“La actual gestión municipal es lerda”

ARALDO ELENO ESTA CONVENCIDO QUE EN 2019 EL PJ VA A RECUPERAR SANTA ROSA

“Alguna vez me gustaría ser intendente de Santa Rosa, pero 2019 no es mi momento”, reconoció Araldo Eleno, quien no obstante se mostró persuadido que el peronismo volverá a gobernar próximamente la capital provincial. El edil se quejó de la “falta de gestión y de planificación” de la actual administración municipal, y dijo que en parte se debe a que el intendente Leandro Altolaguirre y sus secretarios “no caminan” las calles. En diálogo con LA ARENA el concejal admitió que “se advierte un deterioro importante” de plazas y paseos, y en general un estado “de abandono” de tareas que debiera hacer la municipalidad.
-¿La sesión de esta semana tiene puntos importantes?
-Creo que el proyecto que impulsamos para repudiar el ataque a la educación pública, y en defensa de la Universidad va a encontrar una adhesión casi total del cuerpo deliberante. Tal vez pueda surgir alguien que no acompañe, pero va a salir. También la concejal Alba Fernández (Humanismo) tiene una iniciativa del mismo tenor, y todo se va a tratar sobre tablas.
-¿Qué cuestiones están preocupando a los concejales?
-Son varias, y nos gustaría que los secretarios vengan a explicar al Concejo Deliberante, como por ejemplo sobre la puesta en funcionamiento de la nueva planta de asfalto, que viene tan demorada.
-Usted destacó hace algunos días que el secretario de Hacienda, Luis Evangelista, va al Concejo y ofrece explicaciones.
-Sí, eso es verdad. Siempre que lo convocamos estuvo, pero no sucede lo mismo con otros funcionarios, porque por ejemplo al secretario de Obras Públicas (Pablo de Dios Herrero) lo invitamos más de 30 veces, y nunca fue. Ahora mismo, y lo hacemos público, lo vamos a volver a invitar, porque son muchos temas que están sobre la mesa.
-¿A qué le puede temer que no concurre?
-La verdad es que no sé… pero algo tiene que quedar en claro, y es que nosotros no tenemos ninguna intención de chicanear, ni de poner palos en la rueda ni nada por el estilo. Pero queremos estar informados, y si estamos de acuerdo acompañar las gestiones que se lleven adelante.
-¿Cómo es lo de la nueva planta de asfalto?
-Nos enteramos lo que dicen los diarios. Indican que la están poniendo a punto,, pero la verdad es que esta gestión municipal es lerda de por sí nomás… basta fijarse lo que tardaron en comprar la planta, porque obviamente una licitación pretende buscar la oferta más conveniente, y que no siempre es la más barata. Esto es, se tiene en cuenta la capacidad técnica de la máquina y si es más cara se puede comprar porque resulta lo más conveniente. Sólo hay que justificarlo… pero hasta que se compró, cuánto tiempo llevó.
-Pero sería inminente la puesta en funcionamiento.
-Eso están diciendo, pero además que están pensando en vender asfalto que se produzca, y nosotros lo que decimos es que lo primero que tienen que hacer es solucionar el problema de los vecinos de Santa Rosa, que son acuciantes.
-Está previsto que se asfaltarán cientos de cuadras.
-Exactamente 167 cuadras… hay que tener en cuenta que una cuadra de asfalto, bien hecha cuesta unos 900 mil pesos, así que se invertirían unos 150 millones que va a poner la Provincia, en etapas.
-Habrá que tener en cuenta no asfaltar sobre lugares en los que hay pérdidas cloacales y de agua potable.
-Claro, es un relevamiento necesario antes de comenzar los trabajos.
-¿Usted advierte como nosotros las plazas con roturas, y los paseos en general con mugre y destrozos?
-Por supuesto. Ustedes ven eso porque caminan Santa Rosa. Les pregunto: ¿en tres años de gestión vieron alguna foto del intendente, o de sus secretarios caminando la ciudad? Es la forma de ver los problemas, en el mismo lugar, pero no lo hacen, y así se les complica. La ciudad, es verdad, está muy abandonada.
-Pero hay cuestiones para las que no se necesitan tantos recursos en plata.
-Por supuesto… Para usar una bordeadora y un poco de nafta no se necesita tanto.
-¿Cree que los operarios están enojados y no le responden a Altolaguirre?
-Puede ser que una parte de los municipales pueda estar enojada, pero ese no es el problema. Es verdad que algunos se pueden sentir menospreciados, no sólo mal pagos en cuanto a sueldos, sino también molestos porque les pagan horas extras por complementarias cuatro meses después.
Pero no creo que eso se traduzca en no responderle al intendente. Estoy seguro que la falta de mantenimiento y arreglos -que no requieren dinero- no tiene que ver con eso. Lo que falta es gestión y planificación…
Ustedes lo ven: todavía en muchas columnas se encuentran pancartas de candidatos de elecciones que ni siquiera nos acordamos cuándo fueron. No se necesita plata para retirarlos, sino una escalera y cortar un alambre… nada más que eso. Voluntad para mandar a hacerlo.
Pero la verdad es que estamos cansados de pedir información y nunca la dan. Esperemos que el secretario de Obras Públicas se digne a ir al Concejo.
-Ya hay varios precandidatos a intendente para 2019 en el PJ. ¿Usted no piensa en eso?
-Me gustaría alguna vez ser intendente de Santa Rosa, pero 2019 no es mi momento. Lo que sí digo es que me agradaría ser parte de un equipo que ayude a recuperar la ciudad.
¿Qué me sugiere que haya un abanico de pre candidatos? Me parece que la impotencia de ver Santa Rosa cómo está hace que muchos quieran hacer algo por la ciudad. Porque con poco se puede cambiar y mucho… Veo muy positivo que muchos quieran ser intendentes en la medida que se traduzca en un proyecto serio que le sirva a la gente.
-¿Creen que habrá cambio de signo político?
-Desde ya digo que el peronismo va a recuperar Santa Rosa, porque creo que hay propuestas, y gente con experiencia y equipos formados para ir transformándola. Pero tienen que estar todos los actores, el peronismo en su conjunto. Tener un proyecto serio y en base a eso ver después quién lo conduce.

En defensa de la Universidad pública y gratuita
“Vamos a presentar en la Comisión de Labor Parlamentaria un proyecto para que sea ingresado sobre tablas, pidiendo que el Concejo Deliberante exprese su más enérgico respaldo y defensa de la Universidad Pública, gratuita y de calidad entendido como un derecho genuino que el Estado debe garantizar a toda la sociedad argentina”, sostuvo el jefe de la bancada del PJ, Araldo Eleno.
La misma iniciativa también expresa “repudio y preocupación ante los permanentes ajustes y atrasos presupuestarios realizados por el Gobierno Nacional en todo el sistema educativo, imposibilitando el financiamiento real de las instituciones públicas, la suspensión de programas, investigaciones y convenios, el congelamiento de los salarios, la paralización de obras, deslegitimación de los reclamos de la comunidad educativa y científica”.
El concejal sostiene que “no se puede ser indiferente ante la situación que se está viviendo en las Universidades nacionales en donde todavía no han empezado las clases en este segundo cuatrimestre debido al reclamo docente por un salario digno. Creemos que entre todos debemos defenderlas. Muchos de nosotros somos producto de la enseñanza universitaria pública y gratuita y tenemos que hacer todo lo que esté a nuestro alcance para que en la Argentina el acceso a la educación universitaria siga siendo un derecho y que no se convierta en un privilegio”.

Proyecto.
Araldo Eleno menciona en su escrito que “nuestro país ha sido pionera en garantizar la Educación Pública, laica, gratuita y de calidad como herramienta para generar mayor igualdad de oportunidades. Que en este 2018 se cumplieron 100 años de la Reforma Universitaria en Argentina reivindicando el rol protagónico de la Universidad Pública en nuestra sociedad.
Que nuestras Universidades contribuyen también en la generación de conocimientos, en la investigación y en el estudio de innovaciones para el mejoramiento de la calidad de vida de toda la población”.
Razona que “el paquete de medidas que viene llevando adelante el Gobierno Nacional, en particular el ajuste fiscal al que se ha comprometido el Presidente ante el FMI, a cambio de un rescate financiero de 50.000 millones de dólares, viene sumergiendo a nuestro país en una crisis socio-económica que afecta a todos los sectores y en particular a la educación. El recorte presupuestario aplicado a la Universidad Pública pone en riesgo el financiamiento del sistema educativo en su totalidad tanto en infraestructura, investigación como salarios”, agrega.