Inicio La Pampa Irá presó por incendiar la moto de su pareja

Irá presó por incendiar la moto de su pareja

DESCARTARON INIMPUTABILIDAD

(General Pico) – El juez de audiencia de juicio de General Pico, Federico Pellegrino, condenó ayer a 15 días de prisión, a Fabián Anibal Mendoza (42), por haberle incendiado la moto a su pareja. Además le unificó la condena con la que le dictara en agosto de 2016 la jueza de control Jimena Cardoso, componiendo la pena única de un año de prisión efectiva.
El hecho se debatió la semana anterior a lo largo de dos jornadas en los Tribunales de esa ciudad, con la intervención de la fiscala Ana Laura Ruffini y del defensor Guillermo Costantino.
El proceso se inició el 23 de febrero pasado, cuando el imputado llegó a su vivienda en aparente estado de ebriedad, pretendiendo que su concubina le prestara la moto. Ante la negativa de la mujer, se produjo una fuerte discusión que derivó, y cuando la mujer salió en busca de auxilio, Mendoza tomó un bidón de nafta y aceite, y le prendió fuego la moto que se estaba estacionada en el exterior.
En los alegatos de clausura, la Fiscalía sostuvo “parcialmente la acusación formulada al inicio del debate”, dado que no acusó por la figura de Lesiones leves, atento a la falta de elementos de convicción suficiente. La Defensa indicó “ante la falta de acusación fiscal, se debe absolver al imputado respecto del delito de lesiones leves calificadas”.

Argumentos.
En relación al delito de daño, la defensa planteó la absolución del imputado por la figura que exime de responsabilidad penal a quienes tienen ciertos grados de parentesco en determinados delitos, como por ejemplo el de daño.
El juez expresó que respecto a las Lesiones leves, “la Fiscalía no mantuvo la imputación inicial y no realizó acusación, por lo que no corresponde expedirme en cuanto a autoría y responsabilidad”.
En cuanto al delito de daño, el magistrado afirmó que “la autoría resulta clara, como también la intencionalidad, que arrojó como resultado final, la destrucción total de la moto.
“El encartado si bien pudo estar bajo los efectos del consumo de alcohol y estupefacientes, tuvo la suficiente capacidad para recordar donde había dejado el combustible, para provocar el incendio en la moto de su concubina, a manera de venganza por la negativa a su utilización, descartando un posible estado de inimputabilidad. Su conducta se dirigió a destruir el objeto negado para su uso”, dijo.