Inexplicable demora del Ejército

MUERTE EN EL REGIMIENTO DE TOAY

Elena Badilla, la esposa del militar que falleció intoxicado con gases mientras limpiaba una cámara séptica del regimiento de Toay, denunció que a más de un año de la muerte de su cónyuge el expediente interno, en donde se investigó el trágico suceso, aún no finalizó y, por ello, se están dilatando los tiempos para el cobro de la pensión. “Es una situación bastante complicada, de desesperación ante esta falta de respeto a mi marido”, apuntó la mujer.
El sargento ayudante René Plaza (50) murió el 1 de noviembre del 2017, luego de agonizar durante una semana tras no poder recuperarse de los efectos que le produjo haberse intoxicado con gases mientras limpiaba la red cloacal del regimiento de Toay.
A partir de ese momento, la Justicia Militar inició una auditoria para determinar qué sucedió ese miércoles 25 de octubre y los hechos que llevaron al sargento ayudante a ese trágico final. Sin embargo, un año y dos meses después del accidente, aún no se dictaminó ninguna resolución sobre dicho expediente. Esa demora afectó considerablemente a la familia de Plaza, quien hasta hoy aguarda para cobrar la pensión completa.
Elena Badilla, esposa de René, se comunicó con LA ARENA y dejó expresa su preocupación ante esta situación. Si bien reconoció que, luego de haber recibido durante un año pensión provisoria y de ser notificada de que en febrero comenzaría a cobrar el monto correspondiente al rango en el que se desempeñaba su esposo, los tiempos se dilataron y espera que la institución castrense reconozca que su marido falleció “en acto de servicio”.
“Es una situación bastante complicada, de desesperación ante esta falta de respeto y lamentablemente falta mucho aún por recorrer. Ellos (los militares) tienen su tiempo, que no es el tiempo que tiene la familia”, criticó Badilla

“A las vueltas”.
En ese sentido, la mujer apuntó que “durante casi todo el año pasado -desde el incidente- la brigada y la unidad se estuvieron pasando el expediente, me tuvieron a las vueltas hasta que logré que los papeles sean enviados a Buenos Aires en septiembre pasado”.
No obstante, la espera se volvió a dilatar después de que le comunicaron que en el expediente que habían enviado había datos erróneos sobre el militar fallecido. “Me dijeron que habían tipiado mal su número de documento, así que los papeles tuvieron que volver acá. Es una falta de respeto a la memoria de mi esposo y a mi familia”, expresó Badilla.
En ese sentido, la mujer confió que este lunes se volverá a comunicar con las autoridades militares para saber en qué estado está el expediente. “Salió de acá -La Pampa- el 15 de diciembre y el viernes pasado me dijeron que todavía no estaba todavía en Buenos Aires”, precisó.

En acto de servicio.
Que el expediente determine que Plaza murió durante su servicio implicaría un ascenso de rango “posmorten” y, en consecuencia, un aumento en el monto de la pensión, lo que implicaría una ayuda económica para la familia.
“Mi esposo era sargento ayudante, y hasta ahora, estuve cobrando una pensión provisoria que era un poco de la mitad del sueldo de él. Ahora en febrero comenzaré a cobrar los haberes de sargento ayudante, me dijeron que iba a ser retroactivo también pero ellos no entienden que yo no puedo decirle a la mujer que me cobra el alquiler ‘esperá hasta que cobre el retroactivo’, explicó Badilla.
La situación económica de la familia depende, en parte, de estos ingresos y por eso la urgencia de cobrar la pensión en tiempo y forma. “Estoy con mis tres hijos, él era el sostén de la casa y trabajaba mucho para que no nos falte nada”, dijo la mujer.

Investigación.
Sobre la investigación del incidente, Badilla señaló que “todavía no se sabe porqué él bajó a la cámara séptica sin las tener el equipo necesario para hacerlo. Hasta el día de hoy nadie se sentó y me dijo ‘señora a su esposo le pasó esto y aquello'”. Y agregó: “Si a él le hubieran entregado las herramientas de seguridad necesarias esto nunca hubiera pasado y mi marido estaría acá conmigo y sus tres hijos”.