Inicio La Pampa Laguna con limpieza solidaria

Laguna con limpieza solidaria

Un grupo de pescadores y miembros del Club Náutico realizaron ayer una actividad solidaria en la laguna Don Tomás. Retiraron desde las orillas del espejo de agua tres contenedores de basura, todo a partir del trabajo que ellos mismos decidieron hacer para contribuir a mantener limpio el lugar en el que pasan muchas horas de sus vidas. “Nuestro objetivo es lograr que el Club esté unido y se convierta en algo masivo”, dijo Matías Pinto, uno de los que ayer trabajó en la recolección de residuos.
La tarea contó con la colaboración de la Municipalidad de Santa Rosa, que les proveyó bolsas de consorcio y les facilitó los contenedores donde ellos volcaron los residuos que quitaron incluso desde el agua. Luego, desde el Ente Municipal de Higiene y Sanidad Urbana (Emhsu) se encargarían de llevar la basura hasta el relleno sanitario.

Mucho vidrio y plástico.
Entre los vecinos y las vecinas solidarias se encuentran aficionados al kit-surf, el surf, el canotaje y la pesca, entre otras actividades deportivas y recreativas. La jornada de limpieza comenzó a las 8.30, cuando los participantes se organizaron para dividirse el trabajo. Desde las 9 comenzaron la faena en un punto ubicado al norte de la cruz. Desde allí avanzaron en sentido anti-horario hasta llegar al mirador ubicado frente a la pista de Atletismo.
“Sacamos mucho vidrio y plástico, nylon, botellas y alambres”, relató Silvana Bertone, una de las mujeres del grupo, quien disfruta la práctica del kayak. De acuerdo a lo observado durante la jornada, Bertone aseguró que el sector que va desde la rotonda de Alfonsín, en el ingreso a la laguna por la avenida Uruguay, hasta la salida por la calle Altolaguirre, la mayor parte de la basura que retiraron estaba en el agua, exactamente en la orilla. En cambio, prácticamente no había desechos sobre el pasto, al costado de la calle pavimentada.
La situación, explicó, era inversa en el sector norte, desde la Isla de los Pájaros hasta la Cruz, donde la mayor presencia de basura estaba fuera del agua, al costado del espejo.

Una vez por mes.
“Nuestra idea es juntarnos una vez por mes para desarrollar la misma actividad”, explicó Pinto. “Queremos dar un mensaje no solo de cuidar la laguna, sino de colaborar nosotros mismos en esto. Hay mucha gente que se queja porque hay basura en la laguna, pero nosotros, además de protestar, queremos colaborar para mantenerla limpia e invitamos a quienes quieran sumarse”, dijo.
Mientras el grupo mayoritario quitaba los residuos desde la orilla y el interior del agua, otros lo colocaban en pequeños montoncitos al costado de la calle Alfonsín, que rodea el cuenco, y otras tres personas, en una camioneta que llevaba un carro enganchado, iban subiendo esos residuos al pequeño acoplado para luego traspasar la carga a los contenedores del Emshu. Este diario estuvo en el lugar pasadas las 13. Para entonces, ya tenían dos contenedores llenos y habían solicitado un tercero para volver a descargar el carro.
Tanto los surfers como los kit-surfers lamentaron la enorme cantidad de desechos que hay en el interior del cuenco, con los que muchas veces terminan rompiendo las aletas de sus tablas o se terminan lastimando ellos mismos. Narraron que dentro del lugar que utilizan para navegar se pueden encontrar desde las viejas pasarelas que fueron quitadas de los edificios del barrio Río Atuel, hasta enormes troncos de árboles, pasando por una importante cantidad de sedimento que le quita profundidad al cuenco.