Inicio La fiesta de la Delio Valdez
Array

La fiesta de la Delio Valdez

La Delio Valdez volverá a Santa Rosa este sábado 25 de mayo para presentarse con el cumbión y DJ Sonido Parrandero. Será una noche de celebraciones, ya que la banda iniciará en nuestra ciudad la gira por sus 10 años de carrera, y además continuará festejando su reciente Premio Gardel como Mejor Album de Música Tropical por «Sonido subtropical». La presentación fue declarada de interés municipal por el Concejo Deliberante de Santa Rosa.
A diferencia de otros conciertos de La Delio, en esta oportunidad el espectáculo se realizará en el Club General Belgrano -avenida Belgrano 730-, a partir de la medianoche y con una gran puesta en escena.
Las entradas anticipadas se consiguen en 9 de Julio 56 en Santa Rosa; o Calle 17 esquina 18 en General Pico.

Lenguaje cumbiero.
La Orquesta de Cumbia Delio Valdez nació en 2009 en Buenos Aires. Conformada por 13 jóvenes músicos con un variado recorrido musical, viene realizando un trabajo de investigación e innovación dentro del género musical más bailado en todo Latinoamérica.
Con un profundo respeto por las raíces del género en la tierra Argentina (con más de medio siglo de historia) y en nuestro continente; La Delio Valdez (LDV) se apropia del lenguaje de la cumbia a su manera, aggiornando la formación de las grandes orquestas colombianas de Pacho Galán y Lucho Bermúdez, entre otros. Retomando la labor realizada por los grandes del género en la Argentina, en México, en Perú, en Colombia e intentando ir más allá de los rótulos de nacionalidad.
El repertorio está conformado a partir composiciones propias y del cancionero tradicional de cumbias colombianas, mexicanas y peruanas, arregladas y orquestadas para la formación. La misma se compone de una sección rítmica de timbal con bombo y tambora; tumbadoras; güiro y/o maracón, bongó y tambor alegre; guitarra y bajo eléctricos; más una sección de vientos compuesta por saxofones alto y tenor, clarinete, dos trombones y dos trompetas. Las voces estables están a cargo de Pedro Gabriel Rodríguez (timbal) y Manuel Cibrián (guitarra). En cada presentación de la orquesta se suman cantantes invitados, que aportan distintos climas y colores al espectáculo. Así, participan Ivonne Guzmán (Colombia), Black Rodríguez Méndez (Argentina), y Luis Mina (Perú).

Gardel.
El pasado 14 de mayo en la ciudad de Mendoza se entregaron los Premios Gardel a la música y La Delio Valdez se llevó un galardón como Mejor Album de Música Tropical, por su cuarto disco «Sonido Subtropical». El año pasado, antes de que saliera el trabajo discográfico, la banda visitó Santa Rosa y Pedro Rodríguez, timbal y voz estable de la orquesta, dialogó con LA ARENA sobre este disco. Era la primera vez que editarían un CD con canciones propias desde el primero al último tema. «Siendo argentinos, y siendo el último pedazo de Latinoamérica, por suerte nosotros tuvimos la posibilidad de conocer todo lo que pasó de Ecuador para arriba, que es algo que nutre mucho», explicó el músico. «Y con todo eso que escuchamos en estos 9 años (ahora 10) que venimos laburando, fue como una síntesis de ese conocimiento y volcarlo a composiciones propias», sintetizó. «Desde el sonido, cómo queremos que suenen los instrumentos, desde los colores que le queremos dar. Hay muchas cosas andinas, hay cosas del litoral, el disco es muy variado en ese sentido por la posibilidad que tuvimos de curtir y de escuchar todo lo que sonó en Latinoamérica, que es la base de lo que hacemos nosotros».

Cooperación sociocultural.
Como orquesta cooperativa, La Delio Valdez desarrolló una productora cultural llamada Delirio Valdez Produce desde la que ha realizado y lanzado de forma independiente sus trabajos discográficos.
También produce el «Cumbión de La Delio Valdez», fiesta temática con DJ’s investigadores del género y VJ’s de vanguardia de la escena local, donde miles de personas bailan cada fin de semana con las mejores cumbias del continente sonando en Long Plays de vinilo y con el show en vivo de la orquesta.
Ha llevado su música a diversos contextos de encierro como cárceles, institutos de menores y neuropsiquiátricos, y participan regularmente de eventos de trabajo social en los barrios y zonas de mayor riesgo social de su entorno, procurando apoyar el trabajo de las organizaciones sociales y compartir la alegría de la cumbia con todos, aquellos que pueden y aquellos que no pueden pagar una entrada a un concierto.