La Pampa entre las menos dependientes

TRANSFERENCIAS NO AUTOMATICAS DE FONDOS NACIONALES A LAS PROVINCIAS

Un informe privado apoyado en datos de 2017 revela que nuestra provincia está entre las menos beneficiadas del país con fondos que la Casa Rosada distribuye en forma discrecional a los distritos. Las que más dependen de la ayuda son La Rioja y Jujuy.
La Pampa se encuentra en el lote de las provincias que menos dependencia tienen de las transferencias discrecionales del Estado nacional. Se encuentra séptima en ese ranking, el cual es encabezado por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) y la provincia de San Luis. Así lo revela un informe publicado por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf). El trabajo afirma que las más dependientes en la actualidad son La Rioja y Jujuy.
El informe comienza describiendo la situación a la que se enfrenta el país a partir del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) según el cual el Ministerio de Hacienda de la Nación se comprometió a bajar el déficit fiscal a partir de un recorte de 30 mil millones de pesos en obras públicas, pero también en otros ajustes vinculados a salarios, subsidios y transferencias a las provincias.

Automáticos o discrecionales.
Este último punto es el analizado por el Iaraf en un informe de reciente publicación. El Instituto recordó que el Estado Nacional envía recursos a las Provincias a través de las transferencias “automáticas”, como la Coparticipación Federal de Impuestos que se rige por ley, y de las “no automáticas”. Estas últimas son los recursos no fijados por ley, como los fondos para pagar sueldos o para obra pública y vivienda.
El trabajo sostiene que las transferencias “no automáticas” representaban en 2017 un 1,4% del Producto Bruto Interno (PBI), mientras que en 2020 representarían cerca del 0,2 por ciento. A esta rebaja se llegaría por dos vías: el cumplimiento por parte de las provincias de la Ley de Responsabilidad Fiscal aprobada a fines de 2017 -a la cual La Pampa y San Luis no se adhirieron-, y una reducción adicional dispuesta por la Casa Rosada, de acuerdo al entendimiento firmado con el FMI.

Dependencia.
En ese contexto, el informe del Iaraf se apoya en un interrogante concreto: ¿Cuánto dependen las provincias de estos fondos discrecionales? El Instituto elaboró un ranking de las que mayor dependencia tienen, el cual está encabezado por La Rioja, una provincia gobernada por el justicialista Sergio Casas, con el 21,5%; seguida en segundo lugar por Jujuy, cuyo gobernador es el radical Gerardo Morales (Cambiemos), donde el 21% de los recursos están compuestos por las transferencias “no automáticas” o discrecionales.
Más abajo aparecen: Misiones, 15; Chaco, 13,9; Formosa, 13,5; Santiago del Estero, 12,8; Salta, 12,5; San Juan, 11,3; Tierra del Fuego, 10,5; Corrientes, 9,3; Catamarca, 9,2; Entre Ríos, 9,1; Tucumán, 8,7; Neuquén, 8,6; Santa Cruz, 8,5; Mendoza, 8,3; Chubut, 7,8; La Pampa, 7,7; Río Negro, 7,5; Córdoba, 7; Santa Fe, 6,9; Buenos Aires, 6,6; San Luis, 3,5 y CABA, 3,3 por ciento.

Debajo de la media.
En el ranking de las más dependientes, La Pampa aparece en el decimoctavo lugar, con un 7,7 de incidencia de las transferencias no automáticas en el total de sus recursos. Ese porcentaje está por debajo de la media de las provincias, que el Iaraf ubica en 8,3 por ciento.
“Aquellas provincias en las cuales las transferencias no automáticas representan más del 10% de los ingresos totales provinciales registran un relativamente elevado grado de dependencia y sus finanzas podrían verse afectadas por un límite en los envíos de este tipo”, concluye el Instituto Argentino de Análisis Fiscal en su estudio.
Otro dato que arroja el trabajo es la comparación con lo ocurrido en otros años, para compararlos con 2017. Así surge que en 2007, último año de la presidencia de Néstor Kirchner y la primera gobernación de Carlos Verna, la dependencia fue de 11,2 por ciento. Cuatro años después, cuando concluía el primer mandato de Cristina Fernández de Kirchner y también el primero de Oscar Mario Jorge en La Pampa, las transferencias no automáticas eran del 7,4 por ciento. En 2015, último año de CFK y Jorge en las gestiones nacional y provincial, respectivamente, el porcentaje fue el más bajo, 2,8 por ciento. En 2016, primer año de Mauricio Macri en la presidencia y primero de la segunda gobernación vernista, las transferencias no automáticas a La Pampa se ubicaron en el 7,7 por ciento.