miércoles, 23 octubre 2019
Inicio La Pampa La polarización borró a los partidos chicos

La polarización borró a los partidos chicos

ELECCIONES EN LA PAMPA

La elección del 19 de mayo en La Pampa dejó un saldo triste para los partidos políticos más pequeños. La fuerte polarización del electorado entre el Frente Justicialista Pampeano y el Frente Cambiemos La Pampa dejó prácticamente sin representación a las fuerzas que eligieron ofrecer una propuesta diferente a la de las fuerzas mayoritarias.
Quizá los casos que muestran más a las claras lo ocurrido sean los del Partido Socialista, escindido del frente que hace cuatro años integró con el radicalismo y el PRO, entre otras fuerzas, y Pueblo Nuevo, espacio que en 2015 participó como aliado del Frente Renovador y arrastraba dos períodos consecutivos con representación legislativa.
La polarización en la elección no implica en sí mismo que vayan a existir pocos bloques. De hecho, sería una rareza que los legisladores del Frente Cambiemos puedan conformar una única bancada, pues ya ocurrió con los actuales integrantes de Propuesta Frepam -la versión 2015 de esa alianza- que una vez que llegaron al recinto se dividieron y armaron bloques aparte: UCR por un lado y el PRO por el otro.
Aunque parece menos probable, algo parecido podría ocurrir con el Frejupa, es decir, que algún integrante no justicialista del frente decida armar una bancada propia.

Poco que festejar.
El Partido Socialista llevaba cuatro períodos consecutivos con representación en la Legislatura. Adrián Peppino fue ocho años diputado provincial (desde 2003 hasta 2011) y le siguió Luis Solana (2011 hasta hoy). A diferencia de lo hecho en las oportunidades anteriores, el PS decidió ir solo en esta elección, para no sumarse a Cambiemos y no pudo concretar su único anhelo en esta elección: lograr que Rodrigo Loffval se colara entre el Frejupa y Cambiemos para retener la banca socialista. Los 4.286 votos conseguidos no alcanzaron.
El único consuelo de los socialistas fueron una banca en el Concejo Deliberante de La Humada y otra en el de Puelén. También el triunfo por un voto de la Alianza Victorica, de la que forman parte en la ciudad del oeste provincial. Las otras localidades donde presentaron candidaturas fueron 25 de Mayo, Eduardo Castex, General Pico, Santa Rosa y Toay, con magros resultados.

Magra cosecha.
En cuanto a Pueblo Nuevo, el partido del pastor Daniel Robledo, quien en diciembre completará ocho años como legislador provincial, se presentó en 16 localidades sin lograr una sola banca de concejales y perdiendo, inclusive, las que tenía en Santa Rosa y General Pico, las dos principales ciudades de la provincia.
Tampoco en la elección provincial pudo hacer pié: perdió su banca en la Legislatura, aun cuando cosechó más votos que el PS, puesto que para la categoría de diputados provinciales los votaron 6.997 pampeanos. De los dos legisladores que tenía en el período 2011-2015, pasó a uno solo en el mandato que está por vencer y ya no tendrá representación a partir del 10 de diciembre.
La clara identificación del espacio con la lucha de los sectores evangélicos que resistieron el año pasado contra el proyecto de ley de aborto legal, seguro y gratuito no se tradujo en votos. De hecho los candidatos más votados, Sergio Ziliotto (Frejupa) y Daniel Kroneberger (Cambiemos) no perdieron caudal electoral por su voto favorable a la despenalización del aborto, en 2018, en el caliente debate de la Cámara de Diputados de la Nación.

Dos bancas.
El único espacio que logró sortear la polarización fue Comunidad Organizada, que alcanzó 12.632 votos, lo que le valió dos bancas. La fuerza logró también ocho concejalías en seis de las doce localidades donde presentó candidaturas locales: una banca en Santa Rosa, Carro Quemado, Cuchillo Co y Doblas y dos en Mauricio Mayer y Catriló. El «tiernismo» retuvo la banca de Sandra Fonseca, quien había ingresado en 2015 como parte del PJ y ahora compitió por fuera, y sumó una segunda que quedó para el piquense Juan Pedro Brindesi.
El Frente Popular Pampeano solo logró una banca en la Comisión de Fomento de Adolfo Van Praet y las fuerzas de izquierda que no se integraron al Frejupa continuarán sin representación local ni provincial en los cuerpos deliberativos.