“La demanda de créditos está parada”

PREOCUPACION EN EL BANCO DE LA PAMPA

El endeudamiento de las tarjeta de crédito, en las familias, “es una situación en algunos casos compleja”, admitió Iviglia, pero aclaró que el panorama en general no presenta complicaciones.
Los pedidos de créditos “están parados” y los préstamos UVA tienen hoy “una demanda nula”. Las altas tasas de interés afectan directamente a quienes van a solicitar dinero. Ese es el panorama hoy en el Banco de La Pampa, una situación generada por las políticas del gobierno nacional y que tiene “preocupadas” a las autoridades de la entidad provincial.
“La verdad es que 25 por ciento anual no es una tasa que se pueda sostener en el tiempo. Sinceramente estamos muy preocupados porque eso incide de manera directa en la demanda del crédito. Somos un Banco que nos dedicamos a la producción, a tratar de prestarle a las pymes de la provincia y de la región donde tenemos presencia, y la verdad que hoy la demanda de créditos está parada: es la otra cara de la recesión, eso a nosotros nos preocupa más allá de la situación particular del banco”, dijo ayer el presidente del BLP, Alexis Iviglia, al trazar un cuadro de situación respecto al momento económico del país y su afectación en la demanda de préstamos.
Iviglia encabezó ayer un acto de la Fundación Banco de La Pampa y luego habló con la prensa. Confirmó que las dos líneas de crédito UVA que la entidad lanzó el año pasado (una para hipotecarios y la otra para la compra de autos), “no tiene demanda”.
“En su momento, las dos líneas comenzaron a funcionar muy bien, pero las cuestiones del valor del UVA, de la inflación y otras situaciones generaron que al día de hoy la demanda de esos créditos (que están en vigencia) sea prácticamente nula”, apuntó Iviglia.
El funcionario insistió en que la tasa se mantiene a un valor muy alto y por ese motivo la actividad está frenada. “En estos días estamos participando, con el Directorio y con nuestros equipos, en la Expoagro, con una promoción de lo que es Compre Pampeano muy fuerte, de subsidio de tasas, la provincia subsidia 16 y el banco 5, pero la tasa que podemos ofrecer es del 25 %. Parece que a los valores de hoy es excelente, pero la verdad es que 25 % anual no es una tasa que se pueda sostener en el tiempo”, indicó.

Plazos fijos.
Iviglia también habló sobre los plazo fijo y aseveró que el Banco no tiene “ningún inconveniente con la cartera de depósitos”. La entidad, según dijo, tiene en sus 38 sucursales cerca 30 mil certificados de plazo fijo “y eso está tranquilo”.
“Venía bajando la tasa de plazo fijo a valores que llegaron a tocar casi el 50 por ciento, habíamos tenido varias bajas de tasas, pero la semana pasada subió la tasa de referencia casi al 60 %. Estamos ajustando lo que llamamos la cartera de plazos fijos, la pizarra, la tenemos que volver a ajustar al alza. También habíamos bajado las tasas activas, las que son de negociación de valores, de préstamos, de descubierto en cuenta corriente. Por ahora esa tasa no la vamos a tocar, aunque sí la tasa del costo de dinero, la estamos ajustando a valores de mercado, que obviamente al subir la tasa de referencia suben todos los bancos sus pizarras”, explicó Iviglia.
En ese sentido el titular del Banco expresó que tienen “la esperanza de que algún día las tasas se acomoden a la realidad de lo que esta provincia necesitaría, que es tasa de plazo fijo mucho más bajo para que las tasas de los préstamos sean mucho más bajas y sirvan a la producción, pero eso hoy no está sucediendo, ya desde hace un año”.

Tarjetas y cheques.
A Iviglia también se le preguntó sobre la morosidad y el endeudamiento a través de las tarjetas de crédito y dijo que pese a la situación económica “es normal”.
“El endeudamiento de las tarjeta de crédito, en las familias, es una situación en algunos casos complejas, pero tenemos un parque de alrededor de 150 mil tarjetas de crédito entre titulares y adicionales, entonces obviamente siempre hay mora, pero tengo que decir que en el caso del banco la mora es normal y habitual. No quiere decir que es cero, siempre hay un grupo que tiene algún problema, que se refinancia, que paga el mínimo, pero no vemos un índice de mora que crezca en un nivel preocupante para lo que sería una cartera de 150 mil clientes. Está un poco por arriba que el año pasado, pero muy por debajo de la media del sistema. Son porcentajes mínimos, 2 ó 3 por ciento, que es lo habitual”.
Por otra parte, el porcentaje de cheques rechazados aumentó. “Está un poco por encima de lo que era el año pasado, que teníamos menos de un cheque rechazado cada cien presentados y hoy estamos en 1,2: creció pero diría que es normal. Sí es cierto que hay muchos más cheques negociados, vemos que un pago que una empresa realizaba con un cheque a 30 días, ahora lo divide tal vez en tres cheques, a 30, 60 y 90 días, pero el índice de rechazo ha crecido un poquito, está bien, en valores absolutamente normales”.
Un millón de dólares por día
En su detalle sobre la actividad del banco, Iviglia afirmó que durante las jornadas en que el dólar escala y entra en zona de turbulencias “se vende un millón de dólares por día”.
“Con la venta del dólar se da una cuestión muy particular, cuando empieza a haber movimientos en el precio, que en general son al alza, nosotros empezamos a tener mucha más compras de lo normal. Cuando en general el precio se tiende a estabilizar, en el valor que sea, tenemos menos operaciones, pero cuando hay corridas llegamos a vender en las 38 sucursales cerca de un millón de dólares por día y en época en que no hay corridas, que el dólar está más tranquilo, vendemos neto de compra 300 ó 400 mil dólares diarios. Es lo que en general vende el banco”, apuntó.
Iviglia reveló que la semana pasada hubo un movimiento importante, cuando la divisa estadounidense pasó los 43 pesos. “Tuvimos algún movimiento la semana pasada, que además fue una semana corta, pero estábamos bien abastecidos para que el dólar no falte, así que no tuvimos ningún inconveniente, más allá del precio que se movió de 38 y tocó en un momento casi 44, pero es normal a la operatoria nuestra, que es traer los dólares de Buenos Aires. Nosotros los tenemos que traer al físico a Buenos Aires, traer hasta acá, y ponerlo a disposición de las 38 sucursales. Quiero decir que cuando el dólar se mueve quizás vendemos el triple de lo que vendemos en un día normal. Luego hay que mirar exactamente el día, si es más cerca que principio de mes o fin de mes, pero esos son los movimientos”, explicó.