La capital pampeana, con demasiado siniestros viales

Un accidentado día se vivió en Santa Rosa durante la jornada de ayer. Las calles se vieron pobladas de siniestros viales en diferentes puntos de la ciudad. LA ARENA registró por los menos cinco. Afortunadamente no hubo ningún caso fatal, pero sí una gran negligencia por parte de los conductores.
La sirenas sonaban una y otra vez, y ante la consulta, resultaban ser todas por accidentes de tránsito. Motos, bicicletas, autos y camionetas estuvieron involucrados en las colisiones.
Es evidente el colapso de la ciudad por la cantidad de vehículos que hay. Según el director de Tránsito, Víctor Riera, “la última vez se calculó 2,5 autos per cápita, es enorme la cantidad”. Si a esto se le suma que por las distancias cortas uno tiende a salir con el horario apretado, más la falta de estacionamiento, y la cultura, de por sí, poco respetuosa con respecto a las normas viales, la combinación resulta caótica.
“Ha habido un incremento del parque automotor, además falta conciencia en los conductores, porque manejar, maneja cualquiera, pero conducir no. Lo vemos, por ejemplo, en ceder o no el paso en una esquina”, explicó Riera.
“Tenemos muchos autos, las distancias son cercanas pero estamos acostumbrados a salir al límite del tiempo. Si tenemos que trabajar a las siete, salimos siete menos cinco”, dijo. Por esta razón, opinó que “a mí me gustaría que en las escuelas esté la materia de Seguridad Vial”.
En tanto, reveló que en la intersección de Perón y Uruguay, “la gente de señalamiento sacó un número de 25 mil vehículos, es decir que esa parte está más colapsada que la cantidad de vehículos que pasan por la Circunvalación”.

Algunos accidentes.
Ayer por la tarde, alrededor de las 18 horas, un auto Chevrolet circulaba por la calle Ameghino, mientras otra moto transitaba por la calle Telén, enfrentado al vehículo. Cuando los dos rodados atravesaron los semáforos de la Circunvalación, el Chevrolet no realizó el circuito de la rotonda que corresponde, dobló indebidamente a su izquierda -hacia la avenida Santiago Marzo-, y atropelló al motociclista.
Rápidamente llegó al lugar una ambulancia y personal de Accidentología. El hombre de 28 años fue trasportado al hospital para que controlen su estado de salud, aunque se pudo confirmar que solo tenía heridas leves.

Telén y Ferrando.
Cuando estaban trasladando al joven, aún se podían ver algunos patrulleros que habían asistido a otro accidente unos minutos antes, a unas cuadras de distancia, en la intersección de las calles Telén y Ferrando.
En esta ocasión, un Ford K iba por Telén, conduciendo aparentemente a velocidad normal, cuando una motocicleta, que circulaba por Ferrando, no frenó el tiempo necesario y colisionó con la parte trasera, al costado del vehículo.
Por esta razón, la mujer que iba a bordo tuvo que ser traslada en camilla al hospital.

Urquiza y Lisandro de la Torre.
Entre las calles Urquiza y Lisandro de la Torre, durante la tarde, también se produjo otra colisión. Los protagonistas fueron una Eco Sport blanca y una bicicleta. El transporte de dos ruedas finalizó debajo de la camioneta, y la mujer que iba a bordo tuvo que ser hospitalizada de urgencia.

Por la mañana.
Un motociclista debió ser internado ayer en el hospital Lucio Molas a raíz de un choque ocurrido en horas de la mañana en la avenida Perón, a la altura de la calle Las Jarillas.
El siniestro vial ocurrió alrededor de las 7.45 cuando un hombre circulaba a bordo de una moto marca Motomel 250 cc. azul por la avenida Perón desde Toay hacia Santa Rosa (sur a norte). En ese momento, un auto marca Ford K, ocupado por una mujer, circulaba en el mismo sentido que la moto pero por colectora.
El Ford K ingresó a la media rotonda, a la altura de Las Jarillas, para retomar hacia el sur pero ni bien intentó sobrepasar la avenida fue chocado por la Motomel en el medio de la puerta del conductor. Como consecuencia del impacto, el hombre del rodado menor salió despedido y cayó al pavimento con diversas lesiones en su cuerpo. La moto quedó a unos 20 metros del lugar del accidente.
La ambulancia, del Servicio de Emergencias Médicas (SEM), llegó a esa esquina pero con un poco de tardanza: a los 15 minutos del accidente. El motociclista, con mucho dolor en su cuerpo, fue trasladado al hospital Lucio Molas adonde permanecía internado.