Juicio contra dos médicos pampeanos

LA FISCAL HERNANDEZ SOLICITO DOS AÑOS DE PRISION EN SUSPENSO Y SIETE DE INHABILITACION

(General Pico) – La fiscala de General Pico, Ivana Hernández, solicitó una pena de dos años de prisión en suspenso y de siete años para ejercer la medicina, para los dos médicos pampeanos que están acusados del delito de Homicidio Culposo, por la muerte de una joven piquense acaecida en septiembre de 2011.
La funcionaria judicial había hecho el mismo pedido de pena en el primer debate oral y público que se hizo el año anterior contra estos mismos dos profesionales, los cuales fueran absueltos por el juez de audiencia Carlos Pellegrino. Meses más tarde, el Tribunal de Impugnación Penal (TIP) de La Pampa invalidó aquella sentencia y ordenó hacer un nuevo juicio. El abogado Jorge Salamone, quien patrocinó a la querella, pidió idéntica pena para ambos médicos.
Durante el cierre de la semana, se presentaron los alegatos finales en el juicio contra los médicos Carlos Fanjul de Santa Rosa y Ricardo Pasamán de General Pico.
La fiscala sostuvo que el 24 de agosto de 2011 Fanjul le practicó a la joven Ana Belén Ceballos, una Colangiopancreatografía Retrógrada Endoscópica (CPRE) en el Sanatorio Santa Rosa, que le dio el alta y la envió a Pico. La joven llegó a esta ciudad con muchos dolores y fue internada de urgencia en la Clínica Argentina. Hernández indicó que tras la práctica de la CPRE se constató una perforación en el duodeno, que derivó en el agravamiento del cuadro y en su posterior deceso.

Responsabilidad médica.
Sobre Pasaman, aseguró que tras cinco días de internación le dio el alta médica el 29 de agosto y que al día siguiente la joven regresó con un cuadro de evolución desfavorable. Tras ser operada de urgencia en la clínica piquense, fue derivada en grave estado a la Fundación Favaloro de Buenos Aires, donde falleció semanas más tarde.
La funcionaria judicial argumentó que Fanjul le provocó la perforación en el duodeno que agravó su cuadro y que no tomó los recaudos necesarios tras someterla a una CPRE. En cuanto a Pasaman indicó que no cumplió con los cuidados requeridos para este tipo de casos y no realizó el seguimiento correspondiente del estado de salud de la joven.
Por su parte, los defensores Sebastián País Rojo y Rodrigo Villa, solicitaron la absolución de sus defendidos, tras argumentar que no se había configurado ningún delito y que el cuadro fue atendido de la manera que lo requería.
Desde el inicio del debate la defensa alegó que en el estudio que se le practicó a la joven en la capital pampeana no se le produjo ninguna perforación, y que la misma fue producto de la evolución de la pancreatitis de leve a grave en los días siguientes.
Durante el debate oral y público que se llevó a cabo en los Tribunales de esta ciudad a lo largo de cinco audiencias, declaró cerca de una veintena de testigos, incluso hubo algunos más que en el debate anterior, al que no habían podido asistir. Entre los testigos, estuvieron los familiares de la joven fallecida, los médicos de la Clínica Argentina de Pico, un profesional de la Fundación Favaloro, un perito de parte aportado por la defensa, los médicos forenses de General Acha e integrantes del cuerpo médico forense de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. El lunes 26 de noviembre, el juez Pagano dará a conocer la sentencia del caso.