Las calles ya se cobraron más vidas que en todo 2017

UN FLAGELO QUE NO CESA. EN LA RUTA 1 MURIERON DOS MUJERES EN UN CHOQUE FRONTAL

Un joven motociclista falleció ayer por la madrugada en el hospital Lucio Molas de Santa Rosa, en donde estuvo internado tras protagonizar un violento choque contra un auto en la intersección de avenida Circunvalación Santiago Marzo y Melvin Jones. La víctima fatal fue identificada como Kevin Gómez, de 26 años. El muchacho había ingresado al nosocomio con politraumatismos. El impacto le provocó además fracturas múltiples en ambos miembros superiores e inferiores. Tenía trauma de cráneo y traumatismo abdominal cerrado. Su estado era crítico y fue derivado de inmediato a Quirófano, sostuvieron fuentes confiables del centro de salud a LA ARENA. Lamentablemente el chico murió escasas horas después de la cirugía.
Conforme a las estadísticas, el deceso de Gómez significó la décima víctima fatal por siniestros viales en zona urbana en lo que va del año en La Pampa. En todo el año 2017 se habían registrado nueve.

Mecánica del accidente.
El siniestro protagonizado por Gómez ocurrió pasadas las 20 horas del viernes. El muchacho conducía una motocicleta Corven 150 cc., y circulaba en sentido este-oeste por avenida Circunvalación Santiago Marzo. En ese momento el conductor de un auto Toyota Etios (dominio AA350RG) circulaba junto a su familia por colectora de dicha avenida y en mismo sentido; llegó hasta la intersección con calle Melvin Jones (sitio donde hay semáforos) y con el semáforo en verde subió al carril central de la avenida para cruzar hacia calle Estrada. Fue allí cuando la moto lo impactó a la altura del guardabarro delantero izquierdo. Al lugar llegó una ambulancia para trasladar al chico que estaba tirado sobre la calle y muy mal herido.
En plena cinta asfáltica quedaron desparramados plásticos de la moto y del rodado mayor que sufrió el desprendimiento total del paragolpes delantero. Por el impacto, parte de la óptica izquierda del auto (también delantera) voló por varios metros y quedó por debajo del semáforo, en pleno cantero de la avenida. Incluso el guardabarros (donde se produjo el impacto) se desprendió del vehículo y quedó casi encima de la motocicleta de Gómez que yacía tirada en el suelo. En la escena no se observó que el joven llevara casco de seguridad colocado.
Tras la colisión, la persona que manejaba el auto circuló algunos metros y dejó estacionado el vehículo sobre calle Estrada.

Peritos.
Al lugar de los hechos arribaron efectivos policiales de la Seccional Segunda y uniformados de la Guardia Comando (División Accidentología) a los fines de efectuar los peritos correspondientes. Ya con Gómez derivado al nosocomio, los efectivos realizaron un control de alcoholemia sobre la persona que manejaba el Toyota. El alcotest dio negativo y de esa manera continuaron realizando los peritajes eventuales en la escena. Según se pudo saber, Gómez habría pasado con el semáforo en rojo. Este dato es materia de investigación para la Policía. Según se pudo averiguar, a escasos metros de donde se produjo el choque hay una cámara de videovigilancia que podría haber registrado lo ocurrido.

Dos muertes.
Un siniestro vial con dos víctimas fatales, registrado ayer a la mañana en la ruta provincial 1, enlutó a las localidades de Miguel Cané y Catriló. En un choque frontal entre dos autos perdieron la vida una mujer de 45 años y una joven de 17, ambas conducían sus vehículos, mientras que un hombre y su hijo fueron hospitalizados en General Pico pero están fuera de peligro.
Con estas dos muertes alcanzan a 46 las víctimas fatales en siniestros viales en lo que va del año en calles, caminos y rutas de la provincia.
Fuentes judiciales indicaron a LA ARENA que el siniestro de tránsito de ayer, se registró pocos minutos después de las 6, en el kilómetro 135 de la ruta 1, entre las localidades de Quemú Quemú y Miguel Cané. Las víctimas fatales fueron identificadas como María Vanesa Carnicero (45), oriunda de Catriló y quien desde hace varios años residía en Córdoba, y Vanina Jalip (17), radicada en Miguel Cané.
Carnicero, que manejaba un Fiat Palio e iba acompañada por su pareja, un hombre de 42 años, y su hijo de 10 años, viajaba de norte a sur -de Córdoba hacia Catriló-, mientras que Jalip conducía un Ford Ka e iba desde su pueblo con destino a Quemú Quemú.
Por causas que la Policía intentaba determinar, uno de los autos invadió el carril contrario y se produjo un choque frontal. “Los peritos y la pericias correspondientes determinarán cómo fue la mecánica del siniestro”, indicó el fiscal Hernán Cecotti, que interviene en la causa.
Como consecuencia del fuerte impacto, Jalip falleció en el lugar del siniestro, aparentemente en el acto. El vehículo se prendió fuego, aunque ocasionales viajantes habrían retirado el cuerpo antes que las llamas consuman el rodado por completo. Por su parte Carnicero murió cuando llegaba al Hospital Gobernador Centeno de General Pico, donde había sido trasladada.
La mujer había sido llevada en una ambulancia a ese centro de salud, al igual que su marido y el hijo de ambos. Anoche, fuentes oficiales del establecimiento asistencial, indicaron a este diario que ambos permanecían en el hospital por precaución, pero están fuera de peligro.
Los automóviles, tras el impacto, quedaron destrozados, ubicados en las banquinas de los carriles por los que circulaban: el Ka, sobre la del sector este, y el Palio en la oeste.

Conmoción en la zona.
La noticia de las muertes de ambas mujeres provocó consternación en los pueblos de la zona. Vanina Jalip estaba radicada en Miguel Cané, donde los padres prestan servicios como policías, y estudiaba en un colegio secundario de Quemú.
En tanto, Vanesa Carnicero era integrante de una reconocida familia de Catriló, de donde era oriunda. Desde hacía unos años se encontraba radicada en Córdoba y viajaba a su localidad natal junto a su pareja y a su hijo a pasar el fin de semana largo.
En el lugar del siniestro vial trabajaron el comisario general Daniel Guinchinau, jefe de la Unidad Regional II de la Policía provincial; personal uniformado de la comisaría de Quemú Quemú y la subcomisaría de Miguel Cané; la Agencia de Investigación Científica; y el comisario Roberto Avila, de la división de siniestros viales de General Pico.