Inicio La Pampa La crisis agobia: hay cola para pedir los préstamos del ISS

La crisis agobia: hay cola para pedir los préstamos del ISS

DESDE AYER SE FORMO FILA PARA LOS TURNOS QUE SE ENTREGAN DESDE LA MAÑANA

Una imagen que retrata la realidad de hoy se vio anoche frente al edificio del Instituto de Seguridad Social (ISS). Cerca de 20 personas, sentadas en reposeras y con mate en mano se dispusieron a pasar la noche para asegurarse un turno y así acceder a los renovados créditos personales que ofrece la entidad a los empleados estatales. «Estamos acá por necesidad, no es joda esto», aseguraron.
Tranquilamente, la postal -inusual en el centro santarroseño- podría asociarse a unos fanáticos de un equipo de fútbol, de una banda o artista, que quieren asegurarse su entrada para un espectáculo muy esperado. Sin embargo, el motivo por el que casi 20 personas se encontraban frente al edificio del ISS (9 de Julio 80) era totalmente diferente: la necesidad de acceder a un préstamo personal.
Esa fue la respuesta que un cronista de LA ARENA recibió por parte de los empleados que, con reposera y mate en mano, iban a pasar una larga noche en la calle. Si bien el destino del dinero podría variar, gran parte de los presentes confesaron: «tenemos que pagar cuentas».
La urgencia de muchos trabajadores se dio en que el Instituto «por adecuaciones de los sistemas informáticos» no entregó turnos para éste trámite durante todo el mes de marzo y recién, este lunes, se retoma la atención al público para las personas que desean sacar el crédito.
Lo vivido anoche, y que puede repetirse el próximo martes y jueves según advirtieron, es un clara postal de la turbulencia económica que atraviesa la Argentina y golpea con fuerza a los trabajadores.
Vale recordar que, a diferencia de otras entidades financieras, las tasas de interés de los créditos del ISS no están sujetas a índices exorbitantes, lo que permite a un trabajador poder afrontar el préstamo que, desde el próximo 9 de abril, ascenderá a 50 mil pesos.

«No queda otra».
«La necesidad que tengo para sacar el préstamo es más que nada la situación económica que estamos viviendo, me anticipé a los hechos porque tenemos lunes, miércoles y viernes, para poder sacar los turnos acá en el Instituto», explicó Silvia, una empleada municipal, que advertida por una amiga decidió hacer cola desde el domingo a la noche para asegurarse el acceso de un crédito.
La mujer aseguró que «es necesario hacer el sacrificio» porque «no queda otra». «Dan solamente 100 turnos y para cada persona que estuviera en la fila otorgan tres nada más. Lo que pasa es que cuando más tarde venís a sacar el turno, más tarde te depositan el dinero, y yo lo necesito pronto», precisó.
En su caso, el dinero lo destinará a realizar arreglos en su casa que, de otra forma, no los podría hacer. «Soy mamá sola con tres hijos grandes y trabajan, pero la que aporta en casa soy yo. Estoy edificando y están muy altos los insumos, la mano de obra, y si no fuera por este crédito no lo podría hacer».
Por otro lado, criticó el sistema de turnos, al cual lo calificó como «una tomada de pelo», y solicitó a las autoridades que lo revean: «Deberían ver de poder digitalizarlo, así se puede hacer todo en internet, desde casa, sin tener que estar doce horas acá esperando».

«Por necesidad».
Víctor Schmidt, ex secretario general de Sindicato de Obreros y Empleados Municipales, alertó que todos los empleados estaban ahí «por necesidad» y que dicha situación «era un reflejo de lo que está sucediendo en el país».
«Tenemos un gobierno Nacional que nos está matando de tal forma que la necesidad de la gente es muy grande, y esto es un fiel reflejo de lo que está pasando en el país. Yo quiero el dinero para viajar para conocer a mi nieta, y también para pagar cuentas y ponerme al día con los impuestos», señaló el empleado.
«Es un desastre como aumentó todo esto, nos están ahogando. Los estatales tuvimos un aumento pero acá cuando uno cobra ya los precios en los supermercados aumentaron automáticamente. Se están quedando con la plata de los empleados», apuntó el municipal.