“La lista se hizo siguiendo los parámetros del IPAV”

GENERAL PICO: RECLAMOS Y DENUNCIAS POR ADJUDICACIONES DE VIVIENDAS

Luego que el IPAV (Instituto Provincial Autárquico de la Vivienda) difundiera el listado de los 400 beneficiarios de las casas sociales que se entregarán en el sector del barrio Federal de General Pico, las autoridades y personal del organismo, atendieron ayer a la mañana diferentes consultas, reclamos y denuncias, que hicieron algunos de los vecinos que no fueron favorecidos. Un grupo de mujeres ayer a la siesta cortó la calle y se manifestó frente al domicilio de Jorge Tébes, presidente del IPAV, en reclamo de “una casa o trabajo” (Ver aparte).
El gerente de adjudicaciones del organismo provincial, Rogelio Schanton, explicó que se tomarán 15 días para investigar las denuncias que presenten los vecinos y remarcó que cerca de dos mil inscriptos, seguirán sin casa.
“La lista se hizo siguiendo los parámetros del IPAV y está abierta para que la gente controle y denuncie si hay alguna irregularidad. Vamos a tomar estas dos semanas para atender a la gente y llevarnos todos los reclamos, y nos vamos a tomar 10 ó 15 días para que el departamento legal conteste las denuncias”, dijo.

Prioridades.
Schanton además repasó los aspectos y las prioridades que se tienen en cuenta en el otorgamiento de una vivienda social. “El primer punto es la fecha de residencia, y quienes son nativos de Pico cuentan con un puntaje mayor que cualquier otra persona que haya venido en otro momento. Otro punto importante es la fecha de inscripción y tiene mucho que ver el informe social que hacemos”, señaló.
“Las denuncias tienen que ser por la residencia o por si tiene algún bien, que a nosotros nos puede pasar porque si bien cruzamos la información con catastro y con alguna otra entidad bancaria, alguien puede comprar una casa con un boleto de compraventa y eso no nos figura”, sostuvo.
“Además puede haber algún caso de que tengan alguna propiedad y puede ser que haya un concubino que tiene una casa y nosotros tenemos a la señora sola y no nos aparece la pareja. Por eso nos vamos a tomar diez o quince días para contestar estas inquietudes”, agregó.

Necesidades.
El gerente de adjudicaciones del IPAV, refirió que las viviendas quedaron listas luego que Camuzzi terminara los trabajos de conexión de gas, aunque aún no precisó la fecha de entrega. Sin embargo aseguro que “no va a pasar tanto tiempo” dado que hay “mucha gente con contratos (de alquiler) vencidos”.
También informó que para esta adjudicación, se hizo “un corte en el 2012”, dado que “si el puntaje lo tomás por la fecha de residencia y por la fecha de inscripción, llega un momento que se corta solo”.
La futura entrega de 400 viviendas sociales viene a resolver apenas una parte del déficit habitacional de General Pico, dado que aún quedarían otras 2.000 personas sin casa y que no tendrían una solución cercana.
“Andamos en 2.400 inscriptos, o sea que nos quedan 2.000 personas. En esto queremos ser claros, porque el Gobierno Nacional se tiene que acordar de La Pampa. Estas casas sociales hacen falta mayormente en las grandes ciudades, porque para los pueblos de menos de 10 mil habitantes, el Gobierno Provincial implementó un plan para ir dando soluciones. Creo que nuestro Presidente tendrá que empezar a mirar un poco para la gente y no tanto para el Fondo Monetario (FMI) y hacer un trabajo como el que se venía haciendo y solucionar los problemas de las provincias”, finalizó.

Reclamo frente a la casa de Tébes
Cerca de una treintena de mujeres que no resultaron beneficiadas con la adjudicación de viviendas sociales en la ciudad, se movilizó ayer a la tarde hasta el domicilio de Jorge Tébes, presidente del IPAV.
Las manifestantes ocuparon la calle en la esquina de 2 y 3, donde tuvieron un diálogo con Héctor Corredera, gerente técnico administrativo del organismo provincial, a quien le dejaron sus quejas y reclamos.
Las mujeres se consideraron discriminadas y cuestionaron la asignación de las viviendas a personas que no las necesitan porque ya tienen otras propiedades. También aseguraron que hubo “acomodos” en el reparto y pidieron que se revise el listado. Además expusieron sus situaciones particulares y exigieron la entrega de “una casa o trabajo”.
El funcionario del organismo provincial, intentó calmar los ánimos y les pidió a las manifestantes que en caso de estar seguras de sus afirmaciones, que presentaran una denuncia para que se investigue el caso.
Durante varios minutos el tránsito vehicular permaneció cortado en el sector, dado que las mujeres ocuparon la calle.
En el lugar estuvo presente Lucas Rinaldi, segundo jefe de la Comisaría Segunda y el titular de la UR II de Policía, comisario Daniel Güinchinau. Anoche las mujeres trasladaron la protesta frente al Palacio municipal, donde se esperaba que hicieran una olla popular.