Inicio La Pampa Insólito: largan los perros en la plaza

Insólito: largan los perros en la plaza

Luego de las críticas recibidas por parte de proteccionistas independientes, ayer por la mañana personal del Departamento de Ambiente de la Municipalidad de Santa Rosa trasladó nuevamente a los perros callejeros recogidos durante el pasado fin de semana, a la misma zona donde originariamente deambulaban.
Sin embargo, el Ejecutivo municipal, al liberarlos, violó la ordenanza Nº 3623 que se aprobó en el año 2006, y que contó con el voto positivo del actual intendente Leandro Altolaguirre, quien en aquel entonces se desempeñaba como concejal. Allí, se encuentran plasmados los mecanismos que debería instrumentar la comuna ante la presencia de perros callejeros en la vía pública.

Ordenanza.
En la ordenanza citada, se establecen cuáles son los criterios para la tenencia y circulación de animales domésticos en la ciudad de Santa Rosa. A su vez, en el Título IV están plasmados las condiciones en las cuales se deben retirar los animales de la vía pública y qué se debe hacer con ellos en caso de que no posean un dueño responsable.
La legislación vigente, y que el municipio incumplió al devolver a los perros a la calle, indica que “toda mascota que deambule o permanezca en la vía pública, sin ser llevada por sus dueños, guardadores y/o tenedores de acuerdo a lo prescripto por la presente Ordenanza, será pasible de ser capturada y retirada por personal de la Municipalidad debidamente entrenado que efectúe las acciones de modo no traumático, y será trasladado a dependencias municipales, con todos los recaudos para evitar sufrimiento en las mismas”.
Luego del traslado, la ordenanza expresa que los canes deberán ser “alojados en dichas dependencias, cuyas instalaciones deberán adecuarse de manera que garanticen la salubridad del animal, para lo cual deberán implementarse. El cuidado durante toda la estadía estará bajo supervisión de personal entrenado y se le proveerá de alimento y bebida”.

Adopción.
Por lo expresado en la ordenanza, que se encuentra vigente desde hace 13 años, la comuna no puede soltar a los perros que ha capturado en la vía pública. Su obligación, según establece la misma legislación, es ponerlos a disposición de la comunidad para que sean adoptados por un dueño responsable. La estadía en dependencias municipales se extenderá por tiempo indeterminado hasta que eso suceda.
“Vencidos los plazos establecidos, sin que se hubiera efectuado el reconocimiento del animal, el mismo quedará definitivamente decomisado. En tal caso se procederá a su esterilización quirúrgica, desparasitación y vacunación, para luego ser ofrecido en adopción por medio de campañas implementadas por la autoridad de aplicación”, dicta la normativa municipal.
Pero, con respecto a los procesos de adopción se registra otro incumplimiento por parte de la actual gestión. La legislación creó un Programa de Adopción Municipal de Mascotas, que tiene como función “ofrecer animales domésticos de cualquier edad, para lo cual, la autoridad de aplicación acercará el servicio a cada uno de los barrios. Para tal fin el Municipio promoverá la participación de las asociaciones protectoras y las comisiones vecinales en el desarrollo del programa de adopción”.
Esto ha sido discontinuado por parte de la gestión de Altolaguirre, a pesar de estar establecido en la normativa municipal. Incluso, demuestra la falta de gestión ante el problema de superpoblación de perros callejeros que existe en la ciudad, que circulan libremente por la vía pública y que en muchas ocasiones provocan inconvenientes a los transeúntes, motociclistas o conductores de vehículos.

Explicación.
El jefe del Departamento de Ambiente de la comuna, Jorge Luis Marani, se refirió a la problemática en general de los perros sueltos en la vía pública y a los eventuales riesgos que muchas veces su comportamiento implica para los seres humanos y otros animales.
En ese sentido, el funcionario explicó que ante la realización de la Mini Maratón y la propia Maratón a Pampa Traviesa, “se tomó la determinación desde la comuna de recoger un total de 14 perros callejeros que siempre deambulan por dicho sector, con el objetivo de minimizar el riesgo durante tales actividades”.
En ese marco, señaló que “todos los animales levantados de la vía pública fueron llevados en guarda a los caniles del Departamento de Ambiente, donde se los alimentó y controló sanitariamente, para regresarlos en buenas condiciones nuevamente hoy (por ayer) a su lugar de origen”.