Joven de un colegio privado acusado de amenazar a docente

EN 2017 TIRARON UNA BOMBA MOLOTOV A LA CASA DE UNA PROFESORA

El fiscal Guillermo Komaforky, de la Fiscalía Temática de Delitos contra las personas de la Segunda Circunscripción Judicial de la Provincia con asiento en esta ciudad, presentó la acusación contra uno de los tres jóvenes que estaban sospechados de haber arrojado una bomba de fabricación casera, contra la puerta principal de la casa de una docente de un colegio secundario privado del medio.
El hecho ocurrió durante el inicio de las vacaciones de invierno de 2017, cuando unos jóvenes que usaron caretas para no ser identificados, pasaron de madrugada en moto por el frente del domicilio de la profesora Guadalupe Vaio, ubicado en la esquina de las calles 111 y 16 de esta ciudad, y arrojaron una bomba molotov contra la puerta del frente de la casa. Sin embargo las llamas se disiparon enseguida, y el ataque incendiario no provocó mayores daños. Además le dejaron una nota escrita a mano, en la que cual, de forma intimidatoria, la instaron a aprobar a los alumnos de los colegios privados. Al momento del ataque, la docente no se encontraba en la vivienda, pero si su pareja, un conocido contador de la cuidad y ex funcionario provincial, quien se encontraba durmiendo en ese momento.
Tiempo después de ocurrido el hecho, se les formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria a tres jóvenes estudiantes del Instituto Nuestra Señora de General Pico, quienes cursaban el quinto año en 2017. Tras ello, se los sometió a una rueda de reconocimiento de persona, en la cual, el comerciante que les vendió las máscaras, no los pudo reconocer de “forma indubitada”. También se realizó la apertura de los teléfonos celulares de los estudiantes, pero esta pericia que estuvo a cargo de la Brigada de Investigaciones, no arrojó datos de relevancia.
La medida de prueba más importante, fue una pericia caligráfica, la cual determinó que uno de los tres imputados, participó de la escritura de la nota intimidatoria que le dejaron a la profesora. Sobre este joven, quien ya es mayor de edad, el fiscal elevó la acusación semanas atrás. Sobre los otros dos que habían sido formalizados, pidió el sobreseimiento.

Acusación y sobreseimiento.
“La Fiscalía presentó acusación contra uno de los menores que estaban involucrados en el hecho y el pedido de sobreseimiento por la inimputabilidad de los restantes menores que fueron investigados. Respecto al menor sobre el que se presentó la acusación, que ya es mayor de edad, se solicitó la acusación por entender que es el autor material del delito de Amenazas coactivas. El juez de control Diego Ambrogetti, el 27 de diciembre del año pasado se expidió en el sentido que había solicitado la Fiscalía sobre los pedidos de sobreseimiento y en cuanto a la acusación, no resolvió nada al respecto toda vez que Ademar Pablo Durigón, abogado del joven por el cual solicité la acusación, hizo un pedido de suspensión de juicio a prueba. El juez resolvió que quedaran los sobreseimientos dictados, y se fijara por Oficina Judicial la audiencia respectiva de Probation”, dijo el fiscal Komarofky, al ser entrevistado por LA ARENA. Además agregó: “La Fiscalía solicitó el sobreseimiento a razón de la inimputabilidad. Respecto del otro, que ahora es mayor de edad y sobre el cual se le solicitó la acusación, también se le solicitó el sobreseimiento por inimputabilidad respecto al daño simple, esto es lo que había provocado el fuego en la abertura porque resultaba inimputable para ese delito de acuerdo a la edad que tenía en ese momento. No así respecto a las amenazas coactivas, porque lleva una pena mayor y es lo que permitió seguir avanzando en el proceso”.
El investigador resaltó que “una de las pruebas fundamentales con las que cuenta la fiscalía contra esta persona, tiene que ver con las pericias caligráficas sobre los manuscritos que se le dejaron a la víctima”.
Al momento del ataque, los agresores le dejaron una nota que decía: “Aprobá a todas las escuelas privadas o esto no va a ser ni la mitad de lo que te voy a hacer”.