Inicio La Pampa La suba de la carne sumará un 1% a la inflación de...

La suba de la carne sumará un 1% a la inflación de febrero

EL AUMENTO SUMARA UN PUNTO DE INFLACION EN FEBRERO

En el Ministerio de Hacienda de la Nación tienen una preocupación muy clara: la inflación alcanzaría un índice propio de fines del 2018, cuando tuvo cifras récord que terminaron de sumar para la inflación más alta de los últimos 27 años. Y en la Casa Rosada apuntan a un sector específico que fue sorpresivo y es el de la carne.
El aumento de la carne por sí solo sumará un 1 por ciento de inflación en febrero. En Nación estiman que el índice estaría en torno a lo que indican las consultoras privadas que señalan un 4 por ciento para febrero y se debería principalmente a los aumentos de los servicios que se hicieron efectivos el primer día de este mes, a la herencia de fines del 2018 y al precio de la carne.
En algunas provincias, el precio del kilo de diferentes cortes aumentó por encima del 20 por ciento, lo que por sí solo sumaría un 1 % a un índice muy duro que se dará a conocer a mediados de marzo. En La Pampa los aumentos también se hicieron notar y los consumidores hicieron conocer su bronca en las redes sociales.
Pero esa suba en el precio de la carne no es la única preocupación en el Ejecutivo, ya que en el primer trimestre la suma de la inflación podría llegar al 10%, mucho más de lo que planeaban en el Gobierno y más de lo que habían pactado con el FMI. Con el organismo acordaron que la suma no debía superar el 6%, según publicó ayer ambito.com.
Respecto a la carne, según la industria, se trata de uno de los dos aumentos estacionales fuertes que aplica el sector en el año; y que venía retrasado desde el comienzo de la primavera pasado. De confirmarse una inflación en febrero superior a 3%, incluso por encima del 3,5%, sería un dato mayor al mismo mes de 2018 cuando el IPC había mostrado una suba de 2,4%.
Si se cumplen los pronósticos de la inflación del 10% en tres meses, se vería muy complicada la meta del 28% que analizan en el Ejecutivo (aunque en el Presupuesto 2019 habían indicado un 23 %).

Forte.
El precio de la carne vacuna aumentó entre el 22 % y el 28 % en lo que va del año y puede deberse a la escasez de oferta de animales, según lo expresó el presidente del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva), el pampeano Ulises Forte, quien en un comunicado vertió su opinión sobre los aumentos que llegaron al mostrador.
«No vamos a negar o minimizar las subas -que fueron altas en los últimos dos meses- pero un diagnóstico certero de la situación podría evitar a futuro estas disparadas de los precios que habitualmente son seguidas por un planchazo que tampoco ayuda», indicó el dirigente.
Y apreció que «la base del problema fue, sin ninguna duda, la escasez de oferta. Buscando las explicaciones más sencillas del fenómeno, hay que decir que en primer lugar estamos sufriendo las consecuencias de los fenómenos climáticos extremos -inundaciones y sequías- de los últimos dos años».
«Además, la suba de precios que habitualmente se da en primavera este año se atrasó y llegó en verano», manifestó Forte al señalar que es «un verano en el que también hubo más demanda de carne, impulsada por los turistas que otros años veraneaban fuera del país».
No obstante, destacó que en los últimos años «los aumentos de la hacienda y de la carne en el mostrador habían estado por debajo de la inflación general, con un importantísimo aumento en los costos».
«Más allá de los motivos más o menos coyunturales, lo cierto es que dejamos que el crecimiento de la demanda fuera cubierto por la oferta con las leyes del mercado», añadió el piquense. Para Forte, el mercado «dijo» que «no se priorizara la oferta y estamos pagando las consecuencias».

Lebacs.
«El mercado dijo que la soja fuera más negocio que la ganadería o, más aún, indicó que era más negocio tener la plata en bonos o en Lebacs que en vacas en el campo. Entonces hubo desinversión y eslabones con muy baja rentabilidad (especialmente la cría), sin incentivos impositivos ni créditos con tasas acordes para la producción», estimó.
Además se pronunció por una ganadería que necesita de un «Estado activo que acompañe la libre oferta del mercado, para evitar estos serruchos de precios y que la producción y la oferta garanticen la demanda».
«Más aún en estos momentos en que aumentan las exportaciones y seguimos contando con un mercado doméstico dispuesto a mantener un alto consumo de carne vacuna», sostuvo Forte.