La fiscalía pidió cárcel común para Baraldini

REPRESOR DE VIAJE

La Fiscalía Federal de Santa Rosa solicitó que se revoque el beneficio de la prisión domiciliaria que goza el represor Luis Enrique Baraldini luego que se descubriera que utilizó un colectivo de línea para viajar de Buenos Aires a Santa Rosa. La novedad trascendió ayer en círculos judiciales luego del enfático pedido que hizo el Movimiento Pampeano por los Derechos Humanos. El requerimiento se fundamenta en que el represor tenía expresamente prohibido manejarse en medios públicos de pasajeros.
Tal como se preveía, la Fiscalía Federal pidió que Baraldini vuelva a la prisión común tras el fuerte rechazo que provocó el viaje en colectivo que realizó el fin de semana desde Buenos Aires, donde había viajado a realizarse estudios médicos, a Santa Rosa, donde tiene fijada su residencia mientras se sustancia un nuevo juicio por la represión en la Subzona 14 que lo tiene como uno de sus principales acusados.
El pedido de Fiscalía, si bien no pudo confirmarse oficialmente, se veía venir: la publicación de las fotos en varios medios de comunicación de Baraldini en la Terminal de Omnibus de Santa Rosa provocaron un enorme rechazo social y pusieron en evidencia la impunidad con que se maneja el represor.
Pero además revelaron que la Fiscalía Federal no había sido informada del pedido que el acusado formuló hace un mes, ni de la subsecuente autorización que le dio el Tribunal Oral Federal para concretar el viaje. Este dato lo reveló el Movimiento Pampeano por los Derechos Humanos en la conferencia de prensa que brindó el lunes en la sede del Sindicato de Prensa.
Esta suma de hechos motivó el pedido para que el ex militar -que estuvo muchos años escondido en Bolivia- vuelva a cumplir la prisión en una celda de la Colonia Penal de Santa Rosa, como venía haciendo hasta hace poco, y espere allí el veredicto del Tribunal Oral Federal que lo está juzgando en la causa conocida como Subzona 14 II.
Si bien Baraldini tenía la autorización para viajar a Buenos Aires, el TOF le había impuesto como norma de conducta no hacerlo utilizando medios públicos de pasajeros. Este quebrantamiento justificaría el regreso a la cárcel común del encartado, tal como vienen reclamando las organizaciones defensoras de los Derechos Humanos desde antes incluso que trascendiera esta situación.

Estación Retiro.
El sábado por la noche, una integrante del Mpddhh que fue víctima indirecta del terrorismo de Estado, se encontró con el ex militar en la estación de ómnibus de Retiro en Capital Federal, lo cual le generó una “situación de terror”. Inmediatamente dio aviso a sus compañeros de la agrupación, que escracharon al ex militar el domingo por la mañana cuando llegó a Santa Rosa. Lo hicieron con carteles que decían “genocida” y con ruidos para que “la sociedad se dé cuenta de la impunidad de la que gozan” estas personas.
En la Terminal de Omnibus de Santa Rosa, Baraldini fue recibido por el abogado Omar Cayre, quien lo representa en el juicio y es además su yerno.
Cuando se concrete el pedido de la Fiscalía Federal, quedará esperar la decisión que tomará la Justicia Federal ante esta situación.