La PFA secuestró 200 kilos de marihuana en el puesto de Catriló

HAY DOS DETENIDOS

La Policía Federal Argentina decomisó en la madrugada de ayer unos 200 kilogramos de marihuana en el Puesto Caminero de Catriló. La droga viajaba escondida en una camioneta que oficiaba de taxi. Había salido desde La Matanza, Buenos Aires, y en principio se cree que tendría como destino a ciudades de las provincias de Neuquén, Chubut o Santa Cruz.
El cargamento fue descubierto por el can adiestrado “Rocko” de la fuerza federal. De acuerdo a lo indicado por fuentes cercanas a la investigación a LA ARENA, eran dos los vehículos que circulaban con la carga, y accedieron a ella gracias a que primero detuvieron la marcha de un auto, “el puntero”, en el cual viajaba un hombre de nacionalidad paraguaya. Este hombre y el conductor del taxi -dos mayores de edad- quedaron detenidos y fueron trasladados a la dependencia de la calle Juan B. Justo, en Santa Rosa. Además de la marihuana, secuestraron $ 30 mil y teléfonos celulares.

Procedimiento.
Conforme a los datos aportados a este diario por una fuente que actuó en el procedimiento, la Policía Federal llegó al Puesto Caminero de Catriló para realizar operativos como los que acostumbra a hacer habitualmente. Fueron con el escáner correspondiente y con el can “Rocko”. Cerca de las 2.45 de la madrugada, tras el control a varios vehículos, que se hizo junto a efectivos de la Policía pampeana que trabajan en el Puesto, los federales detuvieron la marcha de un Volkswagen Gol Trend y detrás, a pocos metros, circulaba en igual sentido (este-oeste) una Chevrolet Spin que estaba “camuflada” como taxi.
Cuando “Rocko” se acercó a la Spin de inmediato “se puso como loco” -aseguró la fuente- y fue allí cuando los policías procedieron al descenso de su conductor, un hombre de nacionalidad argentina y lo mismo hicieron con el ocupante del Gol, también hombre y oriundo de Paraguay.

Droga por todos lados.
Con los dos individuos demorados, los uniformados inspeccionaron el utilitario hasta que se dieron cuenta que lo marcado por el can estaba escondido de forma estratégica entre los plásticos que revisten el interior del habitáculo, y también en el exterior.
Cuando comenzaron a desarmar el vehículo observaron que había panes de marihuana por todos lados. Entre las puertas delanteras y traseras, en el baúl y en el interior de ambos paragolpes. “Todo había sido colocado de forma estratégica. Se notó incluso un trabajo previo de algún especialista en mecánica que desarmó el vehículo y que luego lo armó de una manera especial para que no se notara que iba el cargamento”, aseguraron.
Tras concluir todo el procedimiento, las autoridades habían secuestrado poco más de 196 panes (conocidos como “ladrillos”) que contenían marihuana, arrojando un peso que alcanzó los 200 kilos.

“Se reía”.
Según se pudo saber, el ciudadano de Paraguay “se reía” al momento que se llevaba a cabo el decomiso. Mientras tanto, el otro hombre “lloraba”. Efectivos que fueron testigos de la particuñar situación atribuyeron la diferente reacción al momento de tensión por el que estaban atravesando.
“Son mulas, posiblemente ellos reciben cierto dinero a cambio de transportar la droga. El taxi era el transportador, mientras que el Gol ofició de ‘puntero'”, indicaron. A su vez agregaron que “se especula con que la carga tenía como destino final alguna ciudad de Neuquén, Santa Cruz o Chubut; eso se sabrá cuando se le tome declaración a los detenidos”.

Provincia de paso.
Hay un dato en este decomiso que llama poderosamente la atención. De acuerdo a lo indicado por las fuentes consultadas “ya se había registrado el paso de la Spin, el rodado que oficiaba de taxi en ocasiones anteriores” cuando se efectuaban los controles en el Puesto Caminero. Ello sólo refuerza la teoría de que La Pampa es una provincia de paso para la droga. Ante esto vale recordar que la semana pasada la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich hizo un anuncio (fue adelantado por LA ARENA en su edición del viernes 26 de octubre) en el cual dio a conocer sobre la detención de un pampeano que integraba una banda de narcotraficantes que hacía negocios entre Misiones y General Pico. La PFA decomisó en esa investigación que llevó adelante la Justicia Federal de Campana (Buenos Aires) un total de 173 kilogramos de marihuana y detuvo a siete personas. Según trascendió, días después el piquense estaba involucrado como “financista” -aseguraron a este diario- ya que en su domicilio sólo secuestraron algunos cigarrillos con esa sustancia.
Por otra parte, es necesario remarcar que la Policía de La Pampa secuestró en octubre del año 2015 un total de 246 kilogramos de marihuana que viajaba oculta entre muebles en un camión. La droga tenía como destino a la ciudad de Neuquén.