La UCR sorprendió con el que menos midió: Kroneberger

TORROBA OPERO A FAVOR DEL DIPUTADO CONTRA MARINO, QUE SE BAJO ENOJADO

El radicalismo ya tiene al precandidato para pelear la interna de Cambiemos con Propuesta Federal, la coalición de partidos que encabeza Carlos Javier Mac Allister. Se trata de Daniel Kroneberger, justo el que, según las encuestas de Poliarquía y Aresco, era el que menos medía de los tres radicales que estaban lanzados, por debajo de Francisco Torroba y Juan Carlos Marino.
El anuncio lo formuló ayer por la tarde el presidente del Comité Provincia, Hipólito Altolaguirre, flanqueado por Kroneberger y Torroba y con Marino como el gran ausente. “No está por razones de agenda pero sí están sus colaboradores”, dijo el anfitrión, tratando de poner paños fríos. Detrás de él, el rostro del presidente de la Convención Radical, Mauricio Agón, hombre cercano al senador, era tenso.
“Juan Carlos me trasmitió a la mañana que, en pos de la unidad del partido, con la fuerte convicción de que nuestra provincia tiene que tener un cambio, que no se puede soportar más luego de 35 años de este mismo modelo productivo, él iba a dar un paso al costado”, dijo Altolaguirre. “Francisco también hizo lo mismo luego de las charlas que han tenido los precandidatos. Por eso hoy estamos acá para decir que tenemos nuestro candidato a gobernador, que se llama Daniel Kroneberger”, completó.

Gesto de unidad.
Kroneberger aseguró que se hicieron eco de lo que había pedido los militantes en las distintas convenciones partidarias. “Para lograr un acuerdo alguien tiene que hacer algún gesto, y en esta oportunidad el senador Juan Carlos Marino y Francisco Torroba hicieron ese gesto para que prime la unidad partidaria por sobre todas las cosas”, dijo.
Luego, ante una consulta puntual sobre el resultado de la encuesta encargada a Poliarquía, que lo daba por detrás de Marino y Torroba, aseguró que no existía tal distancia y que, en cambio, había una “paridad notoria”. Eso mismo había dicho Altolaguirre la semana pasada, pero desde el mismo partido había salido a desmentirlo. “En general el resultado era que daba total competitividad para cualquiera de los tres”, insistió el baronense, quien se mostró confiado en ganarle la general a Sergio Ziliotto para cambiar el signo político en La Pampa a partir del año que viene.
Igualmente, el candidato se encargó, una vez más, de aclarar que la encuesta era una herramienta más, no vinculante, y que la candidatura se había definido a partir de un acuerdo.
En cuanto al pedido a Mac Allister para que baje su candidatura y evitar la interna en Cambiemos, dijo que originarían “todas las instancias de diálogo, con los argumentos de la UCR para que el candidato radical tenga supremacía y sea quien encabece al frente Cambiemos”. En ese sentido, aseguró que los partidos están avanzando en la conformación de la coalición, independientemente de la discusión respecto a evitar o no la interna.

El enojo del senador.
La rosca radical no paró nunca en los últimos días. Los mismos precandidatos se habían fijado como plazo resolver quién de ellos sería el elegido el miércoles a la tarde. Y cumplieron. Fuentes ligadas a Marino aseguraron que desde las 9 de la mañana esperaban el momento de la reunión con Torroba y Kroneberger, pero siempre se las pateaban para adelante. En un momento de la mañana les dijeron que Kroneberger recién se desocuparía a las 13.30. Marino se hartó y decidió enviar un emisario a la casa del diputado nacional. Cuando llegó, se encontró con que allí, junto al dueño de casa, estaban Torroba, el diputado provincial Abel Sabarots y el ex diputado Hugo Pérez. La reunión había comenzado hacía rato pero sin uno de los aspirantes.
“A Marino le pareció de muy mal gusto. Sintió que lo habían estado entreteniendo de una reunión a otra, cuando resulta que estaban todos reunidos a sus espaldas. Así que bueno, que sean ellos los candidatos y nosotros apostaremos por la unidad del partido”, indicaron las fuentes.
Para esa hora, todavía no se conocía que Torroba se había bajado, dejándole el camino libre a Kroneberger, y suponían que los dos que habían quedado se enfrentarían contra Mac Allister. “Irán a internas…, al Colo dicen que no lo pueden bajar, Torroba dice que es el mejor… Lo que sí nos queda claro es que el gobierno nacional no quiere ganar La Pampa, y esta es la realidad, esto es así”, lamentó una fuente cercana al senador.