Inicio La Pampa La Federal investiga a policías pampeanos

La Federal investiga a policías pampeanos

LAVADO Y NARCOTRAFICO

La filtración de un oficio judicial de una investigación por drogas en la provincia de La Pampa y en la que están apuntadas 25 personas, entre ellos personalidades ligadas a la compra y venta de vehículos, prestamistas, empresarios de la noche, tres personas de nacionalidad paraguaya, al menos tres policías de alto rango, el diputado provincial Espartaco Marín y personas con antecedentes por tráfico y tenencia de estupefacientes, pone prácticamente en jaque a la investigación que lleva adelante la Justicia Federal y que fue derivada hacia la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal Argentina y la División Lavado de Activos del Narcotráfico.
Lo ocurrido en las últimas horas solo logró abrir un abanico de especulaciones en la política local y provincial por el nombramiento del legislador del PJ; como también a las fuerzas policiales. La difusión de ese documento da la posibilidad también de que la Justicia Federal abra una causa para investigar desde cómo y quién o quienes filtraron el oficio. Algunas irregularidades invitan a sospechar de que se trató de una «jugarreta» política.

Oficio.
Lo cierto es que en el documento que trascendió se indica que la causa inició en el año 2016 a raíz de la denuncia de un testigo de identidad reservada, a los fines de investigar la supuesta relación de las 25 personas nombradas con el arribo de drogas a la provincia, la liberación de rutas hacia la capital y el crecimiento patrimonial de personalidades ligadas a los negocios nocturnos. Sin embargo hay quienes aseguran que en realidad la investigación inició a mitad del año 2018.
Fuentes confiables aseguraron ayer a LA ARENA que, pese a que se conocieron las identidades de quienes integran la lista, no hay ninguno imputado y tampoco hubo indagatorias.
El documento filtrado fue entregado en la Municipalidad de Santa Rosa el 21 de mayo pasado, y tiene fecha de emisión al día 16 de abril y estaba dirigido a la Dirección de Habilitaciones correspondiente a la comuna. Se cree que la información se filtró desde uno de los ámbitos municipales. Tenía carácter de «Muy urgente despacho» y la información recabada debía ir dirigida hacia la División Lavado de Activos del Narcotráfico y a la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la PFA.
Pero no sólo fue ese el lugar donde se envió el oficio. También llegó a oficinas de la administración, como es la Dirección de Catastro.

«No fuimos comunicados».
El jefe de la Policía de La Pampa, Comisario General (R) Roberto Ayala, fue consultado sobre el caso y confió que «oficialmente tengo el conocimiento que hemos tomado a través de los medios de comunicación. Nosotros no hemos sido comunicados, no se nos ha pedido ningún tipo de información».

-¿Eso no es irregular?
-A todas luces. Pero nosotros no hemos recibido ninguna solicitud de informe, no hemos recibido absolutamente nada. Hoy me consultaba si íbamos a iniciar actuaciones, y no. Lo único que tengo yo son trascendidos periodísticos.

-¿No le llegó la hoja del oficio?
-Nada. Tampoco sé si los comprendidos tienen conocimiento de esta investigación.
Si sé que este trascendido no es para nada normal. Que se dé a conocer a la opinión pública los detalles y quiénes son los involucrados en la investigación, la verdad es que me sorprende.
No se hace esa investigación en el ámbito de la policía evidentemente. Corresponde que no me avisen, para preservar los detalles de la investigación y asegurar el resultado corresponde que no me avisen. Me llama la atención.

-¿Corre riesgo la investigación?
-Obviamente. No sé absolutamente nada de lo administrativo tampoco. No tengo nada más que la información que ha salido en los medios. Hasta que no tenga más detalles y me ponga en conocimiento oficialmente de una situación en particular no podemos hacer nada.

-¿Van a hacer algún pedido a la Fiscalía Federal?
-Tenemos que evaluarlo.

Marín: “No tengo nada que ocultar”.
“Me tiraron un baldazo de mierda encima”, dijo el diputado provincial Espartaco Marín en referencia a la aparición de su nombre en un oficio judicial de una causa por drogas y lavado de activos y aclaró: “No tengo nada que ocultar”.
“Me enteré por los medios que estaba mi nombre en una lista y que era yo el diputado investigado, me resultó insólito. No tengo problemas con nadie, no conozco a nadie vinculado con el tema, entonces no me queda otra alternativa que relacionar esto con una cuestión política”, explicó.
Además, planteó la necesidad de que se aclare la situación, al manifestar que “no tengo nada que esconder ni nada que reservarme, no hay nada que ocultar. Yo estoy acostumbrado a defenderme en términos de políticas de Estado y no por un tema así. Es una acusación que no se sostiene”.
Por otro lado, Marín, jefe del bloque PJ, indicó que “ahora soy yo el que quiere que se investigue a fondo esta situación, porque me tiraron un baldazo de mierda encima” y “lejos de arrinconarme, lograron todo lo contrario. Quiero que se limpie mi nombre y apellido”.
Consultado sobre la vinculación política de la investigación que comenzó en 2016 y trascendió ahora en un año electoral -en agosto y en octubre se realizarán elecciones nacionales-, el diputado indicó que se trata de una causa que se tramita justamente en el fuero federal “de un gobierno nacional que no es el gobierno que uno comparte y al no tener otro argumento, lo relaciono con la política. Nunca me notificaron de nada, yo como diputado por ejemplo presento declaraciones juradas todos los años y se puede ver que no hay ningún tipo de enriquecimiento, y está todo claro”.
Durante la jornada de este domingo, a través de las redes sociales Marín recibió el “apoyo” de familiares, colaboradores en la Legislatura provincial y militantes del peronismo quienes resaltaron su “honestidad” y “trabajo militante”.

«Gravemente irresponsable».
En el listado de 25 personas incluido en un oficio judicial que se emitió en el marco de una investigación federal por venta de drogas y lavado de activos, y que fue filtrado en las últimas horas, incluye el nombre de al menos tres policías de la provincia de La Pampa de alto rango junto a personas que se encuentran ligadas a la compra y venta de vehículos, prestamistas, empresarios de la noche y tres personas de nacionalidad paraguaya.
En ese sentido, LA ARENA dialogó con varios allegados a los involucrados en la lista que se remitió al municipio santarroseño, quienes se mostraron sorprendidos de que los nombres de personas que poseen muchos años de servicio «aparezcan en ese listado con un montón de gente que sí tiene antecedentes y que hasta ha tenido condenas» por la tenencia y comercialización de estupefacientes. A su vez, resaltaron que debe tratarse con suma responsabilidad el caso debido a que «todos tienen un padre, hijos, hermanos, una familia. A los que andan en el ruido no les importa nada que aparezca su nombre en el oficio», indicaron.
Por otra parte, las fuentes a las que tuvo acceso este medio cuestionaron lo ocurrido y remarcaron que «si vos realmente querés que las cosas sean serias, que una investigación sea seria, no harías un oficio y lo mandarías al municipio».
En ese sentido, manifestaron que «es poco serio» debido a que «jamás se da el nombre de los acusados» y resaltaron que «es gravemente irresponsable».
Según el oficio emitido, la causa habría iniciado en el año 2016 luego de que un testigo, quien solicitó que su identidad sea reservada, presentó una denuncia. A partir de allí, se comenzó a investigar la supuesta relación de estas personas con el arribo de drogas a la provincia, la liberación de rutas hacia la capital y el crecimiento patrimonial de personalidades ligadas a los negocios nocturnos.
Los allegados enfatizaron en que se trata de un accionar «poco serio» y advirtieron que se pone en peligro la investigación que lleva adelante la Justicia Federal y que fue derivada hacia la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal Argentina y la División Lavado de Activos del Narcotráfico.

Cuando Tierno se disculpó.
Espartaco Marín ya se había visto envuelto en una acusación similar años atrás, cuando el entonces ministro de Seguridad Juan Carlos Tierno, lo acusó de estar vinculado al narcotráfico.
Sin embargo, en el año 2016, cuando se desempeñaba como titular de la cartera, Tierno visitó la Legislatura por un pedido de interpelación y aprovechó la ocasión para retractarse y pedirle disculpas. En ese momento, Marín sostuvo que «más allá de las diferencias que tuve, tengo y tendré con el ministro, reconozco que ese pedido de disculpas habla de su hombría de bien y las agradezco».