Inicio La Pampa IPAV: "El deudor en cada caso es el adjudicatario"

IPAV: «El deudor en cada caso es el adjudicatario»

FRANCO DESESTIMO DENUNCIA DEL MUNICIPIO

Días atrás se supo que la municipalidad de Santa Rosa posee una deuda con Aguas del Colorado que supera los 60 millones de pesos. Frente a ello, el secretario de Hacienda de la ciudad, Luis Evangelista, salió al cruce y denunció que el Ejecutivo provincial le debe a la comuna un total de 279 millones de pesos. Según dio a conocer el Ejecutivo municipal, el monto se compone, en su gran mayoría, por deudas de tasas de adjudicatarios de viviendas del Instituto Provincial Autárquico de Viviendas (IPAV).

El ministro de Hacienda, Ernesto Franco, se refirió a esa denuncia y sostuvo que «a partir del reclamo que le hacemos sobre el agua que le entregamos a través de Aguas del Colorado y que concretamente no están pagando, ellos desde el punto de vista político generan este planteo de que la Provincia les está debiendo».

A su vez, Franco aclaró que «esto no es así desde el punto de vista legal, quizás sea así desde el punto de vista de la solidaridad del pago pero no quiere decir que la provincia le esté debiendo».

De todas maneras, el ministro explicó que «hubo todo un control exhaustivo» del reclamo que la comuna hizo en el mes de febrero ante el ministerio de Hacienda, a la Fiscalía de Estado y al IPAV, «porque estaba muy sucio el padrón que habían mandado».

En ese sentido, Franco indicó que «se detectó que había un grupo de partidas, eran muy pocas, que se les debe y lo que hicimos es mandar a la Fiscalía de Estado para que le comunique que nos manden al Ministerio y nosotros le comencemos a pagar». Sin embargo, aseguró que el monto adeudado representa «el 2% de la deuda» y que «no tiene nada que ver con la cifra que se está hablando».

Impuestos.
Franco explicó que «cuando se entrega una vivienda por parte del IPAV, por razones operativas no se hace la escritura en forma inmediata», sino que «la hacen al final cuando va a cancelar la deuda». De todas maneras, lo que actúa como «boleto de compra-venta es un acta de tenencia», en la cual existe «una cláusula, puntualmente en la tercera, donde queda establecido que todos los impuestos nacionales, provinciales y municipales corren, a partir de esa acta de posición, por parte del adjudicatario de la vivienda».

Franco sostuvo que «aparece cómo que la vivienda es del IPAV, pero en realidad no lo es. Ellos pueden enviarle a la gente, como nosotros le mandamos el impuesto inmobiliario, todos los servicios que presta el municipio y por el cual cobra las tasas respectivas a todas estas viviendas».

«El adjudicatario».
Según el funcionario, «evidentemente ellos juegan, porque se mantiene una solidaridad en cuanto al pago porque no está hecha la escritura, pero en realidad el deudor en cada caso es el adjudicatario y la relación la tiene que mantener cada adjudicatario con el municipio».

Y consideró que en la gestión de Altolaguirre poseen «una interpretación desde un punto de vista, no de la deuda porque evidentemente es de cada adjudicatario sino que le es más fácil establecer el cobro al IPAV que a cada uno de los contribuyentes».