“Kuky” ya recorrió 9.380 kilómetros

CAMINANTE VISITO 22 CAPITALES Y VA A ALASKA

El raidista Martín Echegaray Davies arribó el sábado a la ciudad de Salta. El caminante nacido en Trelew, quien partió de Ushuaia en octubre del año pasado, hizo allí un alto en su derrotero previsto hasta Alaska. Ya recorrió casi diez mil kilómetros de los 23 mil que pretende para cumplir su sueño. Le queda pasar por su última capital de las 23 provincias, San Salvador de Jujuy, una meta que también se había fijado.
Kuky tiene 60 años y es descendiente de galeses y vascos, nativo de Trelew y dueño de un gran espíritu aventurero, está ejecutando su plan de caminar desde Ushuaia hasta Alaska, tarea que le demandará, según sus cálculos, unos 3 años. Partió el 31 de octubre pasado de Ushuaia. Su hoja de ruta está planificada de tal manera que, tras unir las 23 capitales provinciales, saldrá del país por La Quiaca para comenzar la aventura americana pasando por La Paz (Bolivia), Lima (Perú), Quito (Ecuador), Bogotá (Colombia), para luego adentrarse en América Central y finalmente cruzar de sur a norte toda América del Norte para llegar a las heladas tierras de Alaska.

Su hoja de ruta.
Los últimos pasos registrados en su libro de bitácora tienen los sellos de las áreas de Turismo de las provincias de Santiago del Estero y Tucumán. Luego, el 31 de agosto, Echegaray, tirando de su “carricatre”, comenzó a recorrer la ruta 9 en dirección a la anteúltima capital de provincia, Salta, donde tras transitar 316 kilómetros, arribó el 8 de septiembre.
En este trayecto el raidista se encontró con algunos inconvenientes climáticos. Un fuerte descenso de temperatura hizo que debiera soportar importantes heladas. Pero no todo son problemas, al menos por lo que cuenta: “pasando por una granja menonita, no podía dejar de comprarme un queso, un pan y un helado, angurriento el caminante”, bromeó en su cuenta de Facebook.

El carricatre sufre.
El carrito que acompaña su aventura fue ideado por él, y a esta altura evidencia problemas estructurales. En Trelew debió reemplazar y modificar el sistema de sus ruedas. En General Acha le hicieron un nuevo tren delantero. Y a lo largo de su camino tuvo que recurrir a soldaduras y otras tareas e mantenimiento.
Uno de los inconvenientes que debe sortear es el peso, porque cuando partió de Tierra del Fuego el carro solo pesaba 110 kilos, y con las adecuaciones eso aumentó sustancialmente y ocasiona roturas, además, lo complica para transitar la quebrada geografía norteña. “En Tucumán me regalaron una lona fina pero grande, entonces decidí pesar nuevamente mi ‘carricatre pilchero’, ahora pesa más de 195 kilos”, admitió.
Cuando Kuky decida seguir, tras algunas mejoras a su implemento, encarará el camino hacia su última capital: San Salvador de Jujuy. Serán 115 kilómetros pero en algunos casos bajo los efectos de la altura. Una vez allí, tendrá otros 289 kilómetros hasta La Quiaca. Ahí, mientras cruce la frontera mirará por sobre sus hombros y verá la última imagen de Argentina para adentrarse en la ciudad boliviana de Villazón.
A todo esto Martín Echegaray Davies mantiene bien alto el espíritu. En cada posteo, con innumerables fotos de gente que cruza o automovilistas que paran, o incluso le gritan palabras de aliento desde edificios, él reafirma su firme decisión de cumplir con su sueño diciendo: “Está todo bien”.