Inicio La Pampa La historia del homicida en libertad: sigue robando

La historia del homicida en libertad: sigue robando

JUSTICIA INCREIBLE

La Policía detuvo ayer a un joven que había reventado la puerta de ingreso de un departamento céntrico y que estaba con claras intenciones de sustraer pertenencias del inmueble. Se trata de Walter Bailo, un muchacho a quien el año pasado le imputaron el homicidio de Martín «Monchi» Tomasso, y quien cuenta además con frondosos antecedentes y condenas varias. Quedó detenido y hoy será acusado formalmente por la Justicia santarroseña.
Bailo había sido condenado en marzo a un mes de prisión de efectivo cumplimiento por hurto, robo y daño. En el mes de diciembre, el joven de 18 años también fue condenado por otros dos hechos de hurto simple en grado de tentativa y robo simple. También fue condenado a 4 años por el Juzgado de la Familia y el Menor, por el homicidio en el centro local, aunque la condena no está firme y por eso continúa libre. El representante del Ministerio Público Fiscal había pedido 9 años.
En cuanto a la tentativa de hurto por la cual fue detenido ayer, LA ARENA consultó a fuentes policiales que indicaron que el episodio ocurrió aproximadamente a las 11 en la esquina de Olascoaga y Juan B. Justo, en un complejo de departamentos. Allí el detenido habría reventado la puerta de ingreso de uno de los inmuebles a los fines de robar algunas pertenencias. Sin embargo la presencia de personal policial de la Seccional Tercera evitó que se cometiera el hecho y el joven huyó del lugar.
A pocas cuadras de ahí, en Olascoaga y avenida San Martín, Bailo fue aprehendido por los uniformados. El muchacho no tenía ninguna pertenencia ajena, aunque el sólo hecho de estar cerca del lugar, sumado a los innumerables antecedentes por robo que pesan sobre él, lo ponen en una situación desfavorable y todo apunta a que él fue quien intentó robar en el departamento. La Justicia lo acusará formalmente hoy a la mañana.

Homicidio.
El domingo 10 de junio del año pasado Bailo estuvo involucrado en el homicidio de «Monchi» Tomasso. El hecho ocurrió en la madrugada, a la salida de un boliche céntrico. La víctima recibió una puñalada mortal a la altura de la axila derecha, lo que le ocasionó una hemorragia en el bazo y lamentablemente encontró el fatal desenlace cuando profesionales de la salud lo estaban interviniendo quirúrgicamente. Antes de esa operación el muchacho había sufrido un paro cardíaco al momento que era trasladado al hospital Lucio Molas.
Ese mismo día la policía desplegó sus fuerzas hacia la vivienda de uno de los sospechosos, un chico de 18 años de apellido Moro Rodríguez, domiciliado en el barrio Zona Oeste Quintas. Allí detuvieron a dos sospechosos, entre ellos Bailo, que en ese entonces tenía 17 años.
Al día siguiente se entregó un tercero, también menor de edad, y se hizo una audiencia de formalización donde se conoció que Bailo había sido el autor de la puñalada mortal. Toda la secuencia fue filmada por cámara de videovigilancia cercana al lugar del homicidio. A partir de ese momento quedó detenido en el Ipesa y luego recobró la libertad. Pocos días después del asesinato el chico cumplió los 18 años, pero fue juzgado como un menor.

¿Por qué está libre?.
En el transcurso del proceso penal el acusado entró y salió de varias comisarías y estuvo involucrado en hechos delictivos de toda índole.
Cuando llegó el momento de imponerle una pena por el asesinato, el representante del Ministerio Público Fiscal requirió una pena de 9 años de prisión, donde le unificó otros delitos que cometió mientras todavía era menor, además del homicidio; y el juez de la Familia y el Menor lo condenó a cuatro años de prisión de efectivo cumplimiento.
De acuerdo a fuentes consultadas por LA ARENA, esa reducción de pena no significa más que acatar lo dictado por la ley; y se le impuso el máximo rigor.
Sin embargo Bailo no está cumpliendo la condena porque aún no está firme, ya que hubo apelaciones y será el Tribunal de Impugnación Penal (TIP) quien deberá dejar firme esa condena. Justamente se indicó que habrá una audiencia del TIP fijada para los próximos días por el homicidio y se aguarda que la sentencia finalmente quede firme.

Otras condenas
Hurtos, robos simples, daños, entre otros ilícitos, son los motivos para que la Justicia condenara a Bailo en al menos dos oportunidades recientes. Una de ellas ocurrió en marzo, cuando se lo condenó a un mes de efectivos cumplimiento por ser autor del delito de daño simple. A esa condena, el juez Carlos Chapalacaz la unificó con otra anterior y le impuso cinco meses de prisión de cumplimiento efectivo.
La condena anterior correspondía al mes de diciembre. En ese entonces, y a través de un juicio abreviado, el juez Andrés Olié lo condenó a cinco meses de prisión de cumplimiento efectivo por los delitos de hurto simple en grado de tentativa y robo simple, en dos legajos diferentes. En esos hechos el imputado intentó apoderarse de una Play Station que estaba dentro de una vivienda y sustrajo un criquet del baúl de un Peugeot 205.