“La compraventa disminuyó muchísimo”

CRECE LA PREOCUPACION EN LA CAMARA INMOBILIARIA DE LA PROVINCIA

El presidente de la Cámara Inmobiliaria de La Pampa, Pedro Arpigiani, aseguró ayer que “disminuyó muchísimo” la compraventa de inmuebles en la provincia, como ocurre en todo el país en líneas generales, y planteó un panorama oscuro y complejo para este año.
“Hubo una disminución muy importante en el mercado, en la actividad de compraventa de inmuebles. Y se nota mucho en la provincia y en todo el país, porque desaparecieron los créditos UVA y la expectativa de inflación es muy alta y subieron las tasas de los créditos. Los Procrear no están saliendo”, dijo.
Para el directivo, la situación es consecuencia de “la falta de actividad económica, la recesión que se fue generando y así terminamos a fin de año pasado. La escapada del dólar empieza a transformar la moneda (norteamericana) en un bien mejor que el resto, por lo que tampoco hay inversiones de los ahorristas”.
Además, resaltó que “la actividad inmobiliaria es la primera en recibir el impacto” de las medidas nacionales y del parate de la actividad económica. “También somos los últimos en salir de una crisis cuando la cuestión mejora”, agregó Arpigiani sobre el panorama económico.

Sin cambios.
Con respecto al año 2019 y las expectativas en el sector, el presidente de la Cámara Inmobiliaria contó: “No veo en particular nada que haya cambiado. La inflación y el riesgo país siguen altos y las tasas siguen el mismo camino para los créditos hipotecarios”, lo que desalienta la comercialización de inmuebles.
“Es complicado pensar que en esta circunstancia, la mejoría va a venir de la mano de la actividad del crédito, porque no vemos en el futuro que esto vaya a cambiar sustancialmente. Estamos observando un panorama desalentador”, siguió.
Por otro lado, Arpigiani explicó que el “mercado inmobiliario no está aislado” de lo que sucede en otros ámbitos de la economía nacional, golpeados por las políticas del gobierno de Mauricio Macri. “Necesitamos estabilidad para que los créditos hipotecarios tengan el efecto”, señaló.
También reconoció que “venimos de descenso de ventas de 2012 y 2013 con el cepo al dólar y después hubo otros movimientos. El Procrear para compra con los UVA fue una intención de adquisición mayor de inmuebles” pero tampoco tuvo un gran impacto a la actualidad.
Por último, advirtió que las regulaciones en los alquileres, con la sanción de diversas normativas, generaron en los potenciales compradores algunas dudas porque “ven que la rentabilidad anual que esperan no la van a tener” y prefieren quedarse, por ejemplo, con el ahorro en dólares.

Doce por ciento menos.
La situación del mercado inmobiliario también se observa en la Ciudad de Buenos Aires, donde la actividad sufrió una baja en las ventas del 12,2 por ciento durante 2018 con relación al año anterior, según informó el Colegio de Escribanos.
La entidad precisó que “el año pasado se firmaron 55.892 escrituras, contra las 63.680 registradas en 2017. El pico más alto de operaciones se registró en el primer cuatrimestre de 2018 con una suba del 37 por ciento, pero a partir de octubre se empezó a desplomar la compraventa. La cantidad de escrituras de diciembre representó una baja interanual del 41,1 por ciento, apenas por debajo la cifra de noviembre, cuando se alcanzó una baja de 45,8 por ciento”, indicó el diario Página/12.
En diciembre, agregó el medio porteño, el monto medio de los boletos de compra venta fue de 4.015.255 millones de pesos (103.352 dólares de acuerdo al tipo de cambio oficial promedio): creció 57,9 por ciento en un año en pesos, mientras que en la divisa estadounidense bajó 26,7 por ciento. Del total de operaciones concretadas en el último mes del año, el 7,2 por ciento se formalizaron a través de hipoteca bancaria (273 casos), mientras que un año atrás representaban el 32 por ciento.