Inicio La empresa John Foos toma pruebas para su planta
Array

La empresa John Foos toma pruebas para su planta

DESPEDIDOS DE CALZAR

En septiembre del año pasado, la empresa Alpargatas cerró definitivamente sus puertas, despidiendo a unos 130 trabajadores que podrían ahora tener una oportunidad laboral ante la posibilidad de que la firma John Foos, que produce zapatillas para adolescentes, se instale en esta capital provincial con el apoyo del gobierno de La Pampa.
Por ello, ayer a la mañana John Foos comenzó a realizar pruebas de aptitud a un total de 90 ex trabajadores de Calzar. La evaluación -de 36 aparadores y 54 cortadores- seguirá hasta mañana, en horarios desde las 8.30 hasta el mediodía en la Vieja Usina de la CPE. «Hoy es un día clave», afirmó el ministro de la Producción, Ricardo Moralejo.
Afirmó que «los primeros pasos que se dieron fue tomar cada currículum de los trabajadores, que fueron analizados por la empresa en Buenos Aires y les interesó. Tuvimos reuniones con el gremio textil y los directivos, que mostraron interés para realizar la prueba de aptitud para conocer la capacidad» de mano de obra.
«Quieren verificar si es concreto, en el lugar, lo que pusieron en cada currículum los trabajadores» que fueron convocados por el sindicato Asociación Textil de La Pampa «para tener un indicador de la capacidad de los empleados», señaló.

Más de 100.
Para la instalación de John Foos, agregó el funcionario, «hay que esperar cinco o seis meses» si es que finalmente la empresa considera positiva la prueba a los trabajadores y define su llegada a La Pampa. La idea es ocupar la planta que cerró Alpargatas y sino buscaría otro predio en la ciudad.
Moralejo, que encabezó las negociaciones que lleva adelante la Provincia para colaborar con la instalación de la empresa de zapatillas, destacó que la empresa tiene «un proyecto muy interesante para desarrollar a futuro» y que demandaría una ocupación superior a los 100 trabajadores.
«Estamos trabajando y vamos a colaborar en todo lo que podamos, así lo hemos acordado», dijo y siguió: «Acá el punto de mayor restricción es el recurso humano porque si convence a la empresa» la capacidad del personal, «directamente podemos decir que se avanzó en un 90 por ciento. Es una limitante para la actividad, ya que formar a un trabajador del sector lleva tiempo».

Interés concreto.
El ministro estuvo ayer en la Vieja Usina junto al subsecretario de Industria, Silvano Tonelotto, y el subsecretario de Trabajo, Marcelo Pedehontaá. «En no más de 30 días, la empresa podría tomar la decisión. Vinieron con máquinas de Buenos Aires para hacer las pruebas, lo que nos da la seguridad sobre un interés concreto», señaló.
La industria textil es una de las más golpeadas por las políticas del gobierno de Cambiemos. La apertura de importaciones y la caída del consumo, ocasionó miles de despidos en el país y más de 300 en La Pampa, con el cierre de Alpargatas, la empresa del parque industrial que hoy es un símbolo de la gestión macrista.