Inicio La Pampa "La Famiglia", una pyme especializada en quesos saborizados

«La Famiglia», una pyme especializada en quesos saborizados

Una vaca lechera en un pequeño tambo de Abramo dio origen a «La Famiglia», una pyme especializada en quesos saborizados y que también produce otros productos alimenticios que se venden en Santa Rosa y otras localidades dentro y fuera de la provincia.
La industria láctea en La Pampa tienen ya una gran trayectoria y una producción basada en la calidad y la variedad. Muchas de esas pymes y minipymes surgieron en algunas de las localidades más chicas de la provincia y, gracias al trabajo incansable de sus mentores, crecieron hasta hacerse grandes.
Ese breve resumen le calza perfecto a «La Famiglia», una empresa de origen familiar que con una vaca y un pequeño tambo supo desarrollar desde Abramo un nombre que elabora y vende quesos y otros productos para la mesa diaria o para eventos especiales.
«Nosotros empezamos a elaborar leche porque la verdad no teníamos otros recursos ni veíamos otra salida. Pero no sabíamos cómo encaminarnos, así que siempre hay alguien que entre mate y mate te aconseja o te dice algo y eso te abre el camino. Teníamos una vaca lechera y nos enteramos de que un hombre de Macachín necesitaba leche, así que nos mandó algunas vacas. Eso fue en el ’97 y nosotros al mismo tiempo empezamos a traer terneras desde la Colonia Menonita; así empezamos con el tambo», cuenta Mirta Fernández que junto a Rubén Gaccio hace más de 20 años llevan adelante La Famiglia.
La pareja tiene cuatro hijos y todos se involucraron en un proyecto que creció a partir de la formación de una quesería que finalmente se convirtió en el sello de la pyme: distintos quesos saborizados que se venden desde Santa Rosa hacia distintos puntos.
«Cuando decidimos arrancar con la quesería nos dimos cuenta de que teníamos que capacitarnos, hacer cursos, llevar técnicos de lácteos a la planta para que nos enseñen a hacer variedad de quesos. Cuando pusimos en marcha la fábrica comenzamos a vender y a llevar lo que hacíamos a Bahía Blanca y a Santa Rosa», recordó Fernández.
La pyme fue creciendo en producción y ventas y el siguiente paso fue tener un sello, algo distintivo en un mercado de gran competencia. «Necesitábamos tener algo que nos identifique, que sea nuestra marca, así que hicimos el saborizado: hoy tenemos con orégano, con albahaca, con ají, con pimienta. También un cremoso con finas hierbas, una variedad que nos permite ofrecer un abanico de sabores que son originales, son nuestros y la gente los recibe muy bien», resalta la pareja.
En La Famiglia elaboran pategras, sardo, cremoso, tybo. Además, fabrican empanadas y tartas listas para hornear. Y picadas especialmente preparadas, para dos o para grandes eventos («siempre se preparan en el día, por eso hay que encargarlas»).
«En 2007 abrimos nuestro local en Santa Rosa, en la calle Garibaldi, y estuvimos ahí hasta que logramos tener nuestro propio lugar que hoy es en Congreso y Smith», señaló Gaccio sobre el negocio que tiene a Emiliano (25) y Antonela (29) como caras visibles mientras que Luciano (35) es el maestro quesero encargado de elaborar los distintos sabores.
«Nuestros hijos son clave en todo este proyecto. Natalia (33) hoy trabaja por otro lado pero ella también fue iniciadora de todo, así que no puedo decir más que cosas lindas de ellos, más allá de que sea la mamá. Hemos pasado muchas cosas, muchos momentos, y ellos siempre nos sostuvieron. Es un orgullo que trabajen junto a nosotros».

Respaldo.
El desarrollo de La Famiglia encontró un respaldo clave en el gobierno provincial y en el Banco de La Pampa que a través de los años brindaron, a través de créditos, las herramientas necesarias para que la pyme pueda estabilizarse y proyectarse en su crecimiento.
«Siempre encontramos las puertas abiertas y eso ha sido clave para nosotros. Cuando vos no tenés respaldo propio o sos una pyme muy chica -como nosotros- no te queda otra que buscar apoyo externo. En nuestro caso, el gobierno cada vez que lo necesitamos, nos respondió y nos dio una mano. La mayor complicación para nosotros siempre ha sido el factor climático y en ese sentido el respaldo ante una situación fea siempre lo tuvimos», valoraron tanto Mirta como Rubén.
La firma láctea estuvo presente en la Expo Pymes desarrollada en Toay el mes pasado y allí pudieron ofrecer sus sabores en la carpa dedicada a la gastronomía de origen provincial.
«Nosotros siempre participamos en la Expo, en las ferias de emprendedores, en todos los eventos que reúnen a la producción pampeana. Nos gusta ir a todos lados. La Expo Pymes es muy importante, podés hacer intercambios con otras firmas del rubro y se abren puertas para negocios y oportunidades. Por eso, más allá de las ventas sirve como un vidriera para que te des a conocer».

Calidad pampeana.
La Famiglia forma parte un nutrido grupo de empresas que le da identidad a los sabores pampeanos, un sello que cada vez es más reconocido por los consumidores locales que valoran «lo hecho en casa».
«Es cierto que hay una tendencia en ese sentido. Hoy la gente reconoce que en La Pampa hay muy buena producción y que puede competir de igual a igual, o mejor aún, con los productos que vienen de afuera. Creo que es una manera de darle valor a lo que se hace en la provincia porque es la propia gente la que, cuando sale hacia otros lugares, puede difundir y promocionar lo que se hace acá».
En el cómodo local de la firma, los quesos se ofrecen en sus distintas variedades. Allí relucen los otros productos que, desde un pequeño tambo en Abramo, se criaron y crecieron hasta tener una identidad particular.
«Es muy importante que el consumidor te identifique con algo tuyo, que un queso tal o producto tal sea sinónimo de tu nombre. Para nosotros eso es un motivo de orgullo y a eso seguiremos apostando. A tener nuestro propio sabor».