Juan Carlos Passo coquetea con una alianza con Mac Allister

El presidente del GEN La Pampa, el ex legislador provincial y nacional Juan Carlos Passo, admitió que mantiene “naturales diferencias con el gobierno nacional” de Mauricio Macri, pero prioriza que “hace treinta años” viene “luchando para que el peronismo deje de gobernar La Pampa”.
El dirigente lo expresó después que se conociera que el fin de semana mantuvo una reunión con el principal referente del macrismo en la provincia, Carlos Javier Mac Allister.
“El Colo” sostuvo, luego del encuentro en el domicilio de Passo, que “Juan Carlos es uno de esos pampeanos que no pueden faltar en el armado de una gran coalición, que saque a la provincia del letargo que vive en la actualidad, y que la lleve al crecimiento que tanto queremos. Por eso le propuse que trabajemos para que él, junto a su equipo y seguidores, se sumen a Cambiemos. Juntos buscamos lo mismo: ver crecer a La Pampa. Y juntos podemos lograrlo”.
Passo le dijo a LA ARENA que en el encuentro se habló de “materializar una propuesta para conformar un gran frente provincial”.
-Resulta al menos extraño el encuentro.
-Nos reunimos en mi casa, en General Pico. Discutimos y charlamos sobre la posibilidad de conformar un frente provincial que genere una alternancia en La Pampa. Giró en torno a eso. Fue en una primera reunión, y seguramente habrá otras. Tuve otras, con otros dirigentes, del radicalismo, del Mofepa… La idea es trabajar en la unidad de la oposición con la idea de ganarle al gobierno.
Nuestro principal tema, más allá de la unidad política, es conformar un arco amplio de fuerzas y sectores, para desarrollar una propuesta industrial para nuestra provincia.
-¿Hoy no está esa propuesta?
-La Pampa tiene una geografía diversa, con materia prima en abundancia y en calidad en todos los sectores; tiene diversos asentamientos de poblaciones con servicios que la gestión del peronismo brindó, pero carece de una estrategia industrial que nos permita crecer en la elaboración… por capricho del mismo peronismo.
Tenemos condiciones, bancos, un sistema provincial eléctrico que nos permite generar tarifas propias y créditos propios. No podemos permitir que la ventaja comparativa que va a tener el agro a futuro se vaya a ladrillos, sino que vaya a producción industrial. Un ejemplo de eso es el frigorífico de Speluzzi: el intendente radical Argerich soñó con esa posibilidad, y se materializó. En una primera instancia no tuvo éxito, pero hoy es una gran fuente de trabajo, que ahora no sólo genera empleo, sino que también pone carne en el mercado en condiciones de acceso a sectores más vulnerables.
-Pero ahí acompañó mucho el gobierno provincial.
-Sí, mucho. Bueno, ese es un ejemplo de que cuando se acompaña las cosas funcionan. La estrategia debe ser global, y nosotros pensamos que esa es una alternativa para empujar.
-¿Qué cambió en usted, en su lectura, en su análisis para mostrar esta disposición de hoy?
-Existe un menú de situaciones y hay que tomar una decisión. Por un lado conviven las naturales diferencias que tengo con el gobierno nacional; y por otro lado llevo una vida en lo personal, y casi todos los que militamos en nuestro espacio, luchando para que el peronismo deje de gobernar La Pampa.
Se habla de elecciones desdobladas; y para nosotros el valor de la alternancia es fundamental, y hay que acortar diferencias para materializarlo.
Pero además hay en el medio un falso debate.
-¿Cómo es eso?
-Esto de ver al peronismo pampeano parándose en un debate ideológico frente al PRO, siendo que fueron aliados incondicionales e intransigentes del menemismo. No se pueden hacer los que vienen bajando de Sierra Maestra de la mano del Che.
El gobernador de La Pampa fue el presidente de la estratégica comisión de Hacienda y Presupuesto (en el Senado); se vaciaron todas las empresas públicas; vino la convertibilidad que nos dejó sin posibilidades de generar empleo… y hoy les agarró un ataque de revolución que no se las creo.
Pero además hay una fuerte polarización electoral, que no me gusta pero está, y en la polarización hay que resolver.
-¿Cómo ve el gobierno de Verna?
-Ha sido muy distinto al primero. La característica de su primer mandato fue de obras públicas y eso ha bajado; y ahora hay una situación de capricho como la no firma del pacto fiscal, que significa la pérdida de 3.000 millones que los pampeanos necesitamos.
Eso está en función de pensar que en política no hay que dialogar y acordar, y no tiene que ser así. No creo que los 22 gobernadores restantes estén entregando sus provincias cuando establecen acuerdos.
Recuerdo que cuando yo era diputado provincial el mismo gobierno peronista provincial le entregó el 15% de la totalidad de la recaudación de la Anses a Cavallo. Fue la transferencia más grande de recursos provinciales de la historia. Creo que hoy se anteponen cuestiones personales a intereses generales.
Me parece que se debe encontrar en el diálogo la virtud de la conquista.
-Pero la gente está en la calle protestando por el gobierno de Macri. No creo que pueda estar de acuerdo con el gobierno nacional.
-No, claro que no estoy de acuerdo, pero no creo que la solución sea la vuelta del peronismo. Me gustaría construir una alternativa, y creo que es mucho más fácil establecer acuerdos en la provincia que en la Nación. Yo he marcado con todos los que estuve hablando que Cambiemos en La Pampa, en todos sus sectores, estuvieron de acuerdo con la reforma previsional, y con el aumento de tarifas, y dije claramente que estuve y estoy en contra.
Pero lo cierto es que quiero que cambie mi provincia y mi ciudad, y voy a trabajar para eso porque creo que es demasiado que una fuerza sea gobierno por más de 30 años.

“Dudas” con una auditoría
Luego que el INTI determinara que la Corpico (cooperativa de General Pico) calculó de manera correcta y con los mecanismos adecuados, los consumos del Servicio Eléctrico y de Agua Potable, Juan Carlos Passo manifestó que con el objeto de hacer un análisis del informe, se reunirá con el grupo de vecinos autoconvocados junto al que a principios de año llevó adelante una serie de reclamos a la entidad solidaria local.
“Tenemos dudas respecto a lo que la auditoría se ha ocupado. Una de ellas es si la auditoría ve con buenas ojos las estimaciones. En segundo lugar, cómo se han analizado las estimaciones, que ha ocurrido en los lugares donde la Cooperativa ha estimado el consumo e inclusive ha devuelto parte del recurso durante el proceso”, dijo.
“Creemos que nuestra lucha ha sido muy importante. Hoy algunas personas van a pagar el período 12 pero lo van a pagar en el contexto de otras boletas, que son más bajas porque estamos en una época del año en la que el consumo es mucho menor. En segundo lugar me parece que eso ha sido valorado por el dirigente de Corpico (Horacio) Arrizabalaga, diferente a lo que dicen algunos fanáticos. El formó parte de nuestra primera conversación”, agregó.
Passo indicó que el dirigente cooperativista “reconoce que hay aspectos a modificar en un 6,5 por ciento de electricidad y en 4,5 por ciento de agua”.
También aseguró que seguirá trabajando sobre “el tema de las tarifas” dado que “forman parte importante de un componente que debemos mejorar para tener un desarrollo industrial”, y que “el gobierno nacional tiene que modificar al menos en el aspecto impositivo, el tema tarifas”.