Un sueño que se cumple

UN PREDIO A LA VERA DE LA LAGUNA DON TOMAS PARA EL FUTBOL FORMATIVO

El predio propio con las instalaciones adecuadas para el desarrollo del fútbol infantil es un viejo anhelo de los dirigentes de la Liga Cultural. La intención de contar con su propio “Ezeiza” -en referencia al predio que posee la AFA- era hasta ahora un sueño, pero en estos días está dando sus primeros pasos de realidad.
Luego de varias gestiones, la municipalidad cederá a la casa madre del fútbol local unos terrenos a la vera de la laguna Don Tomás y allí proyectarán este espacio, que se utilizará para complacer una demanda generada por miles de chicos cada fin de semana.
El espacio es una especie de triángulo de unas 5 hectáreas que está ubicado entre la pista de ciclismo Julio Ciaffoni, la calle Clavelinas y el camino paralelo a las vías del ferrocarril que arranca detrás de la Ciudad Judicial. Es una zona baja, en la que cruza un canal que desemboca en la laguna, y que en un vértice tiene un espacio con caldenes donde entre otras cosas sueñan con trasladar hasta a sede de la Liga Cultural.
“Es un lugar espectacular, con un potencial enorme y en el que hay que trabajar muchísimo”, resumió entusiasmado José Luis Gonzalía, protesorero de la Liga y quien llevó adelante las gestiones ante la municipalidad, acompañado por el presidente Guillermo Rechimont y el vice Alfredo Iturri.
El Ruso, histórico dirigente de Unión y Amistad y que actualmente está a cargo de la organización del fútbol infantil culturalista, explicó que observaron este predio a principios de año y que comenzaron las gestiones a través de la concejala Claudia Giorgis (FrePam).
Después hubo varias charlas de los dirigentes culturalistas con los concejales, en las que explicaron la necesidad de contar con un predio propio para el desarrollo del fútbol formativo, y desde el Concejo Deliberante le dieron el visto bueno para hacer una cesión que esta misma semana sería firmada. El lugar será cedido por 15 años, con la posibilidad de renovarlo automáticamente por 15 años más, y la municipalidad además colaborará para los trabajos preliminares como la nivelación del terreno, entre otros.

Ocho canchas.
Gonzalía es de esos dirigentes que hacen “trabajo de campo”, visitando las canchas cualquiera sea el equipo, colaborando permanentemente en los encuentros de infantiles y, en este caso en particular, llevando adelante los trámites con la misma pasión con la que edificó a su Unión y Amistad.
“La Liga necesita tener un predio para los más chicos por una cuestión de comodidad y de costos (habitualmente hacen los encuentros en Toay), porque si no es muy difícil para los clubes y para los padres trasladar todo permanentemente”, explica con ganas el Ruso mientras recorre el terreno, todavía con los yuyos altos y algunos montículos de tierra y escombros que serán desparramados una vez firmada la cesión.
En ese sentido, remarcó que cada fin de semana son más de 2.000 los chicos que forman parte de fútbol infantil (más sus padres o familiares) y que por lo tanto sería muy beneficioso, para todas las partes, concentrarlos en un predio cercano a la ciudad y de manera gratuita.
El proyecto incluye siete canchas con las medidas del fútbol infantil, más una con dimensiones reglamentarias de fútbol 11 que además serviría para los entrenamientos de los seleccionados de la Liga, o para que equipos o selecciones de otros lugares puedan utilizarla para entrenar en sus visitas a Santa Rosa. Además, en el futuro podría ser alquilada como para costear los gastos de mantenimiento del resto del predio.
“Igualmente, la intención no es utilizar la cancha reglamentaria para jugar partidos oficiales de la Liga. Es un predio para las formativas, para que los chicos tengan su lugar y dejen de andar de un lado para el otro”, aclara Gonzalía mientras se entusiasma nuevamente pensando en encuentros con los infantiles de la Zona Sur.
Y cierra mirando hacia el futuro predio: “Imaginate que en un par de años, cuando todo esté listo, acá podremos reunir a 4.000 personas entre chicos y padres. Es un paso muy importante para todos”.

La sede de la Liga y mucho más.
En el vértice que forman la calle Clavelinas con el camino paralelo a las vías del ferrocarril se proyecta el ingreso principal del predio. Allí mismo algunos dirigentes sueñan con edificar la futura sede de la Liga Cultural siempre que haya una aprobación de todas las partes, especialmente de los clubes que la componen.
Eso permitiría, además, liberar la sede céntrica de la calle Mansilla, que hasta podría ser alquilada o vendida para solventar los costos en el nuevo predio.
Unos metros hacia el interior del terreno, partiendo desde ese vértice, hay un sector poblado por caldenes que permite imaginar un lugar de esparcimiento una vez que el predio esté en funcionamiento. En ese sentido, el proyecto incluye hacer allí un espacio verde, con mesas y comodidades para que las delegaciones puedan reunirse a descansar o a comer durante los encuentros.
Y con respecto al canal de desagüe, que cruza todo el predio, la intención es acondicionarlo para que sea incorporado al paisaje como parte de la zona de recreación. “Tenemos muchas ideas y esperemos que desde diferentes sectores nos apoyen para que podamos hacer de esto una realidad, porque los costos son grandes. El predio está, ahora hay que trabajar”, señala Gonzalía.