Inició juicio contra dos médicos

PAMPEANOS ACUSADOS DE LA MUERTE DE UNA JOVEN PIQUENSE

El juez de audiencia Marcelo Pagano, coordinó ayer a la mañana en los tribunales de esta ciudad, la primera de las cinco jornadas del debate oral y público que se sigue contra dos médicos pampeanos, acusados del cargo de Homicidio Culposo, por la muerte de una joven piquense, acaecida en septiembre de 2011.
Los acusados son los profesionales Carlos Fanjul (70) de Santa Rosa, y Ricardo Pasaman (47) de General Pico, quienes son defendidos por los abogados santarroseños Sebastián País Rojo y Rodrigo Villa.
La acusación la lleva adelante la fiscala Ivana Hernández, y el abogado Jorge Salamone, representa a la familia de la víctima, que se constituyó en querellante.
Los dos profesionales de la salud ya fueron juzgados por este mismo hecho el año anterior. Luego que la Fiscalía pidiera una pena de dos años de prisión en suspenso y siete de inhabilitación para ejercer la medicina, el juez Carlos Pellegrino, les dictó el sobreseimiento.
Meses más tarde, el Tribunal de Impugnación Penal (TIP) de La Pampa invalidó la sentencia de Pellegrino y ordenó hacer un nuevo juicio, para el que fue designado el juez Pagano.

Alegatos iniciales.
La fiscala alegó que el 24 de agosto de 2011 Fanjul le practicó a la joven Ana Belén Ceballos, una Colangiopancreatografía Retrógrada Endoscópica (CPRE) en el Sanatorio Santa Rosa, y luego le dio el alta y la envió a Pico. También agregó que la joven llegó a esta ciudad con muchos dolores, lo cual hizo necesaria su urgente internación en la Clínica Argentina.
En otro tramo de su alegato, la funcionaria judicial explicó en su teoría del caso, que la práctica de la CPRE se hizo sin tener en cuenta los riesgos posteriores que conllevaba, y que luego se constató una perforación en el duodeno, que derivó en el agravamiento del cuadro de la joven y su posterior deceso.
En cuanto a la participación de Pasaman, la fiscala dijo que la joven permaneció internada en Pico durante cinco días, hasta el 29 de agosto, cuando el médico de esta ciudad le dio el alta médica. Sin embargo, el 30 de agosto ingresó nuevamente con un cuadro de evolución desfavorable y al día siguiente fue derivada en grave estado en el avión ambulancia a la Fundación Favaloro de Buenos Aires, donde falleció el 29 de septiembre.
Hernández dijo que Pasaman “no adoptó los recaudos mínimos para no dar lugar al incremento de los riesgos”, que “no realizó el correcto seguimiento de la salud de la joven” y que “no le hizo los estudios en forma pertinente”.

Cuidados médicos.
A su turno, la querella aseguró que la conducta médica fue siempre “expectante” y que ambos profesionales incurrieron en omisiones que significaron un agravamiento del riesgo de la paciente.
A Fanjul le imputó haberle provocado una perforación en el duodeno a la joven, y a Pasaman, no haber profundizado los estudios de control.
En tanto, la defensa alegó que en el estudio que se le practicó a la joven en la capital pampeana no se le produjo ninguna perforación, y que la misma fue producto de la evolución de la pancreatitis de leve a grave.
Durante los cinco días que durará el debate declarará cerca de una veintena de testigos, que son los mismos que fueran convocados en el juicio anterior. Ayer a la mañana el primer testimonio fue el del mismo Fanjul, quien llegó a los tribunales de General Pico con el instrumental que utilizó para realizar la intervención que le hizo a la joven.
En una extensa presentación en el estrado del juez, el profesional de la salud dio cuenta de las características de la intervención, del método utilizado, a la vez que aseguró que le dio el alta médica debido a que la joven se atendía en Pico.
También dijo que en caso de haberse producido la perforación del duodeno durante la intervención que realizó, se habría manifestado de inmediato en la salud de la joven. “Ese día a la paciente yo no la perforé. La perforación aparece días después del procedimiento”, dijo.