Inicio La Pampa Joven poeta santarroseño denunció que fue censurado

Joven poeta santarroseño denunció que fue censurado

DECEPCION POR EL CORTE DE UN SHOW EN UN BAR

Gonzalo Aguerrido se presenta como una persona que hace «arte confrontativo, que no se reprime nada», y por estas horas sostiene que fue objeto de censura por alguien que se presentó como «encargado» de un bar ubicado sobre la Avenida Luro. El poeta santarroseño -que reside en Buenos Aires pero viene recurrentemente a Santa Rosa-, expresó que cuando se encontraba en el local realizando su espectáculo, advirtió que desde una mesa -en la que habría estado ubicada una funcionaria judicial-, era destinatario de gestos de desaprobación.

«El encargado me censuró».
Eso fue hasta que «una persona de gorra, a quien yo no conocía, se me acerca y me dice: ‘soy el encargado de acá’. Me interrumpió y me cortó para censurarme. El mensaje, dirigiéndose a mí, pero delante de todos en el patio del lugar era: ‘Flaco, lo que estás haciendo acá no le gusta a nadie, todos quieren que cortes, así que tomátelas… no queremos lo que estás haciendo».
La incómoda situación que debió soportar Gonzalo Aguerrido fue el pasado domingo, después de haber concertado con el dueño del lugar hacer una presentación breve, unos 30 ó 40 minutos como mucho».

«Especie de stand up».
Agregó que no hizo prueba de sonido porque cuando llegó ya había gente, y que inició el show sin probar. «Porque con que ande el micrófono y se escuchen las pistas lo vas acomodando ahí en el momento. Lo que hago básicamente es ir intercalando mis poesías, no con una lectura solemne sino con algún tinte político, sin caer en posiciones muy radicales… simplemente me voy expresando y lo intercalo con piezas musicales y con conversaciones que van pareciendo exteriorizar respecto a lo que sea. Es una especie de stand up. No planteo un orden sino que voy decidiendo lo que me parece, y si algo me parece que en el momento no va lo saco».
Gonzalo hace un ciclo que se llama «Frescura, pero esta presentación no se enmarcaba en él. «Hice varias en Santa Rosa sin ningún problema, y también ediciones este año de ‘Aguerrido sólo set’, y siempre sin problemas».
Explicó que tuvo problemas con el audio, y eso «me llevó a reforzar la parte que es hablada, sin música. Siempre voy tratando de observar la cara de los presentes… en general he recibido aplausos después de cada cosa, respetuoso, cómplice, de agrado, lo que me daba crédito para continuar».

Mal momento.
El artista indicó que «si la estoy pasando mal me voy a ir de cualquier lado… Esa noche hice un último intento por hacer una cuarta pieza musical, pero el sonido no andaba bien y lo realicé a capela… En un momento se me acerca esta persona que dice ser el encargado, al que yo no conocía, y me dice aquello que conté».
«Fue un momento feo», admitió. «Me parece que este señor lo que debió haber hecho es tocarme el hombro, hablarme al oído, decirme ‘hacé una cosita más y ya saludá… si me lo decía así me quedaba más tranquilo».

«Jamás un problema».
Señaló Aguerrido que se trataba de «una presentación breve y gratuita, por el gusto de compartir mis poesías». Gonzalo cuenta con dos poemarios editados, uno en 2016, el otro en 2018, que fueron presentados en la Feria Internacional del Libro en Buenos Aires en el stand Zona Futuro, «un evento muy grosso», señaló.
También se ha presentado en el ciclo que organiza el Club Cultural Matienzo «que es uno de los centros culturales más importantes del país y también en ‘Muera el pez’… y acá en Buenos Aires jamás tuve un problema de censura de ningún tipo. Esta semana hago la 105 edición del ciclo, siempre sin dificultades».

Alguien se creyó con poder.
«En Santa Rosa me cortaron de una mesa en la que hubo alguien que se creyó con poder para pedir que el show se corte… porque ella y sus amigos habían reservado el lugar gratis, para hacer una cena y cortar la torta por un cumpleaños… ¿Sabés qué pienso? Si ellos querían festejar un cumpleaños, tienen que hacer como hizo mi padre (Mario) el mismo fin de semana: cerrar un bar, invitar a la gente que quieran y meter el show que quisieran… Pero en ese lugar nadie pensó en eso. Esta gente tuvo falta de tacto porque se quejaban porque por allá alguien se reía de lo que yo iba diciendo», expresó.

Si no te gusta, te vas.
Manifestó también que «lo que hay que decir es que si a alguien no le gusta el show, sea contratado o sorpresa, sea que pagaste o no siempre tenés el derecho a irte, que fue lo que no hicieron los que se quejaron».
Gonzalo considera que lo suyo «para que tengan una idea, busca provocar, remover ciertas estructuras… y sin pretender comparar está ligado a lo que hacía Fernando Peña, o Fabio Posca… yo una vez fui a ver a Fabio Posca y hubo gente que había pagado una entrada en su momento cara y se iban igual.. No pedían que les devuelvan la plata, se iban», concluyó.