Inicio La Pampa Juicios abreviados: un 25% más

Juicios abreviados: un 25% más

EL FUERO PENAL REALIZO 31 DEBATES ORALES MÁS QUE EN 2017

Durante el año 2018, crecieron un 25% las sentencias dictadas en el marco de juicios abreviados -pasaron de 363 a 456- realizados por jueces de control, es decir, los que solo pueden condenar en este tipo de procesos. En cambio, las condenas dictadas por jueces de audiencia disminuyeron un 16,3%, pasando de 407 a 341.
El dato surge de la información estadística que difundió ayer la oficina de prensa del Superior Tribunal de Justicia de La Pampa. Allí explican que en la etapa de control intervienen los jueces de control, quienes solamente pueden dictar sentencias en los llamados juicios abreviados. En cambio, en la etapa de juicio participan los jueces de audiencia, quienes tienen facultades para llevar adelante juicios orales pero también procedimientos abreviados.
“Un dato adicional es que los abreviados también subieron un 8,1% en la etapa de juicio, pasando de 306 a 331; lo que implicó que los imputados involucrados en esos expedientes “estiraron” los tiempos procesales hasta donde pudieron y a último momento -cuando la causa ya estaba elevada a juicio- aceptaron negociar la pena para evitar el desenlace desconocido que implica afrontar un juicio oral”, dice el informe.
Entre ambas etapas del proceso penal (de control y de juicio), en 2017 se habían dictado 770 sentencias condenatorias; mientras que el año pasado fueron 797, o sea una suba del 3,5 por ciento. Del reporte surge, además, que los tribunales de Audiencia de Santa Rosa y General Pico realizaron 210 debates orales, 31 más que los realizados durante el año inmediatamente anterior, con 179. Se trata de un crecimiento del 17,3 por ciento. A pesar de ello, el año pasado, la justicia penal pampeana dictó una cantidad similar de sentencias condenatorias que en 2017 en las etapas de control y de juicio.

Por circunscripción.
Del total de 456 sentencias condenatorias en juicios abreviados dictadas en la etapa de control, 214 correspondieron a la Primera Circunscripción (Santa Rosa), 157 a la Segunda (General Pico) y las restantes 58 a la Tercera (General Acha). En Santa Rosa el incremento fue del 9,5%, pasando en el último año de 220 a 241; en General Pico, del 45,3%, al aumentar de 108 a 157; y en General Acha, del 65,7%, subiendo de 35 a 58.
“Estos números están asociados a una realidad: el procedimiento abreviado ya venía siendo utilizado con más asiduidad en Santa Rosa; mientras que en General Pico y General Acha mostró un gran incremento durante el año pasado”, explicaron.
En total, en 2018 los juicios abreviados se triplicaron en La Pampa, al pasar de 409 a 1.200, lo que significó una suba del 193 por ciento. No obstante, en Santa Rosa el incremento fue mucho menor, del 117 por ciento; en tanto que en General Pico y General Acha las subas fueron del 303 y del 292 por ciento, respectivamente.

Juicios orales.
En cuanto al crecimiento del 17,3% de los debates orales -se efectúan solamente en las Audiencias de Juicio de Santa Rosa y General Pico-, desde el Poder Judicial explicaron que existió una clara distinción entre ambas circunscripciones. En la Primera hubo un crecimiento del 41%, ya que se realizaron 120 debates contra los 85 del año anterior; mientras que en General Pico existió una merma del 4% (bajaron de 94 a 90). “Esto último está claramente vinculado con el uso mucho más intensivo de la herramienta del juicio abreviado en el norte provincial”, dice el informe.
“Además en esta etapa de juicio se observó una pequeña baja en la cantidad de absoluciones en los juicios orales, pues se redujo de 37 a 33, o sea en un 11 por ciento. Aquí la relación fue inversa, en Santa Rosa los fallos absolutorios bajaron un 26 por ciento y en General Pico subieron un 66,6”, añade.

Formalizaciones.
En cuanto a las formalizaciones, los números marcan una disminución del 7%, ya que en 2017 hubo 1.475 y en 2018, 1.372. “Durante el año pasado, solamente existió una baja significativa en el ámbito de la Primera Circunscripción, con una caída del 15,8%; en tanto que en General Pico y General Acha esos porcentajes fueron del 0,8 y del 6,3, respectivamente”, informó el STJ.
“Esa disminución tuvo que ver con una necesidad permanente de aplicar el principio de oportunidad y priorizar los delitos más gravosos por sobre los llamados de ‘bagatella’, es decir aquellas conductas humanas delictivas que, por su escasa significancia, no constituyen una lesividad relevante”, se explicó.
Finalmente, con respecto a las sentencias de autoría y responsabilidad penal -son las que recaen sobre menores que al momento de cometer un delito tienen 16 y 17 años-, prácticamente no hubo cambios. En 2017 se habían dictado 32 en ambas etapas (control y juicio) y el año pasado 35, apenas tres más, lo que equivalió al 4,3 por ciento del total de las sentencias condenatorias dictadas contra mayores de 18 años.

El abreviado.
Desde el STJ explicaron que el juicio abreviado es un procedimiento donde la fiscalía acusa al imputado por un hecho, tipifica el delito y reclama una pena; el imputado admite su participación y culpabilidad en el hecho -es una condición indispensable-; las partes convienen la sanción y luego ese acuerdo es homologado por un juez de control, que revisa la legalidad del procedimiento, pero no puede imponer una pena más gravosa que la requerida por el Ministerio Público Fiscal.
La ventaja que ofrece esta salida alternativa del conflicto penal es la reducción de los tiempos de resolución de las causas y la denamización el procedimiento. Así, un abreviado puede resolverse en días o semanas, mientras que para que se dicte un fallo en un juicio oral, en promedio, pasa no menos de un año.

Más presos con preventiva.
Un dato llamativo en la estadística de la Justicia provincial es el incremento del dictado de prisiones preventivas en la etapa inicial del proceso penal. El año pasado, los jueces de control dictaron 637 preventivas contra 395 del año anterior, lo que marcó una suba del 61,2%. Ese incremento se dio casi exclusivamente por lo ocurrido en Santa Rosa, donde existieron 180 resoluciones más de ese tiempo; marcando un incremento del 93,7 por ciento. Como contrapartida, en General Pico y General Acha esa tendencia hacia arriba solo fue del 4,5 y el 3,7%, respectivamente.