementan recompensas

ANDREA LOPEZ Y EDUARDO ROS

El Gobierno provincial informó ayer el incremento de 150 mil a 200 mil pesos en las compensaciones económicas para dar con la localización de Andrea López y Eduardo César “Chino” Ros Ramírez. La decisión se hizo a través de dos decretos y fue el vicegobernador, Mariano Fernández, quien estableció en ejercicio del Poder Ejecutivo Provincial que “se otorgue hasta 200 mil pesos a quien/es aporte/n datos veraces y determinantes” que permitan dar con la localización de cada uno de ellos.
De acuerdo a lo informado, quienes deseen aportar información podrán hacerlo ante la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia, Policía provincial o ante el Ministerio Público Fiscal, solicitando reserva de la identidad, en los términos y con los alcances que establece el Código Procesal Penal de la Provincia. El decreto correspondiente a Andrea López es el número 145/19; mientras que el de Eduardo Ros Ramírez es el 144/19. En el caso de Ros, Nación mantiene también en vigencia una compensación de 250 mil pesos.

Caso Andrea.
Andrea López desapareció el 10 de febrero del año 2004. Residía en una vivienda de la calle Maestros Puntanos, en Santa Rosa. La mujer era obligada a prostituirse por su entonces pareja, Víctor Purreta, un boxeador que fue condenado por la Cámara en lo Criminal en el año 2014 a 18 años. El hombre tenía otra condena, por lo tanto los jueces unificaron la pena en 25 años. Los magistrados aseguraron que no había dudas de que Purreta había golpeado y asesinado a Andrea López.

Prófugo.
César Eduardo Ros Ramírez fue condenado a ocho años de prisión por ser encontrado como autor material y penalmente responsable del delito de abuso sexual con acceso carnal en contexto de violencia de género, y absolvió a Juan Martín Barreras, del delito de abuso sexual con acceso carnal, en tres oportunidades en concurso real, por el que resultara acusado durante el juicio oral. Los hechos investigados ocurrieron en las primeras horas del 8 de abril de 2012, en el boliche Babilonia y en una vivienda de la calle Escalante al 500 de esta capital. La fiscala María Cecilia Martiní había solicitado una pena de seis años y seis meses de prisión para ambos imputados y el querellante particular, Franco Catalani, 12 años.
Respecto al paradero de el “Chino” nadie sabe absolutamente nada. El comerciante desapareció de la capital provincial en diciembre del 2017 (se cree). Su sentencia comenzó a correr el 3 de enero y al día siguiente la Policía de La Pampa libró la orden de captura provincial y nacional, puesto que desapareció del domicilio declarado.