miércoles, 18 septiembre 2019
Inicio La Pampa "La mayoría, perseguidos por su actividad gremial"

«La mayoría, perseguidos por su actividad gremial»

DIA NACIONAL DE LA MEMORIA

La diputada provincial Alicia Mayoral (PJ) se refirió al Día Nacional de la Memoria, por la Verdad y la Justicia y destacó que «las democracias se fortalecen con verdad, justicia, responsabilidad cívica, cooperación, solidaridad, paz, inclusión, trabajo, bienestar general y participación genuina en el quehacer nacional, siempre en un marco de tolerancia y respeto mutuo por las ideas, deseos y aspiraciones de todos».
«Estas deben ser las banderas que debemos tomar argentinas y argentinos, más allá de nuestras saludables diferencias, solo así podremos honrar la memoria de aquellos que no están», indicó Mayoral, agregando que la última dictadura cívico-militar «padecida» entre 1976 y 1983, «hizo enarbolar -con dolor- para toda la posteridad las proclamas de memoria, verdad, justicia y nunca más».
Afirmó que en La Pampa «muy lejos de ser una isla, el terrorismo de Estado produjo sus víctimas. Cerca de 450 trabajadoras y trabajadores de la Administración Pública Provincial fueron despedidos o prescindidos, junto a otros pertenecientes a organismos nacionales. La mayoría de ellos perseguidos y despedidos por su actividad gremial o militante, contraria al régimen de facto».
Además, planteó que «hubo más de 260 personas detenidas, demoradas o encarceladas sin causa ni proceso judicial, o secuestradas ilegalmente. Muchas de ellas fueron vejadas, humilladas o torturadas. En territorio pampeano se efectuaron cinco ejecuciones víctimas del terrorismo de Estado».

52 pampeanos.
Según datos «oficiales», explicó la diputada, «52 pampeanos fueron desaparecidos y desparecidas en distintas ciudades del país, entre ellos dos niños nacidos en cautiverio y que viven con una identidad que no es la biológica. En octubre de 2017, tuvimos la inmensa alegría de recuperar a uno de esos niños, la nieta 125, hija de Lucía Tartaglia, una de nuestras desaparecidas».
Agregó que «un número no determinado aún de comprovincianos, sufrieron el exilio interno y externo, viviendo segregados de la sociedad en diferentes puntos del país, llegando incluso a tener que exiliarse debido a la persecución impuesta por el llamado Proceso de Reorganización Nacional».